AVL y Rohde & Schwarz trabajan conjuntamente para automatizar y agilizar ensayos de EMC bajo condiciones de conducción realistas

0
307

Los vehículos eléctricos incorporan una gran cantidad de componentes electrónicos que emiten interferencias de radiofrecuencia con posibles efectos negativos en el rendimiento del vehículo y en la experiencia de conducción. Para facilitar y agilizar el proceso de desarrollo, AVL y Rohde & Schwarz, dos de los principales proveedores mundiales de sistemas de pruebas para la industria automotriz, presentan una innovadora solución que permite analizar automáticamente los datos de compatibilidad electromagnética (EMC) de un sistema de propulsión eléctrico simulando condiciones de conducción reales.

La electrificación de los vehículos presenta nuevos desafíos de EMC debido a las mayores frecuencias de conmutación de los semiconductores y a las mayores emisiones producidas por los altos voltajes y corrientes. Los ensayos de EMS (susceptibilidad electromagnética) y EMI (interferencias electromagnéticas) de componentes y vehículos permiten abordar estos desafíos. Para evitar retrasos en el lanzamiento de los productos al mercado resulta fundamental automatizar los ensayos. Además, estos deben ser lo más realistas posible, de ahí la creciente tendencia a realizar ensayos de EMC dinámicos en lugar de estáticos con el sistema de propulsión activo, y variando la velocidad y el par motor durante su ejecución.

La sincronización en tiempo real de los datos de medición entre el banco de pruebas de EMC, el sistema de medición y el software de automatización resulta fundamental para el desarrollo eficiente y reproducible de componentes y vehículos conforme con los estándares de EMC. Con este objetivo en mente, AVL y Rohde & Schwarz han desarrollado una solución para realizar ensayos automáticos con simulación de condiciones de conducción reales, que cumplen con los estándares más comunes del sector. El software de automatización PUMA 2™ de AVL controla el ciclo de pruebas y almacena los datos medidos de forma sincronizada con el software para ensayos de EMC R&S ELEKTRA, lo que permite el intercambio de información entre el banco de pruebas y los equipos de medición de EMC. El software ELEKTRA se ha modificado para conseguir una comunicación automática y sin fisuras con el software CONCERTO™ de AVL y sustituir un proceso manual previo. CONCERTO™ procesa a posteriori los datos medidos automáticamente y genera un informe completo en función de criterios «pasa-no pasa» predefinidos.

R&S ELEKTRA controla sistemas de EMC completos y automatiza las mediciones de los objetos para la certificación en materia de emisiones (EMI) e inmunidad (EMS). El software simplifica la configuración de los sistemas y las descripciones de los ensayos de acuerdo con estándares comunes. Asimismo, agiliza la ejecución de los ensayos y posibilita una rápida generación de un informe completo.

«Muchos clientes llevaban tiempo expresando su deseo de que los analizadores de EMC de Rohde & Schwarz pudieran conectarse al sistema de automatización de ensayos de EMC de AVL. Juntos, hemos cumplido finalmente este objetivo y nos complace ofrecer esta nueva solución, capaz de mejorar y acelerar la validación de EMC de los motores y vehículos eléctricos», señala Alban Hemery, director del departamento de sistemas de prueba de motores eléctricos y aplicaciones de EMC de AVL List GmbH. «Como líder del mercado en instrumentación de EMC, Rohde & Schwarz mantiene una larga y productiva cooperación con AVL en el desarrollo de sistemas avanzados de ensayos dirigidos a la industria automotriz.

La compatibilidad de R&S ELEKTRA con el sistema PUMA 2 de AVL es otro paso importante en la agilización de los ensayos de EMC bajo condiciones de conducción realistas, especialmente para los sistemas de propulsión eléctricos», añade Juergen Meyer, vicepresidente del segmento de mercado automovilístico de Rohde & Schwarz.

Artículo anteriorTendencias 2023 en la adopción de software de gestión
Artículo siguienteEmerson presenta su visión de la arquitectura para una «automatización sin límites»