Cobots móviles, los grandes aliados disruptivos para las industrias

0
583

Los robots en las fábricas han sido históricamente difíciles de manejar, peligrosos y confinados a grandes entornos industriales. Pero ahora, los robots colaborativos más pequeños están superando los desafíos tradicionales en todo tipo de industrias.

Omar Alejandro Aquino Bolaños, Sales Director para Latinoamérica de MiR, explica que generalmente estas máquinas han sido dispositivos grandes confinados en áreas restringidas que realizan trabajos repetitivos y peligrosos en lugar de los humanos. A medida que la revolución de los teléfonos inteligentes y el desarrollo de vehículos autónomos han reducido los costos de hardware comercial, los robots más pequeños y diestros han llegado a las fábricas.

Estos robots más ligeros y de menor costo pueden equiparse con sensores que les permiten trabajar en colaboración con los humanos en entornos industriales, creando robots colaborativos o cobots: robots que pueden realizar tareas como agarrar objetos pequeños, transportación e incluso aprender a resolver problemas específicos de logística.

Si bien los cobots son solo una fracción del mercado actual de robots industriales de $40 billones de dólares, estos crecerán a más de $10 billones de dólares en la próxima década.

Históricamente, el sector de la robótica en general se ha visto afectado por una serie de problemas como:

– Problemas de visión: la tecnología de visión que permite a los robots identificar y navegar alrededor de los objetos (incluidas las personas) ha sido lenta en mejorar, ya que las empresas confían en jaulas para proteger a los humanos de los robots que no pueden maniobrar a su alrededor.

– Problemas de destreza: las capacidades mecánicas y de agarre del robot aún son limitadas.

– Bajo ROI: los bajos costos laborales han evitado la necesidad de una integración generalizada de la robótica en campos como la agricultura y la fabricación.

Cómo los cobots están aprovechando la nueva tecnología de visión

A medida que los robots tradicionales proliferaban en fábricas en todo el mundo, los sistemas de visión que permitían a los robots identificar y navegar de manera segura alrededor de los objetos eran, en gran medida, una idea muy lejana.

Muchos robots realizan tareas repetibles en entornos altamente estructurados, por lo que las medidas de seguridad generalmente consisten en una jaula para evitar que los humanos se acerquen peligrosamente a un robot. Pero ahora, esto está cambiando.

En los últimos años, el hardware de visión se ha vuelto mucho más barato, más efectivo y, como resultado, más generalizado. Muchas empresas nuevas hoy trabajan con cobots móviles habilitados con visión que están cargados de sensores y pueden operar sin jaulas junto con los humanos.

¿Dónde nos encontramos ahora?

Enseñar a los robots a mapear y manipular objetos es una tarea difícil. Pero una serie de desarrollos de investigación especializados como los que forman parte de los robots de Mobile Industrial Robots (MiR) han demostrado ser exitosos con el aprendizaje, donde los cobots pueden reconocer objetos nuevos sin una gran cantidad de datos de entrenamiento.

Es posible que los futuros robots solo necesiten ver a un humano una vez para aprender una tarea, o puedan programarse mediante el control de gestos a través de realidad virtual (VR, por sus siglas en inglés)

Si bien esta tecnología sigue mejorando día con día, los sistemas de hoy ya son lo suficientemente buenos para que los robots trabajen junto a los humanos. Actualmente, los brazos robóticos y sus símiles móviles AGV (vehículos guiados automatizados, que transportan materiales), se han convertido en un estándar en los entornos de fabricación y almacenamiento.

La demanda de cobots: gran oportunidad de crecimiento para cualquier industria

Las principales industrias fueron sorprendidas por la nueva ola de cobots a partir de la década de 2010. Pero ¿a qué se debe la repentina demanda de cobots?

Una gran razón podría ser el aumento de los costos laborales en todo el mundo. Debido al crecimiento económico, los salarios en los países industrializados se han disparado. En China, por ejemplo, los salarios promedio se han más que duplicado desde 2006, y el país ya no se considera un destino para la subcontratación a bajo costo.

De hecho, China ahora es tan costosa que está perdiendo empleos de electrónica de consumo a vecinos de menor costo como Vietnam, lo que impulsa su demanda de robots para que crezca más del 20% que el año pasado.

La mano de obra costosa también está inclinando la balanza para una fabricación más localizada, y la robótica está permitiendo una nueva tendencia en diferentes países de retorno de mano de obra o producción en el lugar de origen. Ahora las empresas recurren cada vez más a los cobots, que sean vuelto fácilmente programables, más baratos que la mano de obra tradicional e incluso baratos en comparación con los robots tradicionales. Por todas estas razones, los fabricantes de cobots y AGV como MiR están vendiendo más unidades a precios cada vez más bajos.

Es una realidad que el mercado de los robots colaborativos está pasando por un momento de adopción por parte de las industrias lento. Esto se debe en gran medida a la constante falta de conciencia y conocimiento de este tipo de herramientas por parte del mercado. Por ejemplo, Mobile Industrial Robots destaca que solo el 10 por ciento de su mercado objetivo realmente posee el conocimiento acerca de los robots colaborativos móviles, por lo que hay un 90 por ciento de potencial que no se ha aprovechado.

Por lo anterior, sigue siendo una tarea fácil hacer ver a los fabricantes lo que estas herramientas pueden aportar en materia de seguridad y las capacidades que poseen para ayudar directamente a los trabajadores humanos.

Cambios positivos para la fuerza laboral del futuro

Alrededor del mundo existen evidencias de cómo la automatización ha transformado a las fábricas y minimizado el miedo de los trabajadores por ser desplazados, permitiéndoles ser más productivos y estar mejor capacitados.

Si bien los cobots tienen un gran atractivo, que sugiere una sinergia entre robots y humanos, no hay duda de que esta tecnología está en el centro de la disrupción de las industrias. Y con la demanda y la tecnología creciendo a la par, los cobots jugarán un papel trascendental.

Una mejor automatización tendrá efectos de gran alcance que cambiarán todo tipo de industrias y negocios como los conocemos. Las fábricas se reubicarán, menos obligadas a operar donde hay mano de obra barata. Los trabajos relacionados con la gestión de robots en fábricas y otros lugares podrían aumentar. Las nuevas inversiones en tecnologías de robótica colaborativa pueden incluso conducir a un aumento de la productividad a gran escala.

Las formas en que las compañías integran la tecnología, así como las políticas que los gobiernos implementan para regularla en esta próxima fase económica, tendrán profundas implicaciones sobre si vemos a nuestros cobots actuales y futuros más como colaboradores que reducen los costos y mejoran las oportunidades para los trabajadores, o como la manifestación física de la automatización y el desplazamiento del trabajador humano actual.

Artículo anteriorMéxico continuará en defensa de una región competitiva y libre de aranceles que proteja los derechos humanos
Artículo siguienteRed Inteligente hace Hospitales Inteligentes para tener una Salud Inteligente