Resumen 2017: Industria mexicana, a media velocidad

0
6624

Dinamismo de industria mexicana, a media velocidad

Las actividades generales de la industria siguen amarradas a factores como la inflación, el tipo de cambio y la inminente renegociación del TLCAN

La economía mexicana se mueve a mediana velocidad, mientras que algunos sectores se han visto impulsados pese al escenario negativo que se esperaba de ellos al inicio de año, otros muestran una clara trayectoria negativa. Al cierre del primer trimestre del año el PIB industrial retrocedió con base en cifras desestacionalizadas, en la comparación anual, es decir, primer trimestre de 2017 contra igual periodo de 2016.

Sin embargo, el PIB del sector industrial creció 0-2% en el primer trimestre del año respecto de igual lapso del año pasado, según datos oportunos y con base en cifras originales. Aunque dicho resultado constituye la mejor variación trimestral desde mediados del año pasado se ubicó por debajo del 0.6% que esperaban los analistas en los mercados; este desempeño obedece a que marzo tuvo más días laborables, ya que en este año las vacaciones de Semana Santa cayeron en abril.

2.5% proyección máxima oficial de crecimiento del PIB para 2017

La Confederación de Cámaras industriales (Concamin), emite mes con mes su balance sobre la actividad industrial del país, denominado Pulso Industrial; el documento refleja buena medida lo que sucede en la industria mexicana, o aquellas queoperan en el territorio nacional. La realidad es que el balance es de altibajos; afortunadamente las expectativas negativas al inicio de año no se consolidaron por completo, pero sí hubo algunos factores que incidieron en el desempeño del sector industrial.

El reporte de Concamin señala lo siguiente. Tras los primeros meses del año nueve rasgos definieron el comportamiento de la actividad industrial del país:

  1. Prevalece la tendencia a la baja en el comportamiento de la mayor parte de sus componentes
  2. Sólo la producción manufacturera ofrece signos alentadores tras acelerar el paso (aumentó 2.7%) respecto al crecimiento reportado en el primer bimestre de 2016 (19%). Convirtiéndose en el principal soporte del sector industrial del país en los albores del año.
  3. La producción de hidrocarburos y la inversión en el sector energético continúan sin ofrecer signos de reanimación, lo que llevó a la producción minera a registrar una contracción de dos dígitos. -11-7%. en el primer bimestre del año.
  4. La industria de la construcción avanza a un ritmo (1.8%) equivalente a la tercera parte del mostrado en el periodo enero-febrero de 2016 (2.8%)
  5. El mercado interno pierde buena parte del dinamismo que mostró a lo largo de 2016 .
  6. Las exportaciones no petroleras. particularmente las de productos manufactureros comienzan a despegar, lo que significa que el motor exportador se ha encendido y pronto recuperará su papel protagónico en el impulso de la actividad económica, especialmente en los sectores, empresas y regiones que dependen en mayor grado de él.
  7. En materia de empleo, la industria aportó más de 224 mil puestos de trabajo, es decir el 60% de los casi 378 mil reportados por el IMSS en el primer trimestre del año en el sector formal de la economía.
  8. De acuerdo con cifras del INEGI, 17 de las 21 especialidades del sector manufacturero reportaron aumentos en sus niveles de empleo en los primeros meses de 2017.
  9. A partir de febrero mejoró la confianza empresarial tras la profunda caída reportada en el primer mes del año, de acuerdo con la Encuesta Mensual de Opinión Empresarial (EMOE), aplicada por el INEGI a industriales de la construcción y las manufacturas.

Es decir, aun cuando prevalecen cifras poco estimulantes en el desempeño del mercado interno (las ventas comparables reportadas por ANTAD y el comercio al menudeo avanzan a un ritmo cada vez más lento respecto al mostrado en la mayor parte de 2016), la reanimación de los pedidos procedentes del exterior y el aumento de las exportaciones fabriles, favorecieron el repunte de la industria manufacturera, principal componente del sector fabril mexicano y evitaron que se profundizara la caída de la producción industrial en el primer bimestre del año.

Desempeño industrial dispar

De acuerdo con el reporta de la Concamin, en México existe un desempeño dispar, que no permite el despegue pleno de la economía. El organismo lo señala de la siguiente manera: “En suma, el comportamiento dispar del sector industrial, de sus cuatro componentes (Minería, Generación de electricidad, Construcción y Manufacturas) y de las 29 especialidades que lo integran, responde a la influencia de tres fuerzas que actúan en direcciones opuestas: la desaceleración del mercado interno; el repunte de las exportaciones y las dificultades presentes en el mercado de los energéticos y minerales.”

11.7% cayó la actividad minera en el primer trimestre del año

El peso específico de cada uno de estos factores, sumado al comportamiento de la inversión, el empleo y la confianza de empresarios y consumidores, determinará el comportamiento de la actividad industrial en lo que resta del año. El desempeño dispar de las actividades industriales tiene que ver con los ciclos en los que se encuentran actualmente las mismas; mientras que unas crecen impulsadas por ligas a una actividad económica más dinámica o por factores coyunturales, otras no viven sus mejores momentos y otras más incluso acumulan varios periodos con trayectoria negativa y expectativa en el mismo sentido. México y su actividad industria se mueven actualmente a media velocidad, eso es un elemento negativo.

Percepción industrial también con altibajos

Algunos factores medibles vinculados a la actividad industrial nos permiten hacer lecturas sobre lo que perciben los actores de la industria mexicana, en este sentido también se consolidan expectativas y se realizan escenarios para los siguientes meses. La Concamin también realiza escenarios para medir la percepción industrial, los resultados son interesantes. Los resultados del sondeo aplicado a líderes de los sectores agrupados en Concamin para recoger su opinión acerca de los resultados obtenidos en el primer trimestre del año en los sectores que representan, arroja resultados interesantes. Para los industriales encuestados, el primer trimestre del 2017 ofreció resultados alentadores en la mayor parte de los indicadores clave de su actividad empresarial. Pese a las dificultades que marcaron el arranque del año, el 45% de los encuestados calificó como “bueno” el primer trimestre del año, seguido por el 34% que los consideró “regular”.

A pregunta expresa acerca del comportamiento de los pedidos, la respuesta se dividió en tres partes casi iguales. Esto corrobora lo que hemos señalado a propósito del comportamiento de las especialidades del sector manufacturero: su desempeño se está polarizando en función de su dependencia de la inversión y adquisiciones gubernamentales, del comportamiento del mercado interno o del aumento en las ventas al exterior. Las decisiones de inversión correspondientes al primer trimestre del año, en comparación con lo reportado en el mismo lapso del año previo, indica que pese al complicado ambiente para los negocios en el arranque del año, la mayor parte de los industriales optó por mantener sin cambios sus planes de inversión (45%) o bien por capitalizar sus empresas (21%) y poco más de la tercera parte (34%) decidió recortar sus planes de inversión para esta año.

USD$500,000 millones monto de comercio bilateral entre México y Estados Unidos

La cobranza es un factor crucial para la operación de un negocio. De ella depende en una buena medida la liquidez de las empresas. De acuerdo con las respuestas recibidas a este respecto, para el 52% de los encuestados la cobranza se mantiene en forma normal. Sin embargo, el 31% de los participantes considera que comienza a complicarse debido a lentitud en la recepción de los pagos.

Finalmente, al preguntarles acerca de la perspectiva de crecimiento para 2017, la mayor parte de los líderes industriales (el 48%) considera que su sector cerrará el año con un avance moderado, de hasta 3% en su producción respecto al registro de 2016; el 31% espera que su sector terminará el año con un incremento de 3.1 a 6% y poco más de la quinta parte (21%) anticipa un retroceso en sus cifras de producción.

Como vemos, algunos factores determinantes para el desempeño de los negocios industriales se mueven con escenarios positivos, mientras que otros no tanto. La percepción en la industria va más allá, se considera que los mercados perciben, pero al mismo tiempo reflejan realidades, definitivamente en este sentido se van generando sentimientos en los negocios, así como trayectorias.

Mantienen escenarios negativos para el PIB

Con todo lo anterior, más otros escenarios como la inminente renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte el desempeño de la inflación interna, y la inseguridad que cada día crece más afectando a importantes economías regionales internas, el escenario para el crecimiento del PIB en 2017 sigue muy negativo. En términos generales, la expectativa del PIB para este año está cercano a 1 por ciento, muy lejos de cualquier posibilidad de incremento notable, al menos para el corto plazo, así llegó al cierre del primer trimestre del año.

Prácticamente todas las casas de análisis consideran un máximo de 1.5 por ciento como crecimiento del PIB, aunque la expectativa oficial sí rebasa el 2%. De cualquier modo, incluso si la economía del país llega a crecer a su nivel máximo esperado por el gobierno de 2.5 por ciento, quedará muy lejos de lo que el potencial del país requiere, y desde luego de las promesas oficiales, que hablaban de una tasa de entre 4 y 5 por ciento para finales de la presente administración.

Es así como la industria mexicana tampoco tiene demasiadas probabilidades de expandirse, toda vez que los indicadores más relevantes como el PIB, dan muestra de una modesta trayectoria, al menos para los próximos meses. En un mercado más dinámico, por ese simple hecho los indicadores industriales podrían modificar y acelerar su trayectoria, no así en las condiciones actuales. Así, El Producto Interno Bruto (PIB) del sector industrial creció 0-2% en el primer trimestre del año respecto de igual lapso de 2016, según datos oportunos y con base en cifras originales.

Renegociación de TLCAN será determinante

«Creemos que las amenazas de Trump sobre el tratado de libre comercio han demostrado ser una táctica negociadora», apuntan los analistas de Oxford Economics en una nota hecha pública poco después de que se conociera el dato de crecimiento entre enero y marzo de este año.

5,000,000 millones de empleos en EU dependen directa o indirectamente del comercio con México

Sobre la resistencia del consumo privado, uno de los principales motores que está sosteniendo a la economía de México, la consultora subraya tres factores explicativos: la creación de empleo, la recepción de remesas procedentes de Estados Unidos, también en máximos, y la escasa transmisión de las subidas de tasas de interés sobre la economía real. Aunque éste último factor podría tener efectos secundarios retardados. Sin duda alguna el futuro del TLCAN va a determinar muchas de las acciones en la economía y su futuro.

La Concamin también ha hablado al respecto

El comercio bilateral entre México y Estados Unidos ronda los 500 mil millones de dólares. En 2016 exportamos a Estados Unidos productos por 302 mil millones de dólares e importamos 179 mil millones de dólares de ese país. Preservar y fortalecer el libre comercio en América del Norte es un asunto estratégico para los tres países. En el caso de Estados Unidos porque alrededor de 5 millones de empleos dependen directa o indirectamente del comercio con México. En nuestro caso, porque a raíz del TLCAN se multiplicaron por ocho las ventas al exterior y el sector exportador se convirtió en auténtico motor de nuestra economía.

Pero además, es preciso recordar que México y Estados Unidos no intercambian únicamente productos terminados o materias primas, elabo- ramos conjuntamente productos industriales de diversa índole, desde automóviles, pantallas de TV, electrodomésticos, maquinaria, autopartes, piezas para la industria aeroespacial, todos ellos sectores estratégicos por su contenido tecnológico y por el valor agregado regional proveniente de las cadenas de suministro creadas para elevar la competitividad de los productos que conjuntamente ensamblamos.

Más allá del discurso que se empeña en descalificar al TLCAN están los hechos que acreditan la interdependencia lograda al cabo del tiempo y la visión estratégica de quienes se encargarán de renegociar modernizar el contenido de un acuerdo que generó más beneficios que resultados negativos a las tres economías. México está preparado para la negociación seria, constructiva e incluyente. México no irá la renegociación del TLCAN como una víctima, sin lugar a dudas es un actor primordial en el escenario económico de Norteamérica.

Para el amplio círculo de analistas es notorio que a ningún país le conviene abandonar el tratado, pero sí existen oportunidades de negociación en las que algunos pueden salir mejor librados que otros. Los mercados empezaron a reaccionar con temor al inicio de las amenazas del presidente Trump respecto a salirse del TLCAN, esas amenazas siguen, pero ya hacen poco efecto negativo en los mercados, mismos que consideran que será poco factible que Estados Unidos abandone el tratado, aunque no descartan una postura más agresiva hacia México y más suave con Canadá.

Antonio Sandoval

Artículo publicado en la edición 62 de Global Industries:

Artículo anteriorResumen 2017: El TLCAN y la política industrial mexicana
Artículo siguienteResumen 2017: Hannover Messe 2017