Gasolinazo frena los engranes de la cadena productiva del país

0
148

Se estima que la liberalización de los precios de la gasolina tendrá un impacto
importante en el precio final de los productos y servicios, en agravio de los
industriales y consumidores mexicanos.

Ahora que el descontento social por la
liberalización de los precios de los
combustibles en México ha pasado
a segundo plano, el camino quedó
despejado para que los efectos reales
por el reciente gasolinazo se vean reflejados.
Es inminente que el incremento de hasta 20
por ciento en las gasolinas sacudirá a toda la cadena
productiva del país, con un efecto importante
en el precio final de productos y servicios, así como un
fuerte impacto en los bolsillos de los consumidores, tengan
o no tengan, usen o no usen, auto propio.
Con incrementos previstos en torno a 10 y 20 por
ciento en los precios de los productos de la canasta básica
–por un incremento en los costos de operación, logística y
transporte de los bienes de primera necesidad–, se espera
que la capacidad de compra de los consumidores y su poder
adquisitivo se vean fuertemente reducidos.
El incremento de los combustibles no sólo afectará a
los automovilistas y transportistas, sino a la población en
general –principalmente a los que menos tienen–, debido
a que desencadenará un alza generalizada en los precios de
los productos de la canasta básica, pese a que las autoridades
del país digan todo lo contrario.
Los combustibles son insumos básicos para la industria
nacional, por lo que podrían detonar un incremento en los
costos industriales y comerciales, que a su vez impactarán
los niveles inflacionarios del país, los cuales, según estimaciones
preliminares, podrían ser de entre 4.7 y 5.0 por
ciento, muy por encima de las proyecciones de las autoridades
monetarias del país de 3%, más/menos 1%.
Analistas privados estiman que el gasolinazo aumentará
la inflación más allá de la tasa anual de cuatro por
ciento en enero, alcanzando en junio un nivel máximo de
5%, para disminuir al cierre del año a 4.65%. Cifras por
arriba del objetivo del Banco de México, de entre 2% y 4%.
Para la primera quincena de enero, se espera que la inflación
aumente 0.99 por ciento respecto a la segunda de
diciembre, siendo la inflación quincenal más alta desde los
primeros días de enero de 1999.
En términos prácticos, las cifras anteriores anticipan
que el costo de vida va dispararse en los próximos
meses; sus efectos tendrán un impacto dramático en los
bolsillos de los consumidores. El primer shock se verá en
los precios de los alimentos de la canasta básica –tales
como frutas, verduras, carne, leche y demás alimentos– y,