Amenaza renegociación de TLCAN competitividad automotriz

0
103

La regla de origen del 62.5% es ya la más alta de cualquier bloque comercial global, de manera que la mayoría de la industria se opone a su incremento.

Ante las demandas de Estados Unidos por hacer más rígidas las normas que regulan el comercio automotriz según el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y sus amenazas de retirarse de este a menos que se llegue a un acuerdo que satisfaga a su gobierno, muchas han sido las críticas y análisis de sus posibles repercusiones. Entre las propuestas se encuentra elevar la regla de origen; es decir, incrementar de 62.5 a 85% el nivel mínimo de partes que deben ser hechas en uno de los tres países para evitar pagos de exportación en las aduanas; además, requerirían que la mitad del vehículo sea hecha en Estados Unidos. Incluso, se mencionó la posibilidad de cargar un 35% sobre vehículos ligeros importados de México a Estados Unidos.

Desde que se aprobó el TLCAN, este sector incrementó su participación en el PIB mexicano de 1.8 a 3.5%, y se multiplicaron exportaciones 12 veces

Considerando que de eliminarse el TLCAN los tres países tendrían que apegarse a las reglas internacionales de comercio, donde se estipula un arancel de 8.33%, el panorama más viable es la renegociación del tratado que desde hace 23 años rige las actividades comerciales entre estas naciones norteamericanas. En su lugar, la solución señalada por los expertos para impulsar a esta industria es a través de políticas que permitan expandir las exportaciones de vehículos. Medidas como las propuestas por el gobierno de Donald Trump impactarían principalmente en materia de costos al consumidor, ya que su objetivo es desincentivar el uso de insumos más baratos de países que están fuera del tratado. Es así que sería más redituable para los productores enviar los vehículos terminados y pagar su respectivo arancel, incrementando los costos de producción y reduciendo el valor agregado de las exportaciones de vehículos.

Aunque Estados Unidos registró un déficit comercial de 74,000 millones de dólares con México en automóviles y piezas de vehículos el año pasado y su objetivo es reducirlo, para esta nación, llegar a los acuerdos que busca representaría la necesidad de incrementar su capacidad de manufactura para reemplazar la producción actualmente mexicana. De hecho, la producción de pequeños autos de pasajeros por parte de empresas de la talla de Toyota, Nissan y Ford, ya ha sido mudada de Estados Unidos a México a través de plantas en 12 estados de la República e inversiones de al menos 36,000 millones de dólares a lo largo de la vigencia del acuerdo.

En 2016, México exportó 2.1 millones de vehículos a EUA, cifra 7.1% mayor que la reportada en 2015 (1.9 millones); es decir, 77.1% de los envíos de autos de nuestro país al extranjero

Para Fitch Ratings, Michigan estaría entre los más perjudicados de eliminarse el acuerdo, ya que “su economía es la más interconectada con los socios comerciales”. “Salirnos del TLCAN llevaría a un decremento en la producción de vehículos y en empleos, y un incremento en el costo de los vehículos. Además, tendría un impacto en nuestras exportaciones hacia mercados extranjeros, pero nuestra mayor preocupación son los trabajadores y clientes estadounidenses”, expuso Jennifer Thomas, vicepresidente de federal affairs en la Alliance of Automobile Manufacturers. Líderes del sector estadounidense, entre ellos los CEOs de General Motors y Fiat-Chrysler, Mary Barra, y Sergio Marchionne, respectivamente, se han pronunciado por la necesidad de que el pacto cubra el tránsito libre de tarifas para vehículos y autopartes a lo largo de Canadá, México y Estados Unidos.

“Vemos la modernización del TLCAN como una oportunidad importante de actualizar este acuerdo que se hizo hace 23 años y preparar el escenario para la expansión de las exportaciones estadounidenses. Creemos en la inclusión de una disciplina monetaria sólida y en garantizar que los mercados extranjeros acepten productos construidos de acuerdo con nuestros estándares son componentes importantes de un acuerdo moderno del TLCAN”, dijo Matt Blunt, presidente de la American Automotive Policy Council. Según Citibanamex, 99% del comercio de vehículos en esta parte del continente se realiza bajo las reglas del TLCAN, de manera que para México, la respuesta sería voltear hacia nuevos horizontes, Asia por ejemplo.