Visualizan “conservadurismo” en tecnología para sector construcción

0
156

En su décima edición, la Encuesta global de construcción 2016 “Construyendo una ventaja tecnológica (Building a technology advantage – Global construction survey 2016), informe realizado por KPMG International incluyó la opinión de más de 200 directivos del sector a nivel global, 19 de los cuales son de México (propietarios de proyectos y compañías de ingeniería y construcción).

Este año, el análisis se centró en la manera en que la industria está adoptando una gama de nuevas tecnologías, y los principales resultados reflejaron que solo 8% de las compañías se posicionaron como “visionarias de tecnología avanzada” en materia de adopción de innovaciones para la administración de sus proyectos, en tanto que 64% de los constructores y 73% de los propietarios de proyectos se posicionaron como “seguidores de la industria”, ya que adoptan nuevas tecnologías una vez que han probado funcionar, o “detrás de la curva”, cuando la adopción de nueva tecnología es muy lenta o incluso inexistente.

“Las respuestas de la encuesta reflejan el conservadurismo innato de la industria hacia las tecnologías; la mayoría de las compañías se sienten satisfechas con seguirlas, más que con dirigirlas”, indica Ignacio García, socio líder de asesoría en servicios de infraestructura de KPMG en México.

Añadió que estos resultados significan que muchas empresas carecen de una estrategia tecnológica clara, y la adoptan de manera poco sistemática o simplemente no la implementan. “Esta industria está en el mejor momento para ser disruptiva gracias a su madurez; no obstante, en la actualidad menos de 20% indica que está cambiando de manera profunda sus modelos de negocio. México sigue la línea global, solo 33% de los directivos señalan que están conduciendo cambios significativos en sus modelos de negocio actuales”.

“Los proyectos alrededor del mundo son cada vez más grandes y complejos, y con la complejidad vienen los riesgos”, indicó Ignacio García, por lo que “soluciones innovadoras como la supervisión a distancia, la automatización y la visualización, tienen el potencial de prevenir riesgos, mantener o incluso acelerar el avance de un proyecto, mejorar su precisión y su seguridad”.

De acuerdo con la encuesta, a nivel global se calculó 42% uso de drones para monitoreo de construcciones; 30% de robótica o tecnología automatizada; 65% uso de monitoreo remoto en locaciones; 30% de uso de identificación de radiofrecuencia para equipos y materiales; 17% de sensores para rastreo de personal, y 61% de Building Information Modeling “en la mayoría de los proyectos”.

 

En lo que respecta a México, Ignacio García comentó que ve una industria muy diversa: por un lado existen grandes empresas de ingeniería y construcción, tanto mexicanas como extranjeras, que utilizan regularmente nuevas tecnologías en la administración de proyectos; y por otro, pequeñas y medianas corporaciones nacionales que recurren a métodos tradicionales de administración de proyectos sin mayor interés o posibilidad de adoptar otros sistemas.

 

Ante la incertidumbre, Alejandro Ruíz, socio líder de la industria de construcción de KPMG en México subrayó que se visualizan oportunidades en el sector. “Existe una preocupación importante en el mercado ante el incremento del tipo de cambio y su potencial impacto en el retraso o incluso cancelación de proyectos que no se han iniciado. Es un momento crucial para que aquellos que cuentan con mejores posiciones financieras y alianzas globales aprovechen estas tecnologías para establecer un liderazgo en la industria”.

Finalmente, destacó que desde la perspectiva de KPMG, los desafíos de infraestructura de la siguiente década demandan que propietarios y firmas de ingeniería y construcción empleen la tecnología de manera más estratégica y a un ritmo mucho más acelerado que en el pasado.