Disminuyen barreras para transitar hacia la movilidad eléctrica

0
179

La movilidad eléctrica en México es un tema de enorme interés pero significativo desconocimiento, por lo cual es importante educar a la industria y compartir la información disponible, pues todavía hay retos en Latinoamérica y a escala global sobre cómo impulsarla a través de las cadenas de valor y procesos de negocio.

De acuerdo con especialistas en la materia, para migrar a la movilidad eléctrica hay tres pasos clave: saber cuál es la unidad que más se adecua a las necesidades de operación, cuál es el cargador que mejor se adapta a las necesidades de las empresas y la capacidad eléctrica de las compañías que suministran energía.

En lo referente al vehículo, se deben considerar diversos aspectos como cuántos kilómetros se recorren al día, volumen, peso, opciones de vehículos en el mercado, capacidad de batería para satisfacer las necesidades de kilometraje y la potencia de recarga, lo cual resulta fundamental antes de migrar a la electromovilidad.

En este sentido, Element Fleet Management México es una empresa dedicada a la administración de flotas que puede contribuir a reducir las emisiones de aproximadamente un millón de unidades que gestiona en todo el mundo, para ayudar a sus clientes en la transición hacia la movilidad eléctrica.

“Element Fleet Management entra al mercado mexicano en 2015 con la adquisición de lo que era la unidad de negocios de GE Fleet. Nuestro objetivo es dar beneficios a nuestros clientes en el tema de administración de flotas, apoyándolos en todo el proceso, que va desde la adquisición, la administración, el mantenimiento y la venta del vehículo al final del plazo, para obtener mayor eficiencia”, explicó para Global Industries, Jorge Álvarez Bock, Vicepresidente de Ventas de la compañía.

Para que sus clientes puedan reducir los costos totales, incrementar su control financiero e impulsar la productividad, desde hace 25 años Element Fleet firmó una alianza estratégica con Arval, una empresa especialista en servicios de renting que ofrece soluciones de movilidad para empresas, lo que le ha permitido tener presencia en 50 países, ya que se trata de un equipo conectado en un solo contrato y una plataforma de tendencias y reportes a escala global.

El objetivo de la alianza es satisfacer las necesidades de múltiples compañías, desde aquellas que

requieren flotas corporativas e industriales, conformadas por unidades que van desde automóviles, camiones ligeros, medianos y pesados, hasta equipos y vehículos especiales en sectores como Agricultura, Servicios de negocios, Químico, Construcción, Productos de consumo, Educación y organizaciones sin fines de lucro, Energía, Alimentos y Bebidas, Aseguradoras, Manufactura, Farmacéutico y sanitario, Servicios profesionales, Telecomunicaciones, Transporte y Utilidades, entre otras.

“Tratamos de abarcar la mayor cantidad de industrias, pero actualmente nuestro foco son las empresas en crecimiento, principalmente en la distribución de última milla, tanto para compañías de consumo como para transportistas. En este último caso estamos en una etapa de implementar modelos piloto utilizando pocas unidades para medir la eficiencia de las flotas, la carga y su logística para empatarlas con la movilidad normal que tienen los autos eléctricos a la hora de recargar la batería y seguir con su funcionamiento”, comentó Álvarez Bock.

Entre las innovaciones tecnológicas que ofrece Element Fleet para ayudar a sus clientes a reducir su huella de carbono se encuentra la telemetría, clave en la operación del negocio, ya que gracias a las herramientas y soluciones que ofrece existe la posibilidad de consultar el nivel de carga de todos los vehículos y el estado de la batería, o bien visualizar aquellos que se encuentran en una estación de carga.

De acuerdo con Álvarez, uno de los principales desafíos para impulsar el negocio de la  electromovilidad en México radica en el tema de las regulaciones; sin embargo, considera que eso no es impedimento para el desarrollo del mercado eléctrico en el país, aunque sí existen otros factores que limitan la conversión de flotas eléctricas.

“El gobierno podría ser mucho más reactivo en materia de regulaciones y beneficios fiscales para transformación de flotas. Asimismo, la CFE podría autorizar infraestructuras nuevas para desarrollar el mercado porque la capacidad de carga en el país todavía es muy limitada”, señaló el experto, quien agregó que si bien es cierto que muchas marcas están incursionando en el mercado, también es verdad que no hay la cantidad necesaria de vehículos para clientes como los que atienden, que son flotas grandes.

Otro de los factores es el tema del costo de los vehículos eléctricos, ya que el 40 por ciento del mismo proviene sólo de la batería, pero a decir del directivo, ese problema ya se está solucionando y dentro de poco tiempo veremos vehículos eléctricos del mismo precio que los de combustión interna, a tal grado que en los próximos 12 o 18 meses van a salir al mercado diversos modelos eléctricos o híbridos enchufables y, por lo tanto, las barreras que impedían la transformación de las flotas convencionales a flotas eléctricas disminuirán.

“Con las alianzas estratégicas que estamos concretando con otras empresas del sector queremos ofrecer soluciones integrales a nuestros clientes flotilleros, donde aseguremos el tema de la energía, la infraestructura de carga, el tipo de vehículo, el mantenimiento y el fin del arrendamiento para que tengan resultados positivos en un corto plazo”, concluyó Jorge Álvarez.

Artículo anteriorCiberataques contra sistemas de control industrial aumentan 33.4%
Artículo siguienteCiberseguridad, un imperativo en la Cuarta Revolución Industrial