Dotar a las empresas de la capacidad de acelerar

0
152

*Por Ravi Gopinath, director de Nube y director de Producto de AVEVA

2020 fue un año de impacto empresarial imprevisto. Probó operaciones de todos los tamaños sobre la eficacia con la que podrían responder para operar en un entorno empresarial radicalmente diferente. La clave del éxito de esta respuesta fue la tecnología.

Los últimos 12 meses han obligado a las empresas a pivotar y adaptarse a las nuevas realidades del mercado, también les ha permitido acelerar los proyectos de transformación digital, muchos de los cuales se habían iniciado antes de que el COVID se convirtiera en parte de nuestro lenguaje cotidiano, y aprovechar la tecnología como un facilitador para el cambio en sus operaciones. Esta combinación creó una base sólida sobre la cual se podrían definir e implementar estrategias para el nuevo entorno empresarial.

Por ejemplo, SCG Chemicals implementó un plan para garantizar una operación segura a través de su centro de confiabilidad digital utilizando información de ingeniería y operación virtualizada de los activos a través de una planta virtual 3D. Pudo integrar múltiples fuentes de datos con análisis enriquecidos para predecir problemas y prescribir acciones correctivas. También utilizó soluciones de operadores móviles con IA para aumentar la eficiencia y reducir los errores.

 

Reducir el costo de ejecución

No hay duda de que los proyectos de capital en el sector industrial se vieron afectados el año pasado. Sin embargo, muchos proyectos ya sancionados o en modo de construcción continúan, pero con el requisito de reducir materialmente el costo de ejecución del proyecto. Para las empresas de ingeniería, adquisiciones y construcción (EPC), impulsar la eficiencia para reducir el costo de ejecución de los contratos llave en mano de suma global se ha convertido en un elemento central de sus esfuerzos de transformación digital.

Un ejemplo es PETRONAS, que reemplazó sus herramientas heredadas para aumentar la velocidad y la eficiencia de la toma de decisiones, eliminar las fugas de valor de los datos inconsistentes y aprovechar la información común en múltiples sitios. La combinación de los cuales redujo el tiempo de evaluación del crudo, aumentó los márgenes en la red de suministro y distribución y optimizó el consumo de combustible y electricidad en cada sitio de refinería.

Los dos ejemplos anteriores demuestran los beneficios de ejecutar una estrategia de transformación digital bien definida respaldada por las mejores tecnologías y soluciones de su clase. De hecho, muchos aprendizajes y experiencias del año pasado han comenzado a definir cuál podría ser el futuro de la empresa industrial.

 

La futura empresa industrial

La necesidad de ser operativamente resiliente y ágil será una característica definitoria de la futura empresa industrial. La demanda y la oferta seguirán siendo volátiles y las empresas deberán asegurarse de que la información y los procesos a lo largo de la cadena de valor de adquisiciones, planificación, programación, producción y distribución estén configurados para permitir una toma de decisiones informada e impulsar respuestas rápidas a los cambios en la demanda y suministro para mitigar el impacto en el resultado final.

La sustentabilidad también será un enfoque cada vez mayor. Los patrones de demanda ya se han desplazado hacia energías limpias, conservación de recursos naturales y consumo en centros de salud. Los proyectos de capital se centrarán en la construcción de activos diseñados para una operación sostenible. Las combinaciones de productos cambiarán para abordar los nuevos patrones de demanda, la cadena de suministro y la producción se centrarán en la entrega de estos productos. De hecho, ya estamos viendo que las operaciones se gestionan de forma proactiva para minimizar cualquier impacto medioambiental.

 

Pasar de automatizado a autónomo

A medida que la capacidad de la mano de obra se racionalice según las condiciones del mercado, aumentará la automatización de las operaciones. Sin embargo, pasar de lo automatizado a lo autónomo requerirá niveles más altos de inteligencia incorporada en los activos operativos y en las aplicaciones operativas, para adaptarse sin problemas a los nuevos requisitos mientras se cumplen constantemente los objetivos operativos, la calidad, la seguridad y las normas regulatorias. La seguridad y la fiabilidad también serán atributos clave. Las industrias operan activos complejos en operaciones de misión crítica que generalmente requieren un alto nivel de experiencia y supervisión para garantizar la seguridad. A medida que las operaciones se vuelven autónomas, a menudo con supervisión remota, la disponibilidad, la confiabilidad y la seguridad se incorporarán cada vez más a través de sensores más omnipresentes, agregación de datos, análisis predictivo y orientación prescriptiva para prevenir fallas y garantizar las acciones correctivas correctas para restaurar la operación segura con una interrupción mínima.

Todo lo cual apunta al aumento de la fuerza laboral conectada. A medida que la próxima generación comience a reasumir sus responsabilidades, la experiencia basada en años de experiencia será reemplazada gradualmente por un nuevo conjunto de habilidades digitales. Los diseñadores, ingenieros, operadores y gerentes estarán equipados con la información, el análisis, la automatización y la orientación para garantizar que puedan ejecutar sus tareas de manera eficiente y segura, individualmente y como equipos conectados digitalmente. Como resultado, el rol humano se centrará menos en el manejo de los aspectos transaccionales y procedimentales del trabajo, y más en brindar conocimiento y capacidad para soportar el uso de herramientas digitales y facilitadores de trabajo de la empresa industrial. Esto creará un nuevo marco para el aprendizaje y el desarrollo y la mejora de las competencias de las personas en el nuevo contexto digital.

 

Iniciativas de transformación aceleradas

Los resultados de las iniciativas de transformación digital aceleradas durante el último año han subrayado el papel fundamental de la tecnología. No solo como un facilitador para la futura empresa industrial, sino también para romper la información y procesar los silos con un hilo digital común en todo el ciclo de vida de los activos y la cadena de valor operativa. Ahora estamos entrando en una nueva era en la que las principales operaciones industriales están creando experiencias tan intuitivas y atractivas como la tecnología de consumo, y eso solo puede ser algo bueno.

 

Ravi abordó este tema en el reciente evento virtual de AVEVA, AVEVA World Digital. Puedes ver su sesión, y muchas otras aquí.