Expertos de la UNAM participan en modernización de NOM sobre oro y plata

0
145

Expertos de la UNAM ayudaron a la creación de una nueva Norma Oficial que moderniza las especificaciones, métodos de prueba, así como la información de productos elaborados con oro, platino y paladio que se importen, produzcan o vendan en México.

Juan Carlos Cruz Ocampo y Rufino Lozano Santa Cruz, del Instituto de Geología, explicaron que se trata del “Proyecto de Norma Oficial Mexicana PROY-NOM-033/1- SCFI-2019, artículos de oro, plata, platino y paladio. Parte 1-Información comercial y métodos de análisis”.

“La tendencia con estas normas es homologar no sólo los criterios de verificación o certificación, sino también el cumplimiento de éstos por las diferentes cámaras joyeras. Si compras algo a veces dudas de la calidad, por lo que se debe orillar al gremio a seguir las especificaciones para hacer más ágiles sus ventas”, dijo Cruz Ocampo.

El proyecto surgió como una actualización de la norma preexistente NOM-033-SCFI- 1994, la cual ya era necesario actualizar, según la Secretaría de Economía. Para su elaboración se pide apoyo a la Universidad Nacional, al Centro Nacional de Metrología (CENAM) y las cámaras nacionales de comercio, abundó.

La norma se centra en garantizar que, al comprar joyas o alhajas, vajillas consideradas orfebrería y cubiertos hechos con oro, plata, paladio o platino, el consumidor tenga la certeza de que cada pieza tiene exactamente la cantidad de material que indique la etiqueta, prosiguió.

Ejemplificó con los artículos que tienen el grabado de una onza de plata, que realmente contengan esa cantidad de metal y no menos. Lo mismo ocurre con el kilataje de joyas de oro o platino.

“Todo esto, esencialmente, permite una comercialización nacional o productos que por lotes se importan o se pueden exportar. Que éstos tengan la documentación para que sea más fácil llegar de un sitio a otro y que el cliente final tenga la tranquilidad de saber que lo que compra es lo que le prometen”, precisó Cruz Ocampo.

La experiencia de los universitarios facilitó incorporar técnicas de análisis que, además de las tradicionales, permitan modernizar los métodos para certificar la calidad de las mercancías y saber si coinciden con la descripción cuando se hacen las transacciones de importación o exportación.

En esta labor participaron los especialistas del Laboratorio Nacional de Geoquímica y Mineralogía (LANGEM), del Instituto de Geología, quienes proponen la implementación de técnicas analíticas ecológicas amigables como la espectrometría, microscopía electrónica de barrido, fluorescencia de rayos X, etc., agregó Lozano Santa Cruz.

Estas técnicas, puntualizó el experto del LANGEM, posibilitan hacer comparaciones entre materiales, y para ello se requiere también contar con los que sean de referencia.

“En el caso de los llamados de depósito, la norma fija que no se pueden extrapolar, es decir, que se requiere un material de referencia que tenga el mismo espesor a través la prueba para validar que es lo que estamos buscando”, asentó Lozano Santa Cruz.

En joyería, la calidad de la composición debe estar estampada o rotulada en el empaque. Si dice que la pieza tiene una chapa de oro de seis micras en una base de bronce, se requiere tener un material de referencia con cobertura de oro de seis micras en un sustrato de bronce para hacer la medición y confirmar que la información es correcta.

Para efectuar este tipo de trabajos, añadieron, se requiere de laboratorios certificados como el LANGEM, o el CENAM, los cuales pueden hacer los análisis y realizar reportes.

El proyecto fue publicado el pasado 11 de septiembre en el Diario Oficial de la Federación y cancela la norma anterior. Ambos investigadores precisaron que, a partir de esa fecha, se tienen 60 días para recibir comentarios y aclaraciones sobre el documento.