Walmart va por el mercado fintech en México

0
189

El gigante minorista Walmart está decidido a conquistar el creciente mercado fintech de México, el segundo más grande de Latinoamérica, con la expansión de su billetera digital Cashi, pero analistas creen que la jugada tiene peligros potenciales por apuntar a un nicho de clientes considerado de alto riesgo.

A principios de marzo, en un anuncio esperado por un mercado dominado por Baz (del Grupo Salinas), Spin by Oxxo (de FEMSA) y MercadoPago (de MercadoLibre), Walmart de México y Centroamérica (Walmex) dijo que las autoridades financieras mexicanas le autorizaron la adquisición de una Institución de Fondos de Pago Electrónico (IFPE).

Un mes después, la operación se consumó al conocerse el nombre de la entidad, Trafalgar. Ejecutivos de la firma, de la que Walmart tiene la mayoría accionaria, han dicho que con la operación buscan «desbloquear el potencial de Cashi» empezando con transferencias, retiros y remesas, sin descartar en un futuro, los créditos y otras soluciones financieras.

«Queremos ser la mejor aplicación de servicios financieros de México y eso requiere inversión permanente», dijo a Reuters Marcelino Herrera, vicepresidente senior de Servicios Financieros de Walmex. «Primero tienes que ser la mejor para después ser la más grande», agregó.

La apuesta de Walmex complementa un impulso de Walmart , la mayor corporación pública del mundo, por aprovechar su fuerza para establecerse en el segmento fintech, incluso cuando la turbulencia en los mercados ha alimentado el nerviosismo sobre nuevas formas de financiamiento.

Walmex se ha negado a decir cuánto pagó por Trafalgar. La compañía ha dicho que destinará unos 210 millones de dólares en 2023 para comercio electrónico y tecnología -incluido fintech- en México y Centroamérica, de acuerdo a su plan de negocios. La cifra representa un 14% de su inversión total en la región.

Por su parte, Walmart asignará más de 15,000 millones de dólares en gastos de capital este año para invertir en automatización y flujos de ingresos alternativos, incluido su negocio publicitario, el mercado de terceros y los servicios de entrega.

La cadena con sede en Arkansas, Estados Unidos, espera que estas operaciones contribuyan más a la rentabilidad durante los próximos cinco años que su negocio minorista central.

Cashi vio la luz a fines de 2018 pero se había mantenido como un circuito cerrado de pagos para las tiendas de la cadena minorista, el mayor empleador privado de México.

Herrera aseguró que la baja bancarización en México, donde menos de la mitad de los adultos tiene una cuenta en alguna institución financiera, es una oportunidad para Cashi.

«Tenemos cinco millones de clientes que visitan nuestras tiendas todos los días y la gran mayoría de ellos no accede a un producto financiero y mucho menos a un producto de crédito formal», comentó. «Ahí es donde está la oportunidad de incluir financieramente a nuestros clientes», añadió.

Sin embargo, analistas aseguran que enfocarse en el sector de la población no bancarizada o sub-bancarizada puede poner a Walmex en aprietos por la alta probabilidad de incumplimiento que existe en esos segmentos de la población.

«El nicho de clientes en el cual se enfocan este tipo de fintech»s es muy riesgoso y hemos visto todo lo que ha pasado con las Sofomes (Sociedades Financieras de Objeto Múltiple) en México», opinó Rodrigo Marimon, analista de Moody»s para instituciones financieras, sobre la reciente insolvencia de los prestamistas no bancarios Crédito Real, AlphaCredit y Unifin.

Para Jonathan Stahl, fundador de la web de educación financiera y tecnológica EduFintech, el verdadero riesgo para Walmex será cuando empiece a ofrecer créditos.

«La tarjeta de crédito sería un cambio importante de estrategia en Walmart y allí sí podría asumir riesgos. Entraría en un segmento más riesgoso por los indicadores de morosidad que podrían existir», opinó.

El índice de morosidad (NPL) de la unidad mexicana de Nubank , la fintech más grande de América Latina, fue del 12.2% en febrero, ligeramente por encima del promedio del 11.4% de las entidades enfocadas en microfinanzas, según cifras oficiales citadas en un informe de abril del banco brasileño Bradesco.

Los créditos de consumo totales de Nu México cayeron un 1.6% en febrero, más que el 0.7% de enero, superando el declive del 0.4% registrado por la industria en el segundo mes de 2023, según el informe de Bradesco.

Sinergias

Walmart no ha definido a la industria fintech como una de sus principales prioridades, pero ha invertido dinero en ella durante el último año.

En marzo, desembolsó 200 millones de dólares adicionales en PhonePe, su fintech india, para ayudarla a expandirse a nuevos negocios, como seguros y gestión de patrimonio.

PhonePe es la startup de pagos digitales más valiosa de India con más de 400 millones de usuarios registrados.

En Estados Unidos, Walmart informó el año pasado planes para enfocarse en cuentas bancarias digitales y brindar servicios financieros a sus 1.7 millones de empleados estadounidenses y legiones de compradores semanales a través de su fintech One, con planes de expandirse a préstamos e inversiones.

«Vemos sinergias en los servicios financieros (…) que nos hacen trabajar más como una empresa global y, en cierto modo, más como una empresa tecnológica, creando productos tecnológicos que pueden aprovecharse en todos los mercados más de lo que lo hemos hecho en el pasado», dijo el director ejecutivo de Walmart, Doug McMillon, en diciembre.

«Y creo que eso será aún más cierto en el futuro», agregó.

Entre 2018 y 2021 el ecosistema fintech duplicó su tamaño en Latinoamérica, de acuerdo a un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la aceleradora Finnovista. Actualmente, México tiene 844 fintech»s activas y Brasil lidera en la región con 869 firmas, según un estudio de Finnovating.

Pero el criptoinvierno y la quiebra de grandes prestamistas de la industria de tecnología en Estados Unidos, como Silicon Valley Bank (SVB), así como masivas ventas en el índice Nasdaq, han traído incertidumbre al mundo fintech.

A pesar de ello, las empresas de tecnología financiera más dinámicas de Latinoamérica han crecido a ritmo acelerado. Spin, la cuenta digital de Oxxo, ya suma 4.2 millones de usuarios activos en México en apenas dos años en el mercado y MercadoPago tiene más de 41 millones de usuarios únicos en toda la región.

Para Stahl, Cashi puede llegar a ser de los más grandes de su sector en México mientras «capture» a los clientes que asisten regularmente a las tiendas de Walmart.

«(Pero) llegará un momento en el que capture a la mayoría y allí el crecimiento puede estancarse», advirtió el analista.

Además, aseguró que su mayor reto será Spin, que ha crecido apoyada en las más de 21,400 tiendas Oxxo en todo México y sus 12 millones de clientes diarios versus las 2,700 sucursales de Walmart y cinco millones de clientes diarios.

«No es un tema de quién va a crecer más rápido o más lento. Mientras que tú ofrezcas un servicio innovador al consumidor mexicano que no está bancarizado (…) el crecimiento va a ser muy alto», dijo Marimon, de Moody’s.

«Independientemente de ser el número uno, el número tres o el número cuatro, hay suficiente espacio para que todos hagan un negocio», afirmó.

Artículo anteriorAWS Impact Accelerator arranca con cuatro startups mexicanas seleccionadas
Artículo siguienteLos beneficios de la digitalización en la era moderna