miércoles, abril 25, 2018

NAICM, mantiene el vuelo en medio de turbulencias nacionales y globales

0

La expectativa de que sea inaugurado en 2020 se mantiene vigente.
Algunas licitaciones esperadas para este año ya se realizaron.

Industria automotriz, nuevas reglas

0

Las ventajas comparativas de nuestro país no
podrán eliminarse tan fácilmente, eso mantendría
el atractivo de México para las inversiones.

Noviembre negro para el peso; se deprecia 8.5%

0

La moneda nacional
experimentó su peor
caída para un mes en
casi 30 años, sacudida
por el inesperado triunfo
de Donald Trump en la
elección presidencial
estadounidense.

Inseguridad frena los engranes de la economía

0

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización
de Empresas 2016, 57.4% de las unidades económicas
considera la inseguridad y delincuencia como el
problema más importante para su operación.

Peso esquiva impacto por Gasolinazo

0

A pesar de una fuerte depreciación en los primeros
días del año por la liberalización de los precios de los
combustibles, la divisa mexicana ha logrado recuperarse
y estacionarse sobre la banda de las 21 unidades.

Política proteccionista de EU condiciona a las energéticas

0

Las acciones de las empresas del sector industrial de México han tenido
un flojo arranque en la BMV, frenadas por la volatilidad del tipo de cambio
y la incertidumbre que rodea al nuevo presidente estadounidense.

Anticipan promisorio futuro para industria automotriz

0

A diferencia de pronósticos poco alentadores para otros rubros productivos
por el llamado “gasolinazo” y el proteccionismo de Donald Trump, las cifras
de 2016 han permitido crear una expectativa positiva para el sector.

Acerera AHMSA retoma brillo en 2016

0

Hasta septiembre del año pasado, la siderúrgica acumuló una
ganancia de $200 millones de pesos, apoyada en la reducción de
costos, avances de eficiencia y una mayor variedad de productos.

Tasas variables nunca, sólo créditos a tasa fija

0

No sabemos cuánto durará el periodo de
tasas altas en el mundo, lo mejor es evitar
los créditos en la medida de lo posible.

Archivo: México, la desaceleración está a la vuelta de la esquina

0

Los efectos de los terremotos serán inicialmente negativos y obligarán a una contracción en el PIB, aunque después vendrá un repunte.

Nuestra perspectiva: Prevemos un crecimiento del PIB de 1.9% en 2017 y 1.6% en 2018. Esto es un cambio de nuestras expectativas anteriores de 2.1% y 1.3%, respectivamente. Ya hemos incorporado la desaceleración esperada del tercer trimestre de 2017 después de los terremotos, y la esperada aceleración posterior por el gasto de gobierno y la reconstrucción. Prevemos una inflación de 6.4% al cierre de 2017, y 3.6% a finales del 2018. Vemos que Banxico se mantenga con una tasa en 7% por el resto del año y que recorte la tasa de interés en 100 puntos base (pb) en la segunda mitad del 2018. El TLCAN será una negociación complicada, la cual es probable que se extienda más allá de este año.

Perspectiva principal: Prevemos que el PIB se desacelerará debido a políticas fiscales y monetarias más estrictas, aunado a la incertidumbre creada por las negociaciones del TLCAN. Un crecimiento lento ayudará a la inflación. Vemos que el TLCAN se actualizará de forma trilateral, pero después de una larga y complicada negociación.

Principales riesgos: El riesgo al alza más importante para nuestra perspectiva de crecimiento es que Estados Unidos continúe con un crecimiento fuerte sin inflación. El principal riesgo externo a la baja son las políticas públicas de Estados Unidos y las ventas de autos nuevos en ese país.

Cambios a nuestro pronóstico del crecimiento del PIB después de los terremotos:

Hemos modificado nuestro pronóstico del crecimiento del PIB a 1.9% de 2.1% para el 2017, y a 1.6% de 1.3% para 2018. Debido a dos razones: el impacto de los dos terremotos durante septiembre y la desaceleración más de lo esperado en la actividad en el margen.

Los terremotos significan una contracción en el tercer trimestre…

Estimamos una contracción en la actividad económica de 2pp durante el tercer trimestre de 2017, como consecuencia de los dos grandes terremotos de septiembre (sobre la tasa de crecimiento trimestral, anualizada usando datos ajustados por estacionalidad). El primer terremoto tuvo una magnitud de 8.2 y afectó a los estados de Oaxaca, Tabasco, y Chiapas. Combinados, estos estados representan un 6.4% del total del PIB. El segundo terremoto tuvo una magnitud de 7.1, y afectó a Puebla, la Ciudad de México, Morelos, y el Estado de México, entre otros estados. Estos estados equivalen a un 30% de total del PIB. El impacto en la economía del segundo terremoto es mayor, aunque fue de menor magnitud. La contracción en septiembre debido a los terremotos junto con la contracción del IGAE en julio, nos llevó a reducir nuestra expectativa del crecimiento anual del PIB por debajo del 2%.

 …seguido de una aceleración

Prevemos un impacto positivo neto en la economía después de los terremotos, tomando en cuenta la reconstrucción y el apoyo. El gobierno tiene varios recursos. Uno de ellos es el FONDEN (Fondo Nacional para Desastres Naturales), con cerca de $850 millones de dólares disponibles en el 2017 y 2018. Pero el gobierno también puede utilizar recursos fiscales, a expensas de un menor superávit primario este año y el próximo. En general, el gobierno podría utilizar 1% del PIB para la reconstrucción y el apoyo a los damnificados, y aun así tendría un superávit primario en ambos años. Estimamos que estos recursos tendrán un impacto positivo en la economía durante el último trimestre de 2017 y la primera mitad del 2018. El apoyo fiscal nos llevó a incrementar nuestro pronóstico de crecimiento del PIB para 2018 a 1.6% de 1.3%. Todavía esperamos una desaceleración en la economía, pero menos marcada que antes, gracias a una menor consolidación fiscal después de que ocurrieran los desastres naturales.

Parece que la inflación ha llegado a su nivel máximo

En agosto, parece que la inflación ha alcanzado su máximo, con 6.7%; lo cual está en línea con nuestras expectativas y la visión de Banxico de que no se necesitan más alzas en las tasas de interés. El registro de la primera mitad de septiembre mostró que varios de los sub-índices afectados por las alzas en precios energéticos de principio de año, y la depreciación del peso hasta enero, ya van a la baja. La inflación subyacente mostró evidencia de que la apreciación del peso desde mediados de enero está ayudando a reducir la inflación.

Banxico recortará tasas durante la segunda mitad del 2018

Prevemos que el siguiente movimiento de Banxico sea un recorte, debido a la desaceleración en la actividad económica y la inflación que anticipábamos. El riesgo es que Banxico pueda hacer recortes de forma anticipada, si la inflación o la economía se desaceleran más rápido. Prevemos un recorte de 100 puntos base durante la segunda mitad del 2018, después de las elecciones. El total de los recortes, incluso la posibilidad de ellos, depende de los movimientos de la Fed. Nuestro equipo de economistas para Estados Unidos esperan que la Fed suba 25pb en diciembre 2017, y tres veces en 2018.

Un evento importante es la renegociación del TLCAN

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) está en un proceso de renegociación. Las autoridades esperan que las negociaciones terminen en diciembre del 2017, para poder mandar a aprobación un borrador a los cuerpos legislativos de cada país. Pero esta fecha parece ser muy apretada, debido a que la eliminación del capítulo 19 y la imposición de las medidas por parte de Estados Unidos que buscan reducir el déficit comercial con México no se han puesto a discusión todavía. El calendario también se ve muy apretado debido a las recientes discusiones comerciales entre Estados Unidos y Canadá, entre otros dada la insistencia de Canadá de mejorar las regulaciones laborales en el TLCAN.

Vemos que existe una importante probabilidad de que las negociaciones o al menos el proceso de aprobación de la actualización del TLCAN se empalmen con las elecciones en México y Estados Unidos en 2018. Creemos que existe una baja probabilidad de que Estados Unidos se salga del TLCAN, dados los beneficios que reciben los productores de dicho país y el fuerte poder de cabildeo de algunos beneficiarios del TLCAN en Estados Unidos. La incertidumbre seguirá alta si las renegociaciones del TLCAN toman más tiempo de lo esperado por las autoridades y se empalman con las elecciones, retrasando las inversiones. Si las renegociaciones del TLCAN se salen de control y se imponen políticas proteccionistas, la economía sufrirá dos grandes shocks: menor demanda externa y altas primas de riesgo, lo cual tendría un impacto negativo en la economía y en el precio de los activos.

Carlos Capistrán
Economista en Jefe para México y Canadá
Bank of América, Merrill Lynch

El peso se depreciará 15% en los primeros tres meses del año

0

Después de que Donald Trump asuma la presidencia de
Estados Unidos, el 20 de enero, la depreciación de la divisa
mexicana podría reanudarse hasta niveles sin precedentes.

¿Estamos ante un crash bursátil en Wall Street?

0

Si nos atenemos a lo que dicen las cifras la respuesta inmediata es sí, el desplome acumulado de la bolsa de valores de Nueva York nos indica que ya se trata de un nuevo crash en Wall Street, aunque con características diferentes, que bien valen la pena analizar.

Primero veamos los números; para tal efecto utilizaremos el icónico Índice Industrial Dow Jones, aunque como sabemos, el índice más representativo del mercado es el S&P500 por considerar, como su nombre lo indica, a las 500 empresas estadounidenses con mayor valor de capitalización.

El otro índice relevante, que pudiera incluso pelearle al S&P500 el sitio de privilegio es el índice de acciones tecnológicas Nasdaq. El desplome de esta semana es dramático; el viernes previo el Dow Jones cerró en 25,520.96 unidades, y este jueves se ubicó en 23,860.46 puntos; lo anterior quiere decir que la caída acumulada es de 1,660.50 puntos, equivalente a 6.51 por ciento.

Los dos días de descalabros históricos significaron un acumulado de 2,208.10 unidades, igual a 8.75 por ciento. Nunca en la historia del mercado de valores de Estados Unidos el Dow Jones se había desplomado más de 2 mil puntos en dos sesiones casi consecutivas de la misma semana, aunque también vale la pena decir que nunca había estado en los niveles que alcanzó previo al desplome, éste es un punto clave.

Explotó la burbuja bursátil antes de tiempo

Es un hecho que había en el mercado de valores de Wall Street una burbuja iniciada incluso antes de las elecciones de noviembre de 2016 en Estados Unidos; de hecho, en cierta forma los inversionistas fueron proclives a Trump por sus promesas de campaña, el recorte a los impuestos, finalmente cristalizado, era uno de los grandes atractivos.“Compra el rumor y vende la noticia”; así dicen en los mercados, eso es lo que hicieron los inversionistas, compraron poco a poco ese rumor, el de los impuestos, junto con otros más; las compras se profundizaron con la victoria de Trump y su llegada a la Casa Blanca; él mismo se atribuyó ser la causa principal, y tenía toda la razón.

Era posible que el mercado siguiera con su tendencia alcista; si bien las cifras financieras de las principales emisoras no fueron las mejores durante 2017, faltaba que reflejaran en 2018 el recorte de impuestos y el constante crecimiento del consumo.

Pero, el contexto global no es el mejor, el crecimiento económico tampoco, la inflación puede convertirse en un problema, y, por si fuera poco, la llamada “burbuja del todo” es una amenaza constante, especialmente en la parte de las llamadas criptomonedas. Por eso estalló la burbuja bursátil antes de tiempo, a eso se debió que el icónico Dow Jones se haya desplomado más de mil puntos en dos ocasiones durante una sola semana.

Sin embargo, este crash es un tanto diferente al de otras épocas, primero porque agarra a la economía de Estados Unidos en otra fase, muy cerca del pleno empleo y con incrementos sólidos en el PIB, a tasa anual de más de 2 por ciento. Segundo, porque la actuación de los bancos centrales es todavía indescifrable; en realidad el previsible incremento de la inflación fue solamente un pretexto y si bien es cierto que habrá aumentos en las tasas de interés, no se avisora un repunte impresionante de las tasas en ninguna parte del mundo.

Es decir, el crash no es generado por un factor económico-estructural, no al menos como elemento decisivo; estamos frente a un desplome determinado por el propio mercado, eso es una ventaja y una desventaja. Es una ventaja porque el propio mercado puede autocontenerse, calcular el momento en el que se ha excedido; una desventaja porque nadie sabe hasta dónde puede llegar el mercado.

Estallaron dos burbujas

Casualmente, en el mundo parece registrarse una cruzada de los bancos centrales contra las criptomonedas, lo que ha desplomado a todas ellas, el bitcoin ha perdido más de 50 por ciento desde su nivel máximo; pude que no haya una conexión directa, de hecho, las criptomonedas no son un mercado formal en la inmensa mayoría del mundo, pero sus conexiones son una realidad.

Estalló la burbuja de las criptomonedas y también la de Wall Street. ¿Qué más sigue?

Antonio Sandoval

 

 
 

Síguenos en Redes

310FansMe gusta
33SeguidoresSeguir

Últimas Noticias