Resumen 2017: Industria nacional sufre retroceso

0
74

Urge programa emergente de reactivación económica: Centro de Estudios de la Industria

La peor noticia es que nos encontramos frente a un sector industrial deprimido en toda la región, según el análisis publicado.

En su reporte mensual, el Centro de Estudios de la Industria, perteneciente a la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), señala la urgencia de reactivar a la industria mexicana, sustentándolo en un análisis. Enseguida consignamos los puntos más relevantes. El sector industrial requiere de un programa emergente de reactivación productiva, durante el primer cuatrimestre del 2017 retrocedió (-) 0.8% a tasa anual, una cifra que sintetiza el entorno negativo que enfrenta la mayor parte de la industria mexicana.

Durante abril se profundizó su bajo desempeño: el sector de las actividades industriales presentó retroceso del -4.4% de variación anual y con lo cual su ciclo se mantiene a la baja. Este resultado se presenta a partir de que tres de sus cuatro componentes presentan un desempeño acumulado negativo en los primeros cuatro meses del año, donde solo el sector de manufacturas mantiene un acumulado positivo del 3.1%. En tanto que la variación anual durante abril fue negativa para todos los componentes industriales: el sector de la minería continúa en crisis con 35 tasas consecutivas negativas, con una reducción del -9.6%; así como el debilitamiento del sector de la construcción que tuvo una caída del -6.5%, electricidad, agua y gas con -3% y manufacturas con -1.7%.

0.08% anual retrocedió el sector industrial durante el primer cuatrimestre de 2017

En este entorno, plantea un escenario delicado para los siguientes meses, ya que el retroceso acumulado de la industria del -0.8% en los primeros cuatro meses del año, se dio frente al avance marginal del 0.4% en el mismo periodo de 2016. Sin embargo, el mejor desempeño de Estados Unidos puede aportar elementos positivos para la industria mexicana, como se ha dado para las manufacturas que presentaron el mejor resultado, mientras que la minería continúa siendo un desafío estructural. Por lo que la industria manufacturera representa un elemento fundamental para aportar a la recuperación industrial, en particular a partir de los resultados más favorables manufactureros de Estados Unidos.

Los resultados por sectores industriales muestran que continúa la crisis en la minería. Al interior del sector, los servicios relacionados con la minería disminuyeron en -37.3%, también mostró una caída del -8.5% la rama correspondiente al petróleo y gas, mientras que el rubro de la minería de metálicos y no metálicos tuvo un retroceso del -2%. Con estos resultados solo el último componente mantiene un crecimiento acumulado positivo con un 2.7%. Con lo cual la tendencia de su ciclo se mantiene a la baja. Por su parte, la industria de electricidad, agua y gas mostró una disminución anual en energía eléctrica del -3.7% durante abril, mientras que la industria de agua y gas creció en 1.4%.

Con estos resultados el ciclo del sector se encuentra estancado. La industria de la construcción comienza a revertir la tendencia de su ciclo ubicándose al alza, no obstante, el resultado de la variación anual de abril fue negativo con un -6.5%, por los retrocesos registrados en edificación del -7.1% y obras de ingeniería civil del -11.3%, este último con trece caídas consecutivas, mientras que únicamente el componente de trabajos especializados tuvo un avance del 7.8%.

El escenario del sector es delicado, ya que se da en un entorno de menor gasto de gobierno, limitando las condiciones de inversión en infraestructura para el resto del año. La industria manufacturera se desacelera. Aun cuando corresponde al único sector industrial que mantiene un ritmo de avance acumulado positivo en los primeros cuatro meses del año con un 3.1%, su tasa de variación anual durante abril fue negativa: con un -1.7%, debido a que 16 de sus 21 sectores presentaron un retroceso, mientras que en el acumulado anual 6 sectores mantienen una variación anual negativa hasta abril.

Debilitamiento productivo generalizado en Latinoamérica: Brasil -4.5%, Chile -4.2%, Argentina -2.5%, Perú -3.1%, México -4.8%

Este escenario se da aun frente a la mejora en la actividad industrial de Estados Unidos, lo cual se evidencia a través de los ciclos económicos, mientras que la manufactura nacional presenta un ciclo a la baja desde finales del año anterior, la correspondiente americana muestra una marcada tendencia positiva en su ciclo. Los mejores resultados fueron mostrados por Metálicas básicas con 6.6% y Equipo de cómputo y electrónico con 5.5%. En sentido contrario, las manufacturas que mostraron el desempeño más bajo corresponden a los sectores de Muebles con -6.3%, Química con -6.8%, Insumos textiles con -7.5%, Impresión con -10.5%, Prendas de vestir con -13.0%, Derivados de petróleo y carbón con -13.0%, Cuero y piel con -14.6% y Productos textiles con -15.9%. En términos generales, la industria global ha presentado señales de recuperación, en relación a las tasas registradas durante 2016.

Sin embargo, en América Latina persiste el debilitamiento productivo, como lo evidencian Brasil (-4.5%), Chile (-4.2%), Argentina (-2.5%), Perú (-3.1%) y, como ya se indicó, México (-4.4); únicamente Colombia mostró un resultado positivo en el último mes reportado con 4.8% de crecimiento anual. En este sentido, es factible retomar el curso y buscar alternativas que devuelvan el liderazgo productivo en América Latina a México. La industria requiere de programas estratégicos de fondo que le permitan revertir su tendencia negativa, de otra manera el segundo semestre del 2017 reportará un crecimiento inferior al 2.5% que en promedio se ha contabilizado en las últimas décadas y al cual parece nos hemos acostumbrado.

Antonio Sandoval

Publicado en la edicion 63 de Global Industries: