30% de los autos vendidos en Noruega ya son eléctricos

Por World Economic Forum

0
64

Noruega sigue edificando piedra a piedra la primera nación libre de combustibles fósiles del planeta. A su 100% de generación energética renovable (por obra y gracia de la ingeniería hidroeléctrica), suma un creciente mercado de automóviles eléctricos. El año pasado el 31% de los coches comprados por los noruegos fueron eléctricos. Sin emisiones. Es un récord sin igual en el resto del mundo.

El dato lo ha revelado el consejo nacional de carreteras (OFV). Un tercio de los 147,929 automóviles colocados en las calles a lo largo de 2018 eran sostenibles. El porcentaje es superior al registrado el año anterior, cuando los vehículos eléctricos ya superaban el 20% de la cuota de mercado. El ascenso es imparable: en 2013 sólo el 5% de los coches eran verdes. En cinco años la ratio se ha multiplicado por siete.

Noruega ha liberado de peajes a los vehículos eléctricos, les ha permitido estacionar de forma gratuita en el interior de las ciudades (excepto en aquellas que lo prohíben, como Oslo) y ha impuesto generosos incentivos fiscales a su adquisición. En un país sin industria propia y extremadamente rico, el resultado no se ha hecho esperar. Es un éxito.

La perspectiva. ¿Logrará un parque automovilístico 100% verde antes de 2025? Está por ver. La tendencia (global) es positiva. Si sumamos los híbridos (más eficientes, pero contaminantes) el 49% de los coches comprados por los noruegos ya son sostenibles. No obstante, la compra de coches está bajando (un 6.8% frente a 2017) y la OFV calcula que su número decrecerá a lo largo de 2019.

¿Es un problema? En Clean Technica lo descartan: se espera que el próximo año suponga un antes y un después en la industria del coche eléctrico, con el lanzamiento de modelos asequibles y de altas prestaciones por varias marcas (Tesla incluida). Al día de hoy Noruega se ha enamorado del Nissan Leaf, del VW Golf y del BMW i3. Entre los tres acaparan el 18.8% de la cuota de mercado.