El susto del TLCAN; panorama económico industrial previo al cierre de año

0
118

Aunque se mantiene la expectativa de un TLCAN renegociado para dentro de unos meses, tampoco se descarta su eventual finalización

Nuestra predicción
Esperamos un crecimiento del PIB de 1.9% en 2017 y de 1.6% en 2018. Ya incorporamos la desaceleración esperada en el tercer trimestre del 2017 después de los terremotos, y la esperada aceleración por las reconstrucciones. Esperamos una inflación del 6.3% para finales del año 2017 y del 3.6% para finales del 2018. Esperamos que Banxico mantenga la tasa en 7% por el resto del año y que corte 100bp en la segunda mitad del 2018. Nosotros esperamos que el TLCAN sea actualizado después de una larga y turbulenta negociación.

Nuestra visión
Esperamos que el PIB se desacelere por las políticas fiscales y monetarias restrictivas, y también debido a la incertidumbre en relación con las renegociaciones del TLCAN. Aunque es posible la salida de EUA del tratado, nosotros creemos que es más probable que las negociaciones se alarguen.

Riesgos principales
El más importante riesgo al alza en nuestra perspectiva de crecimiento es que EUA continúe con un crecimiento fuerte sin inflación. Los principales riesgos externos a la baja es la salida de EUA del TLCAN, las tasas de interés más altas de lo esperado, o una baja en las ventas automotrices. El riesgo principal nacional a la baja es la desaceleración económica más pronunciada de lo esperado debido a la alta inflación y políticas fiscales y monetarias restrictivas. La baja producción de petróleo sigue siendo un riesgo. El proceso electoral del 2018 mantendrá niveles altos de incertidumbre.

México se desacelerará
Esperamos que el crecimiento del PIB se desacelere a 1.6% el siguiente año debido a políticas fiscales y monetarias restrictivas, al igual que la incertidumbre generada por la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). La economía hasta ahora muestra datos mixtos. El PIB mensual, IGAE, estuvo por arriba de las expectativas en agosto en 0.8% mes a mes ajustado por estacionalidad, pero se contrajo 0.7% en julio mes a mes ajustado por estacionalidad. El IGAE creció 2.2% durante este año (contra el 2.0% del año pasado) con una contracción en el sector industrial (0.3% durante el año), pero los servicios aun crecieron por encima del 3% (3.6% durante el año). En el lado industrial, la historia sigue igual; una producción de petróleo baja es el lastre para la minería (-2.3% mes a mes ajustado por estacionalidad en agosto), pero la manufactura sigue salvando el día (0.5% mes a mes ajustado por estacionalidad,3.3% interanual), con el soporte de la producción industrial en Estados Unidos.

Del lado de la demanda, el consumo se está desacelerando con ventas minoristas mostrando una sorpresa negativa en el mes de agosto de -0.2% interanual. En este año las ventas minoristas han crecido 4.3% con datos ajustados por estacionalidad; mostrando una desaceleración en comparación con el 6.6% el año pasado. Las ventas de tiendas departamentales (ANTAD) también se están desacelerando. Esperamos que el consumo continúe desacelerándose debido a la inflación y mayores tasas de interés. El sector automotriz ilustra perfectamente la dualidad de la economía mexicana entre el crecimiento doméstico y el externo. En este año la exportación de automóviles aumentó 11.6% (contra el -1.5 del año anterior) y la producción incrementó 9.9%(contra el 0.9% del año anterior), pero la venta domestica de automóviles se contrajo 1.1% (contra el 18.4% del año anterior).

La inflación continua arriba del 6%
La inflación continúa siendo alta, y la reciente depreciación del peso pone riesgos al alza en nuestras predicciones de inflación. Después de que se observó un dato muy bajo ayudado por precios más bajos justo después del terremoto en septiembre, la inflación en las dos primeras semanas de octubre volvió al nivel de 6.3%. La inflación subyacente se mantiene por encima del 4%. Esperamos una inflación del 6.3% para fines de 2017 y 3.6% para el final de 2018 (Chart 169). Creemos que la inflación ya pasó su pico. Aunque consideramos que el riesgo aumentó, dada la reciente depreciación del peso y las renegociaciones en proceso para incrementar el salario mínimo en 2018. Los principales riesgos a la baja son que la desaceleración económica sea más pronunciada de lo esperado y una tendencia a la baja en la inflación de productos de agricultura.

La siguiente acción de Banxico es probable que sea un recorte de tasas
Esperamos que Banxico permanezca en pausa este año y que reduzca 100bp en la segunda mitad del 2018, después de las elecciones en julio de 2008. El mercado espera que Banxico aumente tasas una vez más en diciembre de 2017 y luego reduzca la tasa interbancaria dos veces a finales del 2018 o principios del 2019. Creemos que es difícil que Banxico suba las tasas este año, a pesar de la reciente depreciación del peso y probablemente más depreciación a medida que México transita a través de un período volátil de renegociación del TLCAN, elecciones presidenciales y las políticas menos laxas de la Fed.

Banxico tendrá un nuevo gobernador
El gobernador de Banxico Agustín Carstens dejará Banxico para presidir el Banco de Pagos Internacionales (BIS) empezando en diciembre 1. El presidente Enrique Peña Nieto nominará un candidato que el senado debe ratificar por mayoría simple. El nuevo gobernador tendrá la tarea de completar el período de Carstens. Esperamos la nominación para el nuevo gobernador de Banxico antes de la salida de Carstens a fiales de noviembre. La mayor parte de la actual junta de gobierno continuará (cuatro de cinco), por lo tanto, es poco probable que las políticas monetarias cambien dramáticamente. El desafío más importante del nuevo gobernador será reducir las expectativas de inflación a la meta de inflación del 3%.

TLCAN, un riesgo importante
El TLCAN ha impulsado el comercio y la inversión entre Canadá, México y Estados Unidos por 23 años, pero el acuerdo ha sido abierto a renegociación a petición de Estados Unidos; el cual lo ve como desfavorecedor. Aunque los tres países siguen en la mesa de negociación, la posición de los Estados Unidos está muy lejos de las de Canadá y México. Creemos que las nuevas reglas del juego, inclusive con una actualización del TLCAN o sin el acuerdo, tomaran tiempo: pensemos en años, no meses. Estimamos que el escenario más probable es un proceso lento y pausado que culmina con una actualización del TLCAN, pero un rompimiento es posible. Creemos que esto causaría una pequeña recesión en México, y un revés para Canadá y algunos sectores de Estados Unidos. Si Estados Unidos se saliera del TLCAN pasaría un escenario parecido al Brexit: Un largo proceso de divorcio con un impacto diferenciado en países y sectores. México sería el más afectado; el canal de transición principal seria la inversión no el comercio, ya que los inversionistas perderían la protección dada por el TLCAN. Para evitar este divorcio, Canadá y México tendría que ceder en parte a las propuestas de Estados Unidos, y Estados Unidos tendría que ser menos rígido.

Vemos una baja probabilidad de que Estados Unidos se salga del TLCAN, si ese fuera el escenario lo más probable es que ocurran acuerdos bilaterales.

Carlos Capistrán
Economista en Jefe para México y Canadá
BofA Merrill Lynch Global Research