Archivo: Minería mexicana, potenciar es el reto

0
145

En el índice Mundial de Atracción de Inversión Minera el país retrocedió; sin embargo, la industria mantiene proyectos y expansión. Urge revisar contexto fiscal

México es un país con una gran tradición minera, por años diversas regiones han sobrevivido a los vaivenes de los mercados y de las eventualidades climatológicas, además de considerar que el desarrollo de cientos de ciudades se explica precisamente por dicha actividad. La minería mexicana aporta prácticamente 3 por ciento al crecimiento nacional, durante el año pasado la balanza comercial minero-metalúrgica fue positiva con 7 mil 728 millones de dólares, experimentando un incremento de 19 por ciento respecto al año previo.

En materia de empleo, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, al cierre de 2016 se registró un crecimiento de 2.8%, equivalente a 9 mil 790 empleos nuevos (el doble de las plazas generadas en 2015), para alcanzar 354 mil 702 empleos directos en total. Las remuneraciones que perciben los trabajadores de la industria minerometalúrgica fueron 36% mayor al promedio nacional. Es decir, la industria minera mexicana otorga trabajo directo a más de 300 mil mexicanos, con sueldos atractivos que en promedio rebasan el mismo indicador nacional en otras industrias.

26 lugares, cayó México en el índice Mundial de Atracción de Inversión Minera entre 2014 y 2016

Referente a los sueldos de los profesionales y trabajadores, datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo STPS-INEGI, al cuarto trimestre de 2016, publicados por Observatorio Laboral, indican que el ingreso promedio mensual de los profesionistas ocupados en México fue de 11 mil 213 pesos, mientras que en el sector minero el ingreso promedio fue de 17 mil 280 pesos, lo que significa que es 54% superior al promedio nacional. No obstante, el ingreso promedio en la industria minera es inferior al registrado en 2015, cuando se pagaban 18 mil 94 pesos.

Con estas cifras, pareciera que la industria minera mexicana está en bonanza, no es así, lamentablemente se ha registrado un desplome en las inversiones y esa es una de las amenazas que hoy se ciernen sobre una de las industrias más tradicionales y de mayor rentabilidad en el país.

Desplome en el ranking

Bastaron dos años para que México se desplomara en el índice mundial de atracción de inversión minera que realiza cada año el Instituto Fraser, al pasar del lugar 24 registrado en 2014 al sitio 50 en 2016, la lista se compone de 104 regiones dedicadas a la producción de metales. La caída es reflejo de una percepción negativa sobre la política pública aplicada a la actividad minera en México, más la inseguridad en las principales regiones mineras. En seguridad el descenso fue del sitio 50 al 53. Pero el desplome más significativo se registró en el tema de mejores prácticas al pasar del lugar 12 al 43, reflejo de un sentimiento negativo del público inversionista.

En seguridad, el Instituto Fraser colocó a México entre los 10 países más peligrosos del mundo, al ocupar la posición número 9 en el ranking, lo que contrasta con el lugar 15 que tenía hace un año. En este tema en cuanto más cerca se encuentra el país de los primeros lugares, más inseguro es. A partir del año 1997 el Fraser Institute, líder canadiense en estudios en materia minera, publica el “Survey of Mining Companies”, estudio que recoge, a través de encuestas, las percepciones de los mayores actores en exploración y explotación minera del planeta, para evaluar sistemáticamente la apreciación existente en la industria respecto del potencial geológico, las políticas públicas -como gravámenes y regulaciones-, y el riesgo tanto político como económico de los principales distritos mineros.

54% supera el promedio de los salarios en la industria minera al del país

Los resultados para la edición 2016 del estudio reflejan la opinión de 350 ejecutivos y gerentes –de entre 2 mil 700 contactados- respecto de 104 jurisdicciones en todos los continentes, incluyendo divisiones a nivel subnacional para potencias mineras como Australia, Canadá y Estados Unidos. Este estudio se ha consolidado como un valioso indicador del atractivo de zonas mineras, desde la perspectiva de los inversionistas más relevantes del mercado. Un análisis de la Cámara Minera de México (CAMIMEX), en el que se retoman cifras del prestigiado instituto Fraser, señalan las causas del desplome de las inversiones en el sector minero mexicano. “Aun cuando México es un actor relevante en la minería mundial, la caída de 26 puestos que ha experimentado en el Índice de Atractivo a la Inversión desde 2014, es motivo de preocupación y amerita un profundo análisis. La imposición de nuevos derechos, la falta de certeza jurídica y la inseguridad han sido los principales elementos disuasivos para invertir en el país”, explica el organismo.

El año pasado, las inversiones en la industria minera mexicana cayeron 18.9% respecto al año previo, al resultar en 3 mil 752 millones de dólares. “Por lo tanto, es necesario que en México se revisen los aspectos que están afectando la inversión en la industria minera, especialmente de exploración porque se trata del primer eslabón de la cadena productiva en la minería”, explicó la CAMIMEX. La Cámara Minera señala cuáles son los pasos que deben seguirse para que México recupera el atractivo de inversiones que tenía hasta antes de 2014, son los siguientes:

  1. Se debe volver a permitir la deducción del 100 por ciento de los gastos de exploración realizados en periodos preoperativos.
  2. Revisar a la baja las tasas de los nuevos derechos a la minería vigentes desde 2014.

De lo contrario, señala el organismo que se mantendrá el desplome del sector, con efectos negativos en materia de empleos y las finanzas públicas en general. Al cierre del año pasado la industria minera mexicana se ubicó como el sexto sector en la generación de divisas, al alcanzar 15 mil 681 millones de dólares y ubicarse por debajo del sector automotriz, electrónico, remesas, turismo y petróleo.

Desarrollo del país depende de la minería: Fraser Institute

Es imperativo que México recupere lo que ha perdido en los años recientes en materia de inversiones en una industria clave como es la Minería, el Instituto Fraser hacer algunas reflexiones al respecto, que incluso pudieran sonar como recomendaciones de política pública. “México está enfrentando una serie de disyuntivas que lo han hecho menos atractivo para la inversión en exploración minera, por la falta de políticas claras, la rigidez laboral, la insuficiente claridad respecto de las áreas protegidas, la incertidumbre sobre la tenencia de la tierra, la inseguridad y una tributación cada vez más onerosa”. “México no puede perder las oportunidades que surgen de su potencial geológico y debe recuperar su atractivo de país minero dentro del ámbito mundial. El futuro del país y el bienestar de sus habitantes dependen en forma considerable del desarrollo de la minería: el contraste entre el subdesarrollo latinoamericano y la prosperidad de Canadá y Australia son, en parte, reflejo de las políticas que cada país ha adoptado para aprovechar responsablemente las riquezas naturales de sus territorios”.

Efectivamente, Canadá es un país cuyos recursos naturales son determinantes para la prosperidad que refleja la nación, tan solo el petróleo y el gas natural representan 10 por ciento del PIB canadiense. Si las cifras anteriores no dicen nada, lo siguiente quizás sea más ilustrativo. Canadá tiene una posición muy elevada en los rankings internacionales de calidad de vida. Ocupa la quinta posición en el Índice de Derechos Humanos (IDH) del mundo, la sexta en el índice de desarrollo sostenible y la duodécima en transparencia. La ciudad de Vancouver ha sido catalogada como la mejor ciudad para vivir en el planeta. Cifras poco favorables, pero que marcan retos.

3% del PIB, aportación de la industria minera a la economía nacional

Como señalamos, la industria minera mexicana pasa por un periodo de desaceleración en cuanto al tema de inversiones, las causas ya las conocemos; sin embargo, las cifras tampoco mueven a la desilusión, sino más bien la convicción de que pueden mejorar mucho más. El desplome de las inversiones ha provocado que el rubro más afectado sea el de la exploración, cuya inversión cayó por cuarto año consecutivo y alcanzó apenas los 401 millones de dólares en 2016. La reducción se explica por la imposibilidad de deducir fiscalmente los gastos en exploración en el año en que se realizan y la poca claridad respecto de las áreas protegidas, además de la incertidumbre sobre la tenencia de la tierra. Por su parte, el valor de la producción minero- metalúrgica reportó por cuarto año consecutivo un retroceso, al pasar de 13 mil 469 millones de dólares en 2015 a 12 mil 543 millones en 2016, lo que significó una caída de 6.9%. Lo que también explica el descenso es una serie de contracciones en la producción de 17 de los 32 minerales que componen la canasta del sector minero, más la baja de los grupos de minerales siderúrgicos (una reducción de 14.6%) y el moderado aumento de los minerales industriales no ferrosos con apenas 6.1% del valor total de la producción.

En 2016, cuatro metales aportaron el 81.4% del valor total nacional, el oro alcanzó una participación notable con 37.4%, el cobre superó a la plata al pasar al segundo lugar con 19% y 18% respectivamente y el zinc con 6.5%. En términos de pesos, la producción señalada alcanzó un monto de 234 mil 282 millones de pesos, 9.6% más que el año previo, de acuerdo con el INEGI. El incremento en el valor en moneda nacional se explica por la apreciación del dólar frente al peso y el aumento en el precio de algunos metales. Efectivamente, las cotizaciones de los principales metales aumentaron en 2016 a excepción del cobre. El precio del oro aumentó en promedio 7.8%, el de la plata 9.2%, el del zinc 8.2% y el del fierro 4.4%, con relación a 2015. Por su parte, los precios en el mercado internacional de los metales mejoraron, influenciados por eventos geopolíticos. Todas las cifras anteriores fueron proporcionadas por la CAMIMEX.

La minería se mantuvo como una de las ramas productivas de mayor inversión en el país durante 2016. No obstante, ante las condiciones globales se vio obligado a revisar a detalle sus estrategias de crecimiento y a seleccionar y depurar proyectos, ampliaciones y operaciones para no perder productividad. Las empresas invirtieron 3 mil 752 millones de dólares, lo que significó un retroceso de 18.9% en comparación con lo invertido en 2015, y muy lejos respecto de los 6 mil 576 millones de dólares invertidos en 2013 y los 8 mil 43 millones de dólares, de 2012.

Fondo minero, recursos para el desarrollo regional y sustentable

El objetivo del Fondo Minero es elevar la calidad de vida de los habitantes en las zonas de extracción minera. Derivado de la Reforma Fiscal, en enero de 2014 se establece el pago de Derechos Especial, Adicional y Extraordinario para empresas mineras. De acuerdo al registro estadístico de producción minera, la Secretaría de Economía determina anualmente la producción que aporta cada región, por entidad y municipio, del total nacional. Solamente en el año 2016 aprobaron 818 proyectos del Fondo Minero, lo que representó una inversión de mil 786 millones de pesos.

354,000 empleos, generan las mineras a lo largo del país

En este marco, el fondo minero estimula también objetivos de sustentabilidad, las empresas mineras afiliadas a la Cámara Minera de México (Camimex) invirtieron el año pasado 4 mil 113 millones de pesos (mdp) en obras y servicios a favor del medio ambiente y de desarrollo comunitario. Las cifras anteriores, son adicionales a las aportaciones por los nuevos derechos que se destinan al Fondo Minero, de las cuáles una parte también se destinan para inversiones a favor del medio ambiente y la ecología en general.

El Fondo minero es sin duda un factor positivo que gira en dos ejes a favor de las entidades y comunidades en las que la minería es parte del ecosistema:

  1. Por un lado, permite el despliegue de inversiones para distintos proyectos que a su vez generan fuentes adicionales de empleo y por lo tanto desarrollo regional. Es fuente de impulso para zonas que en periodos de desaceleración de la industria sufren los estragos económicos.
  2. Además, la sustentabilidad es un factor adicional, que juega a favor de un desarrollo más ordenado, con mejores expectativas de calidad de vida para las futuras generaciones.

Inversión en el mundo

Las inversiones en el sector minero también se redujeron el año pasado, lo que de cualquier manera no debe servir como excusa para el desplome registrado en México. Según el reporte del World Exploration Trends (WET), elaborado por S&P Global Market Intelligence, El gasto mundial en exploración bajó 21% durante 2016, lo que significó un retroceso de 6 mil 890 millones de dólares frente a lo que se reportó en 2015 y 68% menos respecto al máximo histórico de 20 mil 500 millones alcanzado durante 2012. Lo anterior significa que en 2016 se invirtieron a nivel global en la industria minera menos de la mitad de lo que se ha invertido en el mejor año.

Aunque todas las regiones recibieron menores asignaciones en 2016, la participación de América Latina se mantuvo con 28% del total. Seis países: Chile, Perú, México, Brasil, Argentina y Colombia concentraron el 92% de la asignación para Latinoamérica. De acuerdo con datos de Camimex, el oro a nivel mundial siguió siendo el principal objetivo de la exploración en 2016, con un aumento de 3% interanual y representó 48% de la exploración global igualando el porcentaje de 2011. Durante el año, se destinaron a la exploración de ese metal 3 mil 300 millones de dólares, 16.3% menos frente a lo reportado un año antes.

Antonio Sandoval