Industria química busca solucionar la contaminación plástica mediante economía circular

0
529

La Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ), llevó a cabo su primer Foro de Economía Circular para dialogar sobre alternativas viables a favor del buen manejo de residuos plásticos. Representantes de la industria de resinas plásticas y de manufactura, autoridades ambientales y legisladores coincidieron en que la solución a los retos ambientales requiere la participación conjunta de las empresas, gobierno, academia y la sociedad en general.

Con la participación del Ing. José María Bemúdez, Presidente de la ANIQ y el Ing. Miguel Delgado, Presidente de la Comisión de la Industria del Plástico Responsabilidad y Desarrollo Sustentable (CIPRES) como anfitriones, se desarrollaron tres paneles y mesas redondas con la colaboración de representantes de Braskem Idesa, Clariant México, Dow México, México Recicla y Unilever.

El Foro también contó con la presencia de la bióloga Isadora Andrade, Directora de Instrumentos Económicos y Auditoría de la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México y los Senadores Xóchitl Gálvez y José Carlos Ramírez Marín.

Los principios de la Economía Circular plantean que los materiales conserven su valor el mayor tiempo posible a través de su reinserción en el proceso de producción. Actualmente, el ciclo conlleva un proceso de extracción-transformación-desecho; a partir de ahora, con la Economía Circular, el cambia al ciclo de extracción-transformación-reincorporación de las materias primas para volver a fabricar.

Para cubrir su labor en materia de Economía Circular, la Industria Química está tomando varias acciones que incluyen: Reducción de pellets para disminuir la extracción de materias primas; enfoque en ecodiseño adecuado para el manejo post consumo; planes de manejo con apoyo de la ley a fin de encontrar una figura de corresponsabilidad empresa-consumidor para incidir en el manejo de residuos; capacitación mediante campañas de educación; y fomento a la infraestructura para crear centros de acopio o de reciclaje.

El Ing. Miguel Ángel Delgado, presidente de CIRPES, expuso los compromisos de la Industria Química en torno a la Economía Circular: Para el año 2020, 100% de socios identificarán y evaluarán las acciones para lograr la meta global “Programa Cero Pellets”, promovido por la Operation Clean Sweap”, respaldada por la Declaratoria Global de Asociaciones de Plásticos.

Para el 2030, 100% de los embalajes y empaques plásticos utilizados en la distribución de productos deben ser reciclables o recuperables. Y para el año 2040, 100% de los embalajes y empaques de plástico utilizados en el ciclo de vida del producto serían reciclables o recuperables.

“De acuerdo con estudios de ciclo de vida de varios tipos de resinas plásticas, realizados a instancias de la ANIQ, se ha demostrado que los plásticos son amigables con el medio ambiente y todos son 100% reciclables o reintegrables a la cadena de valor”, explicó el Ing. Rubén Muñoz, Director de Medio Ambiente, Seguridad de Higiene de la ANIQ. “Sólo es cuestión de ponerse de acuerdo en cómo acopiarlos y cada quien hacer su parte.”

Esta nueva visión que implica modificar los procesos en la Economía Circular está plenamente avalada por los productores de resinas de la Industria Química, quienes ya trabajan en ella. Sin embargo, los beneficios de la Economía Circular no serán posibles sin la co-participación de la industria, las autoridades (en materia de legislaciones y normatividad) y de la sociedad en su conjunto.

“Los materiales tienen valor. La apuesta es a lograr la regulación que nos permita que todos los puntos de la producción, consumo y generación tengan mejoras significativas para reducir la huella de carbono; hace falta solo sentarnos a ver cómo lo hacemos juntos”, expresó Isadora Andrade, de la SEDEMA, durante su intervención en el Foro.

La Senadora Xóchitl Gálvez comentó que llegó el momento de ponernos de acuerdo ante los efectos de cambio climático que es una realidad. “Soy de la idea de que hay que darle valor al desperdicio; el reto es traducirlo en la ley”, agregó Gálvez.

Durante el Foro, se alzó la voz para invitar a todos a practicar un consumo más responsable y a tomar acciones para separar la basura y evitar mezclarla, sobre todo aquellos desechos inorgánicos que conservan un valor y que pueden reintegrarse, ya que el concepto de Economía Circular aplica para todo el post-consumo, no solamente para desechos plásticos.