La política energética actual de México contraviene la tendencia global: IMCO

0
550

A través del documento La energía que queremos el Instituto Mexicano para la Competitividad, A.C. (IMCO) informó que la política energética impulsada por el Gobierno Federal desde el 2018 “ha tenido como objetivo fortalecer la posición de mercado de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) mediante un trato diferenciado y preferencial en detrimento del resto de los participantes en los mercados energéticos”. Esto es contrario a la tendencia global de transición energética, que exige que la energía eléctrica se genere a partir de fuentes con baja huella de carbono y, por consecuencia, se reduzca el consumo de combustibles fósiles.

Según el IMCO, México sí puede “transitar con éxito de un sector energético anclado en los hidrocarburos a un sector energético competido y una matriz de generación eléctrica diversificada con una menor huella de carbono.” Pero esto depende del “respeto irrestricto del Estado de Derecho y un compromiso creíble del Estado mexicano por generar la certeza jurídica que promueva un clima de inversión.” De esta manera, se propiciará el desarrollo de infraestructura necesaria para el sector, es decir, transporte, almacenamiento de petrolíferos y gas, mayor capacidad de generación con baja huella de carbono, así como el fortalecimiento de las redes de transmisión y distribución.

El IMCO propone en los 3 principales rubros del mercado energético mexicano:

Petróleo

  • Reanudar e incrementar la frecuencia de las rondas de licitación para la exploración y extracción de hidrocarburos.
  • Rediseñar el funcionamiento del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo.
  • Desarrollar una estrategia para refinar productos de mayor valor agregado y reconfigurar instalaciones para petroquímica.
  • Facilitar el otorgamiento de permisos de importación de combustibles.

Gas

  • Desarrollar infraestructura de almacenamiento de gas natural.
  • Desarrollar infraestructura de transporte de gas natural.
  • Facilitar el otorgamiento de permisos de importación y de distribución de GLP al sector privado.

Electricidad

  • Reanudar el otorgamiento de permisos de generación eléctrica privados.
  • Reactivar las subastas de largo plazo.
  • Emitir las disposiciones para la generación distribuida colectiva y el almacenamiento eléctrico.
  • Ejercer en su totalidad los recursos aprobados para inversión en infraestructura de transmisión y distribución.
  • Priorizar las inversiones con recursos públicos en áreas de negocio donde la CFE genera utilidades.

“México debe optar por el desarrollo sostenible y el crecimiento económico. Sin un sector energético dinámico, con competencia, regulación, e inversión pública y privada esto no será posible. El país debe recuperar los años perdidos”

Artículo anteriorEl municipio de Acacoyagua se declara libre de minería
Artículo siguientePaquete Económico 2023: Mil 468 mdp para la reparación del AICM