Industria automotriz mexicana tiene, quizá, su último repunte

0
131

La industria automotriz mexicana enfrentó un año difícil: la llegada de Donald Trump al poder, las renegociaciones del TLCAN y el terremoto del 19 de septiembre fueron factores que determinaron el rumbo de las ventas, de la producción y la exportación nacional de autos. Sólo Brasil y Rusia podrían mantenerse a flote, después de un periodo recesivo. La opción para México es fortalecer sus lazos con Latinoamérica y el Caribe.

El 2017 ha sido un año decisivo para la industria de autos en México: después de tener años y meses de gran bonanza y crecimiento, a finales de este 2017 podemos ver que el momentum ha pasado, y que quizá, éste sea el último repunte de una de las industrias más grandes del país. Tres han sido los factores decisivos; el primero: la llegada de Trump a la oficina oval, que desde inicios de año puso frenos importantes (recordemos la salida de Ford, por ejemplo) el segundo: el devastador sismo del 19 de septiembre; y el tercero, las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, empantanadas ahora hasta 2018. Vayamos por partes: de acuerdo con las cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), en las 18 plantas automotrices que componen el panorama industrial del sector en México, se produjeron dos millones 829 mil 761 unidades en el periodo enero-septiembre. El 80% de todas esas unidades se manufacturó para su exportación.

11% se desplomaron las ventas en septiembre por sismo

Estas cifras colocan a México como el séptimo productor más grande de autos en el mundo, detrás de China, Estados Unidos, Japón, Alemania, India y Corea del Sur. La capacidad productiva mexicana, además, supera a la de naciones como España, Canadá y Brasil. Desde que Donald Trump emprendiera una furiosa carrera por expandir la capacidad de producir autos en su país, a costa del nuestro, la industria automotriz ha sido uno de los puntos clave de las renegociaciones; y cómo no, si las ex-portaciones de autopartes y productos automotrices de nuestro país representan el 30% del total, y una importante fuente de divisas y empleos. Y es que fue precisamente el tratado de libre comercio el que permitió que la industria automotriz de México despegara: entre 1988, año en que entró en vigor el TLCAN, y el 2016, la industria automotriz de México creció 586%. Hace 29 años en México se fabricaban apenas 500 mil vehículos, ahora estamos sobre los tres millones.

Otro aspecto importante, es la importancia del mercado norteamericano en el panorama de exportaciones de México: aproximadamente 85 de cada 100 autos producidos aquí tienen como destino Canadá o Estados Unidos. De forma concreta, y según las cifras de la AMIA, durante el periodo enero octubre de este año, se exportaron a E.U.A 1,961,097 unidades, 10% más que el mismo periodo anterior. A Canadá llegaron 218,841 unidades mexicanas, 4% más que el mismo periodo anterior. Esto quiere decir que el 84% de todas las exportaciones mexicanas tienen como destino los países del TLCAN. Durante este periodo, lo exportado a Europa y Latinoamérica también presentó incrementos; al viejo continente se enviaron 130,467 unida-des: 31% más que el mismo periodo anterior, y a Latinoamérica 195,599 unidades, que representa un 20% de crecimiento. Estas son cifras récord tanto para un periodo acumulado, o periodos por mes.

31% crecieron las exportaciones a Europa

En este sentido, son Alemania e Italia los destinos de nuestras exportaciones que tuvieron una mayor variación positiva; la AMIA reporta que a Alemania (tercera posición en nuestro ranking) se enviaron, durante octubre, 10,457 unidades frente a las 5,200 enviadas el mismo mes del año anterior, lo que significa un aumento del 99 por ciento. Italia, de igual forma, recibió 1,650 unidades mexicanas durante octubre, frente a las 266 del mismo mes del año anterior, eso es un crecimiento de 520%.

Respecto a América Latina, los países con mayor variación positiva fueron Brasil, Panamá, y Argentina. Brasil recibió, durante octubre de este año, 6,972 unidades, frente a las 3,972 del mismo mes del año anterior, es un aumento del 75%. Argentina recibió 4,063 unidades, frente a las 2,163 del mismo mes del año anterior, lo que significa un alza del 87%. Por último: Panamá, el décimo país de nuestro ranking de exportaciones, recibió durante el pasado mes 1,025 unidades, frente a las 722 recibidas el mismo mes del año pasado, un alza del 42%.

Crece América Latina y el Caribe

De acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) este repunte obedece a un crecimiento de la región; una recuperación después de un lustro de caídas, que ha incrementado la demanda. En su informe Perspectivas del Comercio Internacional, la CEPAL estimó que el comercio exterior de América Latina y el Caribe tendrá fuertes señales de recuperación: al menos un crecimiento de 7% en las importaciones automotrices.

En cuanto a sus exportaciones, la institución prevé que exista también una expansión, liderada por sus envíos a China, el resto de Asia, y también patra Estados Unidos. Podrían tener incrementos de 23, 17 y 9% respectivamente. Por todo esto, la visión de la CEPAL es que la región tenga un crecimiento de alrededor de 1.2% en lo que queda de 2017, y hasta 2% para el 2018, que resultan importantes si consideramos su periodo de recesión previo.

80% de todas las unidades producidas se exportaron

Brasil y Argentina en la mira de México

En este panorama de crecimiento de la región latinoamericana y la seria incertidumbre macroeconómica, sumadas a la cada vez más cercana posibilidad de que el TLCAN sea cancelado, la industria automotriz mexicana está buscando sumar acuerdos de complementación económica en la materia con Brasil y Argentina. En palabras del presidente de AMIA, Eduardo Solís, los acuerdos tienen como núcleo la creación de un comercio más libre con estas dos naciones. Solís ha revelado que se la AMIA se encuentra bajo negociaciones con la Secretaría de Economía, para que al Acuerdo de Complementación Económica número 6, se le pueda sumar el número 55, que es el que regula el comercio automotriz, y se revoquen los cupos de exportaciones que fueron impuestos en 2011. El acuerdo de entonces fue que los cupos finalizarían en 2019. En este sentido, pronto podría regresar el comercio libre con Brasil y Argentina en materia automotriz.

Se desploman las ventas en septiembre

Otra de las consecuencias funestas del sismo del 19 de septiembre pasado, se dejó sentir en el sector automotriz, y es que, así como lo reportó la AMIA, la comercialización de vehículos a nivel nacional calló 11.5% durante ese mes: se registraron un total de 116,356 unidades vendidas, eso es 15,087 menos que en el mismo mes del año anterior. Esta caída de ventas tuvo un efecto negativo sobre el acumulado de los primeros nueve meses del año: presentó una cifra en rojo de 1.1%, la primera variación negativa en todo el año.

Lo que se espera para el 2018

De acuerdo a los expertos, el crecimiento imparable de la industria automotriz a nivel mundial podría haber ya alcanzado su punto más alto, y en el 2018 podría iniciar su declive: muchos son los factores: el declive petrolero, el surgimiento de soluciones como el carsharing, y la economía compartida, y la competitividad de nuevos dispositivos eléctricos y autónomos.

De acuerdo al informe Global Automotive Report, de la firma Euler Hermes, los primeros signos de este declive se están viendo ya en algunas economías del mundo, y entrado el 2018 serán evidentes en una multitud de países, incluido México. De acuerdo con el documento, China aumentó sus colocaciones automotrices este año un 15%, con 24 millones de unidades colocadas; para el 2018 esto podría descender un 5 por ciento. Mismo caso en Estados Unidos cuyas ventas incrementaron este año apenas 0.2%, y se espera una desaceleración por un 5% para el año entrante.

México: séptimo productor más grande de autos en el mundo

En Europa, por otro lado, las ventas el año pasado alcanzaron 15 millones de unidades, las de este año no se movieron debido al efecto del Brexit y la reciente crisis España-Cataluña. Para Japón, se espera que la caída del mercado sea de 1.5%. en cuanto a México, los datos de la Asociación de Mexicana de Distribuidores de Automóviles (AMDA) son bastante claros: al cierre de 2017, y de acuerdo al desempeño de los 11 meses previos, estima una cifra de ventas de: 1,550,000 unidades vendidas, esto es 3.1% menos que el año anterior.

Cerrando: si consideramos el panorama de incertidumbre en el que se encuentra nuestro país a raíz de las negociaciones del TLC, el efecto negativo que sobre la economía tuvo el sismo del 19 de septiembre, y los pronósticos para la industria para el siguiente año, de los expertos, podríamos estar frente al final de la imparable expansión de la industria de autos en México y el mundo. La posibilidad para México es fortalecer sus lazos con la zona latinoamericana, que después de un periodo de recesión, tendrá sus primeros brotes de recuperación.

Eduardo Medina