Industria 4.0 con sabor a café

0
3826
Unión de tecnología local y alemana: Cada panel de control, proveniente de Siemens, fue programado por el área de sistemas de Café El Marino, el cual, recluta y capacita talento de la región. Foto: Cortesía Siemens México.

Este articulo fue publicado en la edición 73 de Global Industries.

Café el Marino, empresa 100% mexicana con más de 50 años de existencia, es una muestra que la automatización y sus beneficios no son exclusivos de las grandes corporaciones.

Con plantas ubicadas en las ciudades de Mazatlán, Guadalajara y Veracruz, la empresa fabrica productos como café en distintas presentaciones, gelatinas, caldo de pollo, entre otros. También cuenta con la representación de alrededor de 10 marcas internacionales de alimentos y bebidas, a las que les ofrece servicios de distribución a todas las cadenas de supermercados, a distribuidores mayoristas, y en más de 30 mil puntos de venta en 35 ciudades del país. En lo que a café se refiere, la planta de Mazatlán lo procesa bajo las especificaciones y presentaciones de varias cadenas de autoservicio, como Costco y 7-Eleven, así como para su exportación a Norte y Sur América, Europa y Asia.

3,240 toneladas producidas anualmente de café instantáneo, 70% se exporta

Tuvimos la oportunidad de visitar la planta de Mazatlán, en donde el Director de Sistemas, el Ingeniero Jesús Brito, nos mostró el proceso de fabricación de café, desde que obtienen los granos, provenientes de México y otras partes del mundo, hasta el procesamiento y empacamiento del producto. Lo más importante es como han integrado varias soluciones de automatización dentro de la cadena de producción, gracias en parte a la asesoría y equipo provenientes de Siemens.

Dentro de las instalaciones Brito nos hizo un resumen de las operaciones que veríamos con más detalle durante nuestro recorrido. Todo empieza desde el almacenamiento y la mezcla de los granos de café, para después tostarlos. A partir de ahí el producto obtenido tiene dos destinos, uno es su empaque para su almacenamiento y posterior venta; el otro requiere una serie de pasos que dan como resultado distintos tipos de café, como el soluble, que es el producto líder de la empresa, ya que exportan el 70%. “La fabrica opera 365×24 y solo se detiene entre 7 y 10 días cada cuatro meses”, explicó el Ing. Jesús Brito, “Nuestra parte de ingeniería para automatizar esta parte de la producción se vuelve muy compleja. Automatizar la parte de secado, que fue nuestro primer proyecto, nos llevó año y medio”.

¿Cómo automatizar una planta que data de 1950?
El proceso de automatización empezó hace cinco años, la ubicación de la empresa -a unos minutos la zona turística de Mazatlán-, complica el trabajo de empresas integradoras. El área de ingeniera decidió acudir a Siemens para que se hiciera cargo, no solo de ofrecer el equipo sino también para trabajar en conjunto con los ingenieros de la planta para adaptar estas soluciones a cada uno de los pasos de fabricación, “soy de los pocos usuarios finales que me tratan como integrador”, añadió Brito refiriéndose a la estrecha relación entre Café El Marino y Siemens.

25 mdp invertidos en tecnología Siemens

El desafío no solo incluyó sustituir equipo nuevo por viejo, sino adaptar el ya existente dentro del proyecto de automatización. Un ejemplo son las tostadoras que se utilizan como la base de todo el proceso, la planta utiliza cuatro fabricadas en Europa y la más antigua data de 1970. Automatizarla requirió de sustituir algunas de sus partes, como motores, además de integrar sensores y equipo de comunicación que permiten monitorear los granos de café durante todo el tiempo que dura el tostado. Jesús Brito subrayó que el beneficio no solo se traduce en menor tiempo, ya que instalar y echar a andar un tostador nuevo lleva alrededor de 10 meses; gracias a la automatización equipo de primera generación puede ser optimizado para trabajar como si fuera de última: “de 28 minutos que duraba cada tostada, ahora está en 17 minutos que es lo que te da un tostador nuevo”, agregó que esto también representa una eficiencia de entre 30 y el 40% que también se ve reflejado en el consumo de energía.


Tareas como el empaque y pesaje del producto cuentan con una o más soluciones de automatización. Foto: Cortesía Siemens México.

Uno de los requerimientos de Café El Marino, en su búsqueda de una empresa que se hiciera cargo de la de automatización, es que los asistiera a reclutar y capacitar talento local: “¿Qué necesito hacer? Punto número uno: contratar ingenieros, punto número dos: necesito a una persona que conozca todo el know-how de la planta, y punto número tres: necesito capacitarlos. Por eso elegí Siemens, con ellos tengo capacitación, instrumentación, tengo motores, tengo toda una gama. Si algo falla aquí tengo a los ingenieros. Esa es la razón”. Aunque la tecnología proviene de fuera, el software que une todo es realizado por el área de ingeniería de la empresa, algo que llevan haciendo desde 1985. Otro ejemplo de las innovaciones diseñadas por el área de ingeniería, es el sistema de basculas que son utilizadas para certificar que cada empaque tenga la cantidad de producto correcto que exigen los clientes. Cada una de ellas manda información de manera inmediata utilizando la red wi-fi instalada dentro de la planta, sin necesidad que una persona capture la información dentro de una base de datos. Gracias a los ingenieros y programadores la empresa puede generar el software y adaptar maquinaria, así como repararla, a una fracción del costo y el tiempo que tomaría si dependieran exclusivamente de un proveedor; esto debido a la capacitación que ofrece Siemens.

El objetivo es automatizar la planta al 100% en un periodo de cinco años, lo que aumentaría la producción en un 20-30%

Gracias a los beneficios obtenidos por este esfuerzo conjunto, y a la alta competitividad de su mercado, Café El Marino buscará en los próximos cinco años automatizar el 100% de su proceso de producción. Entre los planes está adquirir equipo nuevo, como una tostadora, así como incluir más soluciones de Siemens en áreas restantes, como el proceso de aglomerado. En una zona reconocida por su turismo, ambas empresas han logrado implementar soluciones de tecnología propias de zonas industriales avanzadas y que demuestran que la Industria 4.0 no solo es un termino de marketing, sino una realidad disponible para fabricas de todos los tamaños y rubros.

Juan Manuel Ponce

Artículo anteriorSierra Metals Inc. incrementó 83 por ciento Estimación de Reserva Mineral en mina de Bolívar, Chihuahua
Artículo siguienteSiemens anuncia nuevo CEO para México, Centro América y el Caribe