Estima IHS Markit que se requieren 1.5 bdd para lograr una economía circular de plásticos hacia 2050

0
137

Los hallazgos del nuevo Circular Plastics Service sugieren que existe un camino para alcanzar los ambiciosos objetivos sociales mediante el reequilibrio de la inversión de la nueva capacidad de fabricación y hacia las instalaciones de reciclaje tanto mecánicas como químicas.

Los objetivos ambiciosos para lograr una economía circular de plásticos podrían lograrse cambiando una parte de la inversión futura requerida para satisfacer la creciente demanda de plásticos hacia métodos de reciclaje avanzados, según un nuevo análisis de IHS Markit, líder mundial en información crítica, análisis y soluciones.

Se necesitarían aproximadamente 1.5 billones de dólares (bdd) en inversión por parte de la industria mundial del plástico para satisfacer la creciente demanda de plásticos de consumo hasta 2050. Bajo las tendencias actuales del mercado, el progreso hacia una economía circular para los plásticos sería modesto, basándose principalmente en el reciclaje mecánico. Se pueden lograr objetivos más ambiciosos, dirigidos a reducir las prácticas de vertedero, incineración y recuperación de energía como soluciones al final de la vida útil de los plásticos de desecho, redirigiendo una parte de la nueva inversión en fabricación hacia una gama más amplia de instalaciones de reciclaje de plástico, incluidas las mecánicas y reciclaje químico, especialmente a medida que este último se vuelve más viable económicamente.

Según el análisis de IHS Markit, más de 300 mil millones de dólares del gasto de capital total destinado a la nueva capacidad de producción de plásticos se puede redirigir a la capacidad de procesamiento de reciclaje mecánico y químico, cumpliendo así los objetivos de un caso de economía circular agresiva.

Los hallazgos son parte del nuevo Servicio de Plásticos Circulares de IHS Markit, que proporciona una hoja de ruta integral basada en escenarios de cómo la cadena de valor de los plásticos podría pasar de una economía lineal a una circular. La investigación examina dos escenarios: el progreso hacia el logro de la circularidad de los plásticos a un ritmo gradual y medido; y un escenario más agresivo en el que el progreso se acelera con metas y políticas ambiciosas establecidas por los gobiernos y la sociedad.

“En la actualidad, el ecosistema de los plásticos se ha comprometido firmemente con una transición en la que el ‘modelo lineal de fabricación, uso y eliminación’ de los plásticos se está moviendo hacia un estado más avanzado ‘, dijo Robin Waters, director ejecutivo de planificación y análisis de plásticos de IHS Markit . “En este nuevo caso, mantenemos los recursos en uso el mayor tiempo posible, extraemos el valor máximo mientras están en uso y luego recuperamos y regeneramos productos y materiales valiosos al final de su vida útil”.

Impulsado por la regulación, la legislación y las crecientes preocupaciones públicas, se busca cada vez más el progreso hacia una economía completamente circular para los plásticos para 2050. Sin embargo, al mismo tiempo, la demanda de plásticos continúa creciendo a medida que aumenta la población y los estándares de vida globales. Se utiliza una gran cantidad de plástico en aplicaciones de embalaje de un solo uso (SUP) y la gran mayoría de este plástico finalmente aparecerá en la corriente de residuos sólidos urbanos (RSU).

El volumen global de desechos sólidos municipales aumentará de un nivel de 2.1 mil millones de toneladas métricas en 2020 a 3.5-3.7 mil millones de toneladas métricas en 2050. Con plásticos que representan aproximadamente el 12% de este flujo de desechos, esto significa que los desechos plásticos globales aumentarán a más de 425 millones de toneladas métricas (MMT) en 2050, un aumento de 170 a 190 millones de toneladas métricas.

“La mayor parte de este aumento ocurrirá en regiones fuera de América del Norte, Europa Occidental y China, áreas como el Sudeste Asiático, India y África, debido al mayor crecimiento de la población y el nivel de vida”, dice Palmer.

Esto presenta problemas logísticos formidables que desafiarán los esfuerzos generales para recuperar y reciclar plásticos, ya que estas regiones están bastante alejadas de los centros de producción de plásticos asociados con el modelo actual de producción y exportación.

“Los objetivos de reciclaje para los plazos de 2025 y 2030, como la Directiva de envases de la UE y la creciente red de Pactos plásticos, indican que la sociedad está avanzando hacia el escenario IHS Markit más agresivo, y la industria deberá adaptar sus inversiones en consecuencia”, sentenció Palmer.

Al ritmo actual de progreso, el reciclaje de plásticos a través de procesos mecánicos podría estabilizarse en solo el 14% de la demanda de plásticos para 2050, o quizás el 22% en el escenario más ambicioso de recolección y reciclaje identificado por IHS Markit. Esto último depende de avances significativos en la clasificación, la simplificación del diseño del producto teniendo en cuenta el reciclaje al final de su vida útil y el desarrollo de la tecnología de precipitación y disolución selectiva de solventes para avanzar en la limpieza.

Con el reciclaje mecánico, el plástico recuperado de los residuos posconsumo se separa mediante procesos mecánicos en una corriente de plástico homogénea, se limpia y se muele para su reutilización en nuevos artículos de plástico.

Actualmente, este enfoque es el más ventajoso desde una perspectiva económica, energética y de impacto de carbono. Sin embargo, surgen limitaciones para su uso debido a cierta degradación durante cada ciclo de reutilización, contaminación por aditivos y otros factores.

Por lo tanto, aunque se espera que el reciclaje mecánico aumente significativamente de unos 20 MMT en la actualidad a 112-200 MMT en 2050, para los escenarios base y agresivo, este proceso por sí solo no será suficiente para lograr los ambiciosos objetivos de circularidad. Será necesario el reciclaje de productos químicos para cerrar la brecha.

A diferencia del reciclaje mecánico, que no implica cambios físicos en las estructuras de las moléculas, el reciclaje químico descompone los desechos plásticos a través de procesos químicos y térmicos para dar como resultado materias primas líquidas o gaseosas para su uso como energía o materia prima para la futura fabricación de polímeros.

IHS Markit espera una mejora radical en el diseño del reactor, la catálisis y el procesamiento del producto para permitir la implementación a gran escala del reciclaje químico, lo que permite un escenario de caso agresivo.

Artículo anteriorConstruirá ExxonMobil su primera instalación avanzada de reciclaje de residuos plásticos a gran escala
Artículo siguienteInuagura Daimay plantas industriales en Coahuila; producirán artículos para la industria automotriz