Tren Maya llevará a cabo acciones de mitigación y reforestación en cada kilómetro: Fonatur

0
367

El total de especies arbóreas a remover son 11 árboles por hectárea, los cuales se rescatarán y reubicarán de acuerdo con el programa presentando en la MIA-R (ver cap. VI). Asimismo, se removerán por hectárea 5 arbustos, 3 herbáceas, 0.1 epífitas y 0.1 individuos de la Norma.

Con relación a las notas periodísticas en las que se afirma que: “Para llevar a cabo la Fase 1 del Tren Maya, el gobierno federal desmontará más de 11 mil árboles de importancia dentro de la selva”, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo, Fonatur hace las siguientes precisiones:

Desde que el Gobierno de México, a través de Fonatur, comenzó la planeación del Tren Maya, se ha tenido siempre en cuenta que, esta obra debe cumplir con todas las normas ambientales aplicables para un proyecto de esta magnitud y también, anticiparse a los posibles impactos ambientales que traerá consigo la construcción del tren.

En lo que se refiere específicamente a los impactos ambientales están las acciones que por Norma se deben llevar a cabo durante su construcción y, sobre todo las acciones de mitigación que se van a realizar para que las afectaciones de la obra a la zona sean compensadas en su totalidad.

El 16 de junio el Fonatur dio a conocer que entregó la Manifestación de Impacto Ambiental, MIA, de los tramos 1, 2 y 3, que van de Palenque (Chiapas) a Izamal (Yucatán) a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Semarnat. La cual se puso a disposición del público en general.

En esta Manifestación de Impacto Ambiental de los tramos 1, 2 y 3, se especifica que serán afectadas 606.04 hectáreas modificando su condición. Para dar una idea de la dimensión de esta área, es poco más del doble de lo que mide el área abierta a la visita pública de Teotihuacán, que es de 264 hectáreas. Esta área, ha sido cuantificada y reportada en la MIA.

Cabe recordar que en la extensión correspondiente a los Tramos 1, 2 y 3 ya existe vía férrea; es decir, toda esta zona ya se encuentra impactada desde hace varios años, sin que se hayan realizado acciones de mitigación o compensación. La vegetación que ha vuelto a crecer en la zona se le conoce como vegetación secundaria, que está integrada por las especies derivadas de Selvas: Baja Espinosa Subperennifolia (25 a 50% de las especies pierden las hojas), Baja Caducifolia (más del 75% de las especies pierden sus hojas), Subperennifolia (50 a 75% de las especies pierden las hojas); todas estas especies miden menos de 15 metros. Otra especie de vegetación secundaria que se encuentra en esta zona es Alta Perennifolia (menos del 25% de las especies pierden sus hojas) con ejemplares de más de 30 metros.

De conformidad con los estudios de evaluación de impacto ambiental realizados por Fonatur, será necesario remover un total de 11 mil 094 individuos de vegetación. De los cuales 6 mil 637 son árboles de especies de vegetación secundaria, 2 mil 691 son individuos de vegetación secundaria arbustiva, mil 700 son individuos de vegetación secundaria herbácea y 66 son epífitas, plantas que crecen encima de otras plantas.

El total de especies arbóreas a remover son 11 árboles por hectárea, los cuales se rescatarán y reubicarán de acuerdo con el programa presentando en la MIA-R (ver cap. VI). Asimismo, se removerán por hectárea 5 arbustos, 3 herbáceas, 0.1 epífitas y 0.1 individuos de la Norma.

Es necesario, precisar que, del número de árboles arriba señalados, 61 individuos corresponden a 4 especies bajo alguna categoría de protección de acuerdo con la NOM-059-SEMARNAT-2010, la cual protege a las especies nativas, lo que equivale al 1% del número total de individuos a remover.

Las 606. 04 hectáreas que se afectarán en la construcción de los tramos 1, 2 y 3 corresponden al 24% de la superficie total requerida para la ejecución del proyecto Tren Maya Fase 1, esta superficie se encuentra actualmente cubierta, como se ha indicado, de vegetación secundaria y no de selvas prístinas, ni vírgenes.

Por lo anterior Fonatur reitera lo siguiente: solo serán afectados 6,637 árboles. Lo que equivale a 11 árboles por hectárea. Además, se contemplan programas de rehabilitación y reforestación como medidas de mitigación de impacto ambiental para recuperar los ecosistemas.

Estos programas contemplan acciones de mitigación para compensar el impacto reforestando casi el doble de la superficie de vegetación afectada, así como la realización de acciones destinadas a la conservación de suelo y agua. Las acciones de reforestación y de conservación de suelo y agua serán monitoreados, de manera regular y sistemática, desde el inicio de la obra con objeto de garantizar su éxito.

A la opinión pública les decimos lo siguiente:

Cada kilómetro que recorrerá el Tren Maya ha sido estudiado y analizado con detalle, tomando en cuenta, tanto las variables relativas a la infraestructura como las del medio ambiente, sociales, económicas y culturales, cuidando el equilibrio entre el desarrollo y el cuidado del medio ambiente.

El Tren Maya controlará los impactos de las obras y las actividades de estas durante su construcción y operación para proteger el medio ambiente del sureste mexicano, a través de la instrumentación de estrictos programas de supervisión y vigilancia ambiental, los cuales ya son parte de los Planes de Gestión Ambiental de las empresas constructoras participantes.

Todo este trabajo estará acompañado de especialistas, expertos y científicos quienes aportarán todos sus conocimientos para asegurar que esta obra cumpla cabalmente con las mejores prácticas internacionales.

La información a detalle de la MIA entregada a Semarnat puede consultarse en el sitio web www.trenmaya.gob.mx/estudios-ambientales/