Cuatro tendencias que cambiarán la industria de las telecomunicaciones en el 2023

0
393

Adolfo Hernández, Vicepresidente de Telecomunicaciones de AWS compartió sus predicciones relacionadas a los cambios que enfrentará dicha industria el próximo año. El ejecutivo aseguró que a nivel global las empresas se enfrentaron a interrupciones en la cadena de suministro, alza del precio de la energía, presiones inflacionarias entre otras

 De cara al futuro, el 2023 probablemente será otro año difícil y de muchos cambios.

Si bien no hay forma de predecir cómo se desarrollará exactamente el año, para las empresas de telecomunicaciones, existen algunas tendencias que desde AWS se espera se vuelvan repetitivas.

  • Mayor énfasis en datos: Las decisiones basadas en datos pueden ayudar a las empresas de telecomunicaciones a reducir los costos operativos, reinventar las experiencias de los clientes e impulsar nuevas innovaciones. Las compañías de telecomunicaciones tienen océanos de datos, pero gran parte de ellos son multidominio y están en silos. Esto dificulta la consolidación, el control y el intercambio de datos en toda la organización.

Se vuelve necesario adoptar una arquitectura de malla para liberar los datos. Luego, se comparten en un catálogo centralizado donde las líneas de negocios pueden ser descubiertos  para consumirlos y brindar resultados comerciales transformadores.

Una malla de datos también garantiza que las líneas de negocio tengan las herramientas adecuadas para el trabajo. Por ejemplo, permite que los que no son científicos de datos construyan, entrenen e implementen modelos de Machine Learning (ML), lo que aumenta su adopción en toda la organización y ofrece un impacto exponencial en la innovación mientras enriquece la experiencia del cliente.

  • Sostenibilidad: los costos de energía se mueven a la parte superior de la agenda. Las empresas de telecomunicaciones tienen un papel importante que desempeñar para ayudar a otras industrias a ser más ecológicas mientras reducen sus propias emisiones. La industria mundial de telecomunicaciones produjo el 2,6 % del total mundial de emisiones de dióxido de carbono (CO2) en 2020, según el reporte de la Asociación Europea de Operadores de Redes de Telecomunicaciones.  En comparación, la industria mundial de la aviación civil representa alrededor del 2%.

Con el aumento de los costos de la energía, las operaciones basadas en datos podrán ayudar a las empresas de telecomunicaciones a reducir su uso. Según GSMA Intelligence, el consumo de energía representó el 15-40% del gasto operativo de las empresas de telecomunicaciones en 2021, y se espera que esa cifra aumente en los próximos años. Informes de McKinsey y Ericsson estiman que la mayor parte de ese consumo de energía provendrá de las redes de acceso de radio (RAN) y alrededor del 60% al 75% del consumo de energía de un operador de red móvil.

Sin duda alguna, pasarse a la nube ahorra energía. La migración de cargas on-premises a AWS puede reducir la huella de carbono del workload en casi un 80%, según varios estudios realizados por la firma analista internacional 451 Research, parte de S&P Global Intelligence. Esa cifra aumentará al 96% una vez que AWS funcione con energía 100% renovable (meta que Amazon espera alcanzar en el 2025). La infraestructura de AWS es 3,6 veces más eficiente desde el punto de vista energético que la mediana de los centros de datos empresariales de EE. UU. encuestados y hasta 5 veces más eficiente que el promedio de los centros de datos empresariales en Europa.

  • Más asociaciones harán crecer el ecosistema 5G a medida que maduren las redes: Durante los últimos años, hemos escuchado la promesa de ingresos adicionales del 5G, pero todavía tenemos que ver que se cumpla esta promesa. El 2023 marcará el comienzo de un punto de inflexión. Con la maduración de las redes y el hardware es necesario más asociaciones entre industrias y funciones cruzadas necesarias para crear nuevos servicios 5G. De igual forma, será importante reducir las barreras para construir y administrar redes 5G públicas y privadas.

Las redes inalámbricas privadas brindan conectividad de banda ancha, similar a una red inalámbrica pública. Pero son propiedad de y están controladas por la organización que las construyó o las compró. Ofrecen un mayor control sobre la capacidad, la confiabilidad y la seguridad de la red, y una velocidad más rápida en comparación con WiFi. IDC estima que el TAM para la tecnología inalámbrica privada LTE/5G puede llegar a $ 8,3 mil millones hasta 2026. Sin embargo, a principios de este año, los analistas de Dell’Oro Group ajustaron sus pronósticos para el 5G privado para reflejar una aceleración más lenta.

Parte de esto se debe al alto costo y la complejidad de la capacidad de planificar, construir, implementar y administrar una red privada. Sin embargo, estamos viendo más asociaciones en este campo para reducir el tiempo de comercialización y simplificar el proceso.

  • Transformación de las propias empresas de telecomunicaciones.

La cuarta tendencia en el próximo año será la evolución acelerada de las empresas de telecomunicaciones a «tech-cos». Estas compañías buscan ansiosamente el crecimiento de sus ingresos, innovación más rápida y capacidades internas para desarrollar e introducir nuevos servicios y ofertas a sus clientes.

Esta no es una labor sencilla, ya que las empresas de telecomunicaciones suelen operar utilizando aplicaciones heredadas, mano de obra tradicional y procesos de desarrollo de larga data. Sin embargo, estamos viendo empresas de telecomunicaciones que tienen una visión y un deseo claros de lograr la innovación y mejorar la experiencia del cliente.

Algunos de los mejores ejemplos incluyen a SK Telecom, con sede en Corea del Sur, que está trabajando activamente para transformarse en una empresa de IA y también quiere transformar su servicio de metaverso Ifland, que ya está disponible en todo el mundo. Y Telia, en Suecia, que está invirtiendo en capacitar y mejorar las habilidades del 10% de su fuerza laboral para crear y operar aplicaciones de Inteligencia Artificial y ML nativas de la nube.

Más allá de agregar nuevos servicios para los clientes, también anticipamos que más empresas de telecomunicaciones experimentarán con la ejecución de su red como una plataforma. Este enfoque proporcionaría una nueva forma de monetizar sus construcciones de red y poner en marcha un nuevo MVNO en un par de días, que también podría operar de manera rentable con tan solo 10 mil suscriptores.

Colectivamente, las empresas de telecomunicaciones que adopten estas cuatro tendencias estarán mejor posicionadas para lograr un nuevo crecimiento, así como para adaptarse a nuevas innovaciones, como el metaverso y una mayor adopción de Internet de las cosas (IoT). De esta manera, el ejecutivo de AWS concluye, esperando que el 2023 sea un año de transformación masiva y donde la compañía pueda acercarse más a las empresas de telecomunicaciones para ayudarlas a alcanzar este futuro.

Artículo anteriorEmerson presenta su visión de la arquitectura para una «automatización sin límites»
Artículo siguienteYahoo selecciona a AWS como su proveedor de nube pública para su Ad Tech Business