TLCAN 2.0: entre el silencio, el agobio, y el pantano

0
105

Han sido duras y poco fructíferas las mesas de trabajo para actualizar el Tratado de Libre Comercio; entre los temas más sensibles, están, su cancelación cada cinco años, elevar las reglas de origen del sector automotriz, y los juicios por dumping en la compra de productos mexicanos perecederos.

Uno de los temas más importantes del 2017 fue la renegociación, o incluso potencial cancelación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); a través de las distintas rondas que se realizaron desde agosto hasta diciembre de este año, se pretende cerrar, o reinventar uno de los capítulos más importantes de la historia moderna del continente. A través de los más de 20 años que lleva en vigor el Tratado se ha dado forma no sólo a un mercado, sino a la cultura. No obstante, después de más de dos décadas, era momento de actualizarlo, reinventarlo. Para tener un entendimiento completo sobre el tema, te presentamos aquí las principales claves de las rondas de renegociaciones, que tuvieran, a funcionarios, medios de comunicación y público en general, en un vilo generalizado.

Primera Ronda, 16 al 21 de agosto
La intención de las renegociaciones, era actualizar y plantarle nuevas estructuras a uno de los acuerdos comerciales más importantes del continente. Muchas eran las posturas de los negociantes, pero en una cosa estaban de acuerdo: los procesos se tenían que llevar a cabo de forma rápida y precisa. En el comunicado conjunto, los tres países aseguraron que las renegociaciones tendrían que efectuarse a un “ritmo acelerado”, en orden de alcanzar todos los objetivos. Dentro de la agenda de esta primera ronda, se incluyeron a varios grupos de trabajo, con temas específicos: reglas de origen, soluciones comerciales para antidumping y subsidios, transparencia y anticorrupción, protección de la propiedad intelectual, servicios financieros e inversión. Aunque también se incluyeron los temas de comercio transfronterizo, comercio digital, telecomunicaciones, textiles, manipulación cambiaria, empresas propiedad del Estado, buenas prácticas regulatorias, bienes y entrada temporal de personas.

Las negociaciones fueron encabezadas por el estadounidense John Melle, el canadiense Steve Verheul y el mexicano Kenneth Smith Ramos. “México, Canadá y Estados Unidos hicieron presentaciones conceptuales en el ámbito del acuerdo y los grupos de negociación iniciaron los trabajos para avanzar en la elaboración de textos y acordaron proporcionar textos adicionales, comentarios o propuestas alternativas durante las próximas dos semanas”, indicaron en su comunicado conjunto. Por otro lado, los temas más controversiales, sobre los que no se acordó nada de forma concluyente, fueron: el déficit comercial que Estados Unidos mantiene con México; las Reglas de Origen para que la cadena productiva esté fundamentalmente en Norteamérica, particularmente del sector automotriz; Controversias Comerciales y el Capítulo 19 del acuerdo; así como el planteamiento de mejorar sustancialmente los salarios.

Segunda Ronda, 1 al 5 de septiembre
La segunda ronda fue calificada por secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, como exitosa; entre los temas que se trabajaron, y sobre los que se avanzó, fueron: salarios, acceso a mercados, inversión, reglas de origen, facilitación comercial, medio ambiente, comercio digital, pymes, transparencia, anticorrupción, agro y textiles. La parte fundamental de esa segunda ronda, fue identificar las diferencias en cada tema de cada país, para continuar con debates y las negociaciones posteriores, de una forma más rotunda. Guajardo, a este respecto, dijo:

“Esperamos tener avances en septiembre en materia de salario mínimo, pero hay que recordar que este tema no está sobre la mesa de la negociacion”. Este tema era uno de los que causaba mayor polémica; incluso se hablaba de levantar la mesa de negociación, pero no hubo tal riesgo. La Secretaría de Economía, resumió que, en esta segunda ronda, sesionaron 25 mesas de trabajo al respecto acceso al mercado de bienes , inversión, reglas de origen, facilitación comercial, medio ambiente, comercio digital, pequeñas y medianas empresas, transparencia y anticorrupción.

Pymes, el motor de las economías; una prioridad del nuevo Tratado

Tercera Ronda, 23 al 27 de septiembre
Durante esta ronda se concluyó respecto de uno de los capítulos de mayor relevancia, las Pequeñas y Medianas Empresas, o Pymes. Llevada a cabo en la ciudad de Ottawa, Canadá, reunió a los ministros jefes de cada delegación : Ildefonso Guajardo, secretario de Economía de México; Chrystia Freeland, canciller de Canadá; y Robert Lighthizer, representante de Comercio Exterior de Estados Unidos, ofrecieron un mensaje conjunto donde se refirieron a los primeros acuerdos. En el mensaje conjunto, se declaró lo siguiente: “de manera importante, las discusiones se completaron sustancialmente en el área de Pymes, concluyendo las negociaciones en este capítulo, a la espera de resultados concretos en discusiones relacionadas”.

Lighthizer, a este respecto, dijo: “quiero hacer eco de las declaraciones de mis homólogos, ya que hemos finalizado el capítulo de las Pequeñas y medianas empresas. Estas empresas son el motor de las economías; representan un gran trabajo, que permiten que se conviertan sueños en realidad. Dan trabajo a miles de ciudadanos y, cuando intentan comercializar, siempre miran primero a Estados Unidos”. En este sentido, se avanzó en la posibilidad de elevar la percepción de los salarios en México, como lo señaló Canadá.

Cuarta ronda, 11 al 16 de octubre
Esta ronda se llevó a cabo en suelo estadounidense, en Arlington, Virginia, y ha sido hasta el momento una de las más difíciles de todas; esto por la propuesta que llevó Estados Unidos a las mesas: elevar las reglas de origen del sector automotriz de 62.5 a 85 por ciento, y de las cuales el 50 por ciento fueran estadounidenses. Esta propuesta va acorde a la ambición de Donald Trump de debilitar el sistema de solución de controversias dentro del tratado; y la pretensión de incluir una cláusula de extinción, que haría que el tratado dejara de existir cada cinco años, a menos que los tres países decidan renovarlo. Esta propuesta fue duramente criticada por los expertos, ya que advierten que, de aprobarse esta medida, aumentaría la incertidumbre en la región y afectaría los planes de inversión de las empresas.

Ya desde la tercera ronda la facción estadounidense había llegado con propuestas ‘difíciles’, como la de buscar un esquema que facilite los juicios por dumping en la importación de productos mexicanos perecederos, como jitomates; el endurecimiento en las compras de gobierno y medidas para la compra de textiles. Estas propuestas, fueron, desde el principio, reconocidas como inadmisibles.

Elevar las reglas de origen del sector automotriz de 62.5 a 85 por ciento, a favor de EU, uno de los temas más sensibles

Quinta ronda, 17 al 21 de noviembre
Esta fue la última ronda activa del 2017. De acuerdo a los expertos, esta fue una de las rondas donde se avanzó menos; aunque se avanzó en varios de los capítulos, no se logró cerrar ninguno. Incluso el comunicado conjunto era de sólo tres párrafos. En él, se ratificó que los trabajos continuarán en reuniones intersesionales” en Washington a mediados de diciembre y que la sexta ronda se llevará a cabo del 23 al 28 de enero de 2018 en Montreal, Canadá. Los adelantos, en general, durante todas las rondas, han sido mínimos; y ha existido un gran hermetismo respecto de lo logrado, o pendiente durante las cinco sesiones que se han celebrado desde agosto.

Sin embargo, de acuerdo a lo expuesto por los líderes, se comprometieron a avanzar en todas las áreas de negociación durante la sexta ronda. Al respecto, Robert Lighthizer comentó: “Si bien hemos logrado progresar en algunos de nuestros esfuerzos por modemizar el TLCAN , me sigue preocupando la falta de avances significativos. Hasta la fecha no hemos visto evidencia de que Canadá o México estén dispuestos a dialogar seriamente sobre cláusulas que lleven a un nuevo equilibrio en el acuerdo. De no llegar a este nuevo equilibrio, no llegaremos a un resultado satisfactorio”, y agregó un poco después: “Un TLCAN reequilibrado, actualizado, promoverá mayor prosperidad para los trabajadores, agricultores, ganaderos y empresarios estadounidenses, y fortalecerá a América del Norte en su totalidad. Nuestros equipos se volverán a reunir el mes próximo en Washington. Espero que nuestros socios vengan a la mesa con una seria intención de lograr un progreso significativo antes de que termine el año”.

En este sentido, la renegociación del Tratado será, nuevamente, uno de los temas centrales de la agenda del 2018.