Lanza Emerson sistema para detección de fugas en la industria de alimentos y bebidas

0
260

En respuesta a la demanda de la industria para aumentar la calidad de los alimentos y las bebidas a todo nivel, Emerson presentó el sistema Rosemount CT4215 para la detección de fugas en esta industria. El Rosemount CT4215 es el primer sistema de detección en línea, continuo con láser de diodo sintonizable/láser de cascada cuántica (QCL/TDL) diseñado para ayudar a garantizar la calidad y la seguridad, maximizar el volumen de la producción y disminuir los desperdicios de los productos de alimentos y bebidas.

 

El Rosemount CT4215 hace pruebas del sello y la integridad de cada botella o embalaje en una línea de producción, al detectar fugas con una sensibilidad de tan solo 0.3 mm y rechazar automáticamente cualquier botella o embalaje defectuoso sin ralentizar la producción. Esta es la diferencia con la práctica tradicional de examinar muestras tomadas ocasionalmente, lo que puede dejar al fabricante vulnerable a problemas como baja calidad, alimentos o bebidas no seguros, menor rentabilidad y daño en la reputación.

“En una industria impulsada por un aumento en la concientización del consumidor sobre la frescura y seguridad de los productos, los fabricantes necesitan soluciones que les permitan garantizar esta calidad al mismo tiempo que mantienen, o inclusive aumentan, la eficiencia”, declaró Peter Watmough, gerente global de productos para la detección de fugas de Emerson Automation Solutions. “El Rosemount CT4215 ofrece a los empacadores una garantía de frescura y seguridad fácil de usar y de instalar. Por primera vez, los empacadores de alimentos y bebidas pueden medir las fugas en cada embalaje y cada botella sin tener que comprometer la velocidad de su producción”.

El Rosemount CT4215 se instala directamente en la línea de producción de alimentos o bebidas en una unidad compacta e independiente. Ofrece una amplia variedad de cabezales personalizables para cualquier tipo de empaque, como bandejas, bolsas, botellas y cajas. La tecnología de láser QCL patentada mide el CO2 y otros gases que se usan para envasar alimentos y bebidas. Una bomba de vacío de alto caudal extrae aire de todo el embalaje o de la botella y coloca este aire en la célula de medición.

 

Si pasa gas desde un producto con fugas a través de la célula de medición, el gas absorberá parte de la luz láser. Si llega menos luz láser al detector, esto significa que hay una fuga. Cualquier fuga detectada activará el rechazo del embalaje o de la botella. El sistema usa pocos insumos, tiene costos de operación bajos y solo necesita de un mantenimiento programado regularmente. Se instala fácilmente en las líneas de producción nuevas y existentes.

Por primera vez, los empacadores de alimentos y bebidas pueden garantizar que cada paquete que salga de su planta tenga la más alta calidad y pueden eliminar las devoluciones y las sanciones asociadas con los defectos, al mismo tiempo que permiten que cualquier problema de producción pueda identificarse y solucionarse en pocos minutos.

Según Watmough, “El Rosemount CT4215 permite a cualquier planta de alimentos o bebidas cumplir con las demandas actuales de los consumidores y los supermercados rápidamente”.