México en Trumpland

0
126

Desde el 20 de enero, la estrecha relación
bilateral entre México y Estados Unidos
se ha cortado. La llegada de Donald
Trump a la Casa Blanca ha provocado
un distanciamiento temporal entre
ambas naciones. El magnate de los Bienes Raíces no
ha tardado en presentar su agenda económica; en la
misma, el mensaje ha sido claro: se va dar prioridad a
los “acuerdos comerciales que trabajen a favor de todos
los estadounidenses”.
A primera vista, las repercusiones en la relación bilateral
de ambos países serán importantes. Tras pocas
horas de haber tomado posesión en el cargo, Donald
Trump delineó en el sitio de internet de la Casa Blanca
varias estrategias que conformarán su plan de trabajo en
materia económica.
En dicha página se expone lo siguiente: Durante
mucho tiempo a los estadounidenses se les ha obligado
a aceptar acuerdos comerciales que ponen los intereses
de otros por encima de los trabajadores; y como resultado,
ciudades industriales han visto fábricas cerrar y
empleos bien pagados irse al extranjero, mientras que
los estadounidenses ven un creciente déficit comercial
y una base manufacturera devastada.
Dado lo anterior, el presidente Donald Trump entiende
lo crítico que es poner a los trabajadores estadounidenses
en primer término en lo relacionado al
comercio exterior. Con acuerdos comerciales duros y