Archivo: Confianza empresarial, repunte lento pero constante

0
145

Sin embargo, estamos en un contexto de altibajos en varias de las industrias que conforman el ecosistema industrial de nuestro país.

La confianza del sector empresarial en la economía registra un repunte lento, colocándose todavía por debajo del umbral de los 50 puntos. Sin embargo, su incremento es constante. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), al cierre de agosto el índice de confianza empresarial se colocó en 49.08 unidades, superando la marca del mismo mes de 2016 cuando quedó en 48.24 unidades.

El octavo mes del año también se caracterizó por ser el segundo periodo consecutivo en el que hubo incrementos generalizados en los índices de confianza, algo que no sucedía desde el año 2014. Además del índice de confianza empresarial con el repunte ya señalado, el índice de confianza en la industria de la construcción subió a 48.18 puntos, y comercio 48.40 puntos, ambos también con mejoras respecto al mes previo y el año pasado.

De acuerdo con cifras originales del INEGI, los empresarios de estas ramas reportan mayor confianza en la situación actual de sus empresas, de la economía del país y del clima de inversiones. Gracias a este contexto, sobre todo los industriales de la construcción y los comerciantes manifestaron mayor optimismo.

Por actividad específica, el valor de la producción manufacturera del país se concentró principalmente en dos regiones: norte y centro-occidente. La región norte se consolida como la de mayor concentración de las industrias pertenecientes a dicha rama, con 32.8 por ciento del total, poco más de la tercera parte. Así, en el primer semestre del año, la región norte además obtuvo un crecimiento de 8.3 por ciento a tasa anual real, el mayor nivel, para un mismo periodo en el último lustro, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

08 puntos, lectura del índice de Confianza Empresarial en agosto (ICE)

Sin embargo, la producción manufacturera del sur-sureste reflejó el mayor dinamismo de todas las regiones en la primera mitad del año, con un crecimiento anual de 13.1 por ciento, en términos reales. Entre las entidades sureñas, la tasa de variación positiva más alta se registró en Tabasco, con 66.8%, como consecuencia del incremento en la industria alimentaria; solamente Quintana Roo disminuyó su producción, aunque este estado en actividades industriales se enfoca, por su vocación en materia de turismo, a la construcción (edificación de vivienda y complejos turísticos).

No obstante, Veracruz ostenta 53.2% del valor manufacturero de la zona, cuyo aumento de 4.2% se originó por igual comportamiento de los subsectores alimentario y metálicas básicas. Por su parte, el valor de la producción manufacturera en el centro del país subió 12.1 por ciento, que significó continuar con una pendiente positiva que comenzó a dibujarse desde el 2014.

Pese a las cifras anteriores, algo pasó en los meses anteriores en la región Norte de nuestro país, si nos atenemos a las cifras. Durante el primer cuatrimestre del año, la actividad industrial en la región norte del país sufrió su primera caída anual en los últimos ocho años, para un mismo periodo, de 0.2%, de acuerdo con datos en términos reales del INEGI.

El anterior comportamiento se debió a las disminuciones de 9.5% en la minería, de 3.7% en la construcción y de 0.9% en generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final; en dinámica distinta, la manufactura creció 3.8%, el mayor nivel del país. El conjunto de industrias manufactureras representa 62.0% del Producto Interno Bruto (PIB) de las actividades secundarias de la región, es decir, 38.0% que concentran los otros tres sectores se contrajo.

Como vemos, los índices de confianza empiezan a registrar desempeños positivos en los meses previos, especialmente julio y agosto. Sin embargo, la lectura de otros indicadores ligados a las diversas industrias, señalan que todavía existen altibajos, lo que indica que la confianza y plena recuperación industrial tiene camino por recorrer para que se consolide.

Antonio Sandoval