¿Por qué es decisiva la octava ronda de negociación del TLCAN?

0
86

De los cuatro capítulos más controvertidos en la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el que tiene posibilidad de concretarse en la octava ronda de encuentros es la cláusula de extinción quinquenal, estimó Fernando Ruiz Huarte, director general del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (Comce).

El directivo señaló que previo a la ronda que se celebrará en Washington, del 8 al 16 de abril, los funcionarios de los tres países han sostenido reuniones para definir los avances del encuentro.

Dijo que siguen entrampados los temas sobre la regla de origen en el sector automotriz, los capítulos sobre solución de controversias comerciales, la propuesta de temporalidad agrícola, mientras que la cláusula de extinción podría cerrarse con la coincidencia de que haya una revisión cada cinco años, no un término como propuso Estados Unidos.

“México presentó la opción de que sea una revisión, como todo acuerdo hay áreas de oportunidad que se puede mejorar, y parece que está avanzando, este rubro puede llegar a su final”, comentó.

Con respecto a la propuesta de contabilizar los salarios iguales o superiores a los 15 dólares la hora dentro del contenido regional automotriz, Fernando Ruiz comentó que la postura del sector privado es que no debe incluirse el tema salarial en ninguna parte del acuerdo, pues las condiciones económicas de cada nación son las que determinan las remuneraciones laborales.

Recordó que desde el inicio de las negociaciones el gobierno mexicano y los empresarios del Cuarto de Junto acordaron no incluir los salarios en el apartado del capítulo laboral, por lo que tampoco debe ser parte del contenido regional.

Trabajos clave

El director del Comce consideró que los alcances que se tengan en la octava ronda serán decisivos para pensar en las posibilidades de cerrar las negociaciones del TLCAN, de lo contrario las negociaciones se irían hasta finales de año.

“Si no alcanzamos acuerdos, nuestra percepción es que la modernización del Tratado se va hasta fin de año, y será en la próxima administración cuando pase al Congreso para su ratificación”, sostuvo.

Ruiz aseguró que a los empresarios no les preocupa quién o qué partido llegue a la presidencia, pues el anclaje de la economía mexicana con el comercio de Norteamérica es razón suficiente para mantener las negociaciones.

Por ello, confía en que la nueva administración continúe con el acuerdo y con las negociaciones en caso de que no terminen antes.