2016, entre claroscuros y contrastes

0
121

Fue un año de claroscuros y altibajos,
turbulencias financieras, crisis
económicas, recesiones técnicas,
quiebras anunciadas, despidos masivos,
devaluaciones prolongadas y
encuestas sesgadas.
También fue un año de matrimonios rotos
(Brexit), derrotas inesperadas (Hillary), vecinos
incómodos (Trump), revoluciones apagadas
(Castro), escapes imposibles (Duarte), aprehensiones
anunciadas (Padrés), literatura con guitarra
(Dylan) y socios lejanos (BHP Billiton).
Sin duda fue un año difícil y de ajustes en
los presupuestos generales; los optimistas dirán
que “pudo ser peor”, los realistas que fue “complicado”
y los pesimistas que el próximo será todavía
“más complejo”.
Quizá las tres ópticas sean puntuales y certeras,
quizá no. Lo cierto es que los engranes de la
economía mexicana se mantienen todavía en movimiento,
con algunos sectores dirigiéndose hacia
arriba, como el farmacéutico, aeronáutico, automotriz,
bancario y de servicios; con otros, como
el industrial, manufacturero y energético experimentando
altibajos; y los menos, como el minero
y constructor, con un sesgo bajista, aunque con
expectativas de cambiar pronto de dirección.
Las perspectivas aún apuntan a que la economía
mexicana crecerá este 2016 con un ritmo