Las 6R de la migración a la nube para el desarrollo eficaz de soluciones tecnológicas

0
939

Por Héctor Bueno Castro, Associate Partner Cloud Lead, EY Latinoamérica Norte.

El diseño, construcción, mantenimiento y administración de sistemas pasa por un proceso de evolución en donde el uso de la nube favorece la utilización de tecnologías disruptivas que ayuden a las empresas a conformar sus estrategias innovadoras mediante el despliegue ágil de procesos y soluciones tecnológicas flexibles, beneficiando el time-to-market ymejorando la experiencia de los usuarios.

La nube se refiere a la asignación de recursos de TI bajo un esquema de pago por uso, en lugar de tener que adquirir y mantener la infraestructura necesaria para soportar las aplicaciones corporativas. Este esquema proporciona velocidad, flexibilidad y escalabilidad en la asignación de recursos, lo cual permite a las empresas desarrollar, respaldar e innovar soluciones tecnológicas con mayor eficiencia en función de sus necesidades.

La adquisición de recursos de nube puede realizarse por medio de infraestructura en la nube / servicio IaaS (ej. máquinas virtuales), plataformas de nube / servicio PaaS (ej. base de datos como servicio), y software en la nube / servicio SaaS (ej. correo electrónico).

En primer lugar se requiere implementar un proceso de migración, el cual considera el movimiento de las aplicaciones y sus datos a la nube. Dentro de este proceso se debe evaluar cuál es la mejor forma de realizar esta migración de acuerdo con sus características. Dicha evaluación previa, permite clasificar las aplicaciones existentes en seis categorías (6R): Retirar, Retener, Reemplazar, Rehost, Replatform, Rebuild; lo que indica si la aplicación puede ser migrada y bajo qué criterios.

La categoría de “Retirar” se refiere a aquellas aplicaciones que ya están en las fases finales de su ciclo de vida, debido a que sus funcionalidades no tienen un uso exhaustivo o están en desuso y que, por lo tanto, no requieren ser migradas a la nube. En tanto, “Retener”, hace referencia a las aplicaciones que no serán migradas a la nube, ya sea por dependencias técnicas o de negocio. La tercera R, “Reemplazar” son aquellos sistemas que serán decomisados a corto plazo en favor de una nueva aplicación, generalmente este tipo migración es en un esquema SaaS.

Por su parte, “Rehost”, trata de las aplicaciones que pueden ser migradas a la nube conservando todas sus características y configuraciones. La categoría “Replatform”, se refiere a aquellas aplicaciones que tendrán un impacto en la plataforma que la soporta para poder ser migradas, debido a que la plataforma actual no es compatible con las tecnologías de la nube o se requiere hacer un cambio para mejorar el uso de los recursos que provee la nube. Finalmente, “Rebuild”, hace referencia a las aplicaciones en las cuales solo se puede migrar a la nube la lógica de negocio y los datos.

La adopción de la nube en las compañías significa un cambio de paradigma fundamental. Estos recursos son clave para aumentar el crecimiento de las empresas y su implementación requiere estrategias basadas en las 6R.

Artículo anteriorEdifica Procore el futuro de la construcción en México, a través de la digitalización
Artículo siguienteEmpresas deben apostar por el comercio a través de blockchain y perder el miedo a las criptomonedas, coinciden expertos