Resumen 2017: Crisis del cemento

0
197

El cemento más caro del mundo es el mexicano

El alza del cemento tiene importantes repercusiones para el sector; y para controlarlas, sus líderes pretenden importar el insumo.

Recientemente, la empresa constructora más poderosa de México reveló un importante incremento, del 12 por ciento, al precio de su cemento. Esta medida fue calificada de drástica, y de arbitraria por el sector público. Gustavo Arballo, presidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), fue el primero en señalar que el alza del cemento tendría importantes repercusiones en el mercado, entre ellas, que podría incentivar la importación del insumo, y la posibilidad de que las empresas que mantienen vigentes licitaciones para obras, incluyan el coste del cemento en un apartado de licitación para reconocer el gasto adicional.

Cemex controla el 52% del mercado nacional

El primer cuestionamiento que se hizo, fue el por qué el insumo incrementaba su costo si no habían subido los precios energéticos, ni había depreciación de la moneda. Dijo Gustavo Arballo: “en este país no hay control de precios, en este sentido cualquier empresa puede subir los precios de sus productos cuando así lo crea conveniente, pero no deja de ser un cuestionamiento legítimo el que nos estamos haciendo. En mi caso”, señaló, “no encuentro elementos que lo justifiquen. El malestar es generalizado, no ha habido un solo estado de la república que no se haya quejado con nosotros”. Es importante señalar que el aumento anunciado por Cemex para la segunda parte de julio de este año, como dijimos arriba, del 12%, se añade a otros importantes incrementos: en diciembre de 2016, el precio del insumo rondaba los $2,200 pesos por tonelada, para marzo de 2017, había registrado un aumento de 8.4% al llegar a los $2,430 pesos.

De entonces hasta ahora, volvió a aumentar otro 2.8%, al llegar a los $2,500 pesos por tonelada. Estos incrementos acumulados representan un 12%, sin considerar el incremento de Cemex. Si consideramos que el cemento, como insumo principal para las obras constructivas representa el 60%, un incremento del 12% dispara directamente el precio final de la obra, hasta un 7%, esto sin considerar, una vez más, el aumento de Cemex. Gustavo Arballo, al respecto de esto comenta: “la consecuencia directa de esto es que haya cada vez más empresas que estén dispuestas a importar el cemento, ya que se sabe que en otros países hay una diferencia importante de precio, respecto del que se vende en México”. Y es que nuestro país mantiene una política abierta de intercambio comercial del cemento, lo que permite importarlo libre de arancel, lo que haría viable importarlo de Estados Unidos o China, en donde su precio es alrededor del 50 o hasta 300% más barato, según los datos de CMIC Guanajuato.

24% de incremento acumulado

El principal riesgo de esto es que, en palabras de Arballo, el cemento es un insumo de baja densidad económica, lo que significa que es muy caro transportarlo: “a veces el flete es más caro que el producto, sobre todo si se transporta por tierra”, dice. En este sentido, para que la importación del cemento fuera rentable, la planta productora no tendría que estar muy alejada de su destino. Si esta fuera la estrategia, las ciudades costeras serían las que menos inversión de flete tendrían que llevar a cabo.

Alrededor de la frontera existen cerca de 25 plantas productoras, que podrían fácilmente exportar su insumo a nuestro país. Si fuera de China, el ahorro por tonelada de cemento sería alrededor del 35%, si se considera que el costo de transporte entre China y México es USD$75 por metro cúbico: un metro cúbico representa 1.51 toneladas de material. Entonces, el costo por tonelada del cemento chino sería de USD$110, a diferencia de los USD$168 por tonelada del cemento mexicano. Este incremento acumulado de 24%, afectará no sólo al sector privado, sino también al público, señala Guillermo Ramos Mena, presidente de la CMIC Guanajuato. En su estado, afirma, se verán afectadas de manera directa 220 obras de las 440 que se ejecutan al día de hoy. Además, “el menudeo será el más golpeado con este aumento atroz, si nosotros pagamos la tonelada $2,950, entonces al menudeo los precios podrían llegar hasta los $4000 por tonelada”, lo que afectaría sobremanera de manera horizontal al sector.

Eduardo Medina

Publicado en la edición 64 de Global Industries: