Monday, November 20, 2017

Archivo: Sector de aviación, a la vanguardia en la lucha contra el cambio climático

0

Ante la amenaza planetaria más grande, el cambio climático, la industria mundial, y específicamente la mexicana, ha emprendido acciones para reducir su huella ecológica, y para construir una estructura económica que la soporte en su camino a la transición.

Con el fin de promover la discusión en la industria, y llegar a mejores soluciones respecto a la mayor amenaza mundial del siglo XXI, el cambio climático, el Instituto Mexicano e Ingenieros Químicos organizó, en las instalaciones del Instituto Mexicano del Petróleo, un Foro “La Industria Mexicana ante el Cambio Climático”, en donde se discutieron temas de relevancia capital para la industria.

Una de las presencias más respetadas que participaron en el foro fue la de Mario Molina, ingeniero químico mexicano quien fue acreedor al Premio Nobel de Química en 1995 gracias a sus descubrimientos al respecto del agujero en la capa de ozono: el antecedente directo del cambio climático. El foro como tal se dividió en dos partes funda-mentales, la primera: una ronda de cuatro conferencias que estuvieron orientadas a los quehaceres en la materia de la ciencia y el gobierno; y la segunda: una ronda de preguntas y respuestas en donde, los funcionarios, ingenieros y público presente pudieron externar sus sapiencias, opiniones y dudas.

Hay un consenso muy claro sobre el cambio climático y sobre cómo funciona el clima

En su intervención, Mario Molina se introdujo en tres principales mitos sobre el cambio climático. El primero: “la ciencia del cambio climático no está bien establecida y no sabemos muy bien cómo funciona el clima”. Esto es un mito, dijo: “lo que sabemos es que hay un consenso muy claro sobre el cambio climático y sobre cómo funciona el clima: todos estamos de acuerdo en que el clima ya está cambiando, y que estos cambios están siendo causados por la humanidad”. El ingeniero enfatizó el papel que juega la atmósfera en la anatomía del planeta: “la atmósfera es una capa muy delgada, pero juega un papel fundamental; muchas veces yo la pongo como si fuera la cáscara de una manzana”. Y continuó explicando que, si emitimos gases a la atmósfera, estos habrán de mezclarse con ella con el paso del tiempo, dando lugar a importantes cambios estructurales, por ejemplo, a los vientos.

Estos cambios estructurales de la atmósfera, dijo, contribuyen a que la energía que llega del sol –que en última instancia es la que determina el clima– no se libere, y el equilibrio térmico se pierda. El segundo mito: “los cambios del clima en todo caso empezarán a ocurrir a finales de siglo y probablemente sean benéficos”. Falso: el premio nobel mexicano explicó que la composición isotópica del carbono que ha pasado muchos años debajo de la tierra, y del carbono natural, por ejemplo, el que exhalamos, es distinta. El carbono que se produce por la quema de combustibles fósiles en la atmósfera en pocos años ha crecido en más del 40%, esto ha logrado que la temperatura promedio del planeta se eleve: este cambio en la temperatura está directamente relacionado con la elevación del carbono producto de la quema de combustibles fósiles.

Tercero: “No es benéfico combatir al cambio climático, pues el costo sería prohibitivo”. También falso. “El argumento”, dijo el ingeniero, “es que la quema de combustibles fósiles es tan extraordinariamente importante para la sociedad, para el progreso económico, que mejor no hacemos nada, pero esto también es un mito”. El surgimiento de la producción de energía a través de fuentes renovables, y su reciente competitividad son ahora soluciones plausibles para transitar de un mundo dependiente de la quema de combustibles fósiles, a uno sostenible. Este fue precisamente uno de los puntos más importantes del Foro, ¿cómo emprender acciones concretas para esa transición energética, sin afectar a la industria y que la economía de los países se venga abajo?

En este sentido estuvieron orientadas el resto de las conferencias. Una de las más interesantes, fue la de Juan Carlos Arredondo Brun, director general de Políticas de Cambio Climático de la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), que versó sobre las ventajas de crear un mercado de carbono en México. ¿Pero qué es un mercado de carbono en México? En palabras del doctor, un sistema que permita que las compañías que más generan emisiones carbónicas, paguen un impuesto por tonelada. Este pago les permitiría recibir un certificado que podría ser comercializable en otros países.

Sabemos que la ciencia no miente, el problema es cómo traducimos lo que nos dice la ciencia en acciones concretas y en política pública

¿Cómo logra el gobierno que la sociedad cambie patrones de consumo, manufactura, movilidad, de desarrollo económico e industrial? Con esa pregunta el doctor Arredondo se dirigió a sus oyentes. “Sabemos que la ciencia no miente, el problema es cómo traducimos lo que nos dice la ciencia en acciones concretas y en política pública”. Ponerle un precio al carbono, dijo, es uno de las herramientas que podemos utilizar. “Esto es, desde luego, un elemento económico y político del cual se valen los gobiernos para incentivar el cambio: la idea es que todos los países que tengan resultados en sus mitigaciones carbónicas, valoren económicamente sus toneladas de carbono, y mediante un papel puedan transferirlas a otros países, esto para que todos los países ayuden a otros a cumplir con las suyas: esto fue el espíritu del Acuerdo de París”.

El experto refirió que, no obstante, es un instrumento económico importante, muchos países pueden tardar años en implementarlo pues re-quiere de amplias regulaciones financieras, pero que uno de los sectores en donde ya se están realizando estos cambios es en la aviación, específicamente en la Organización de Aviación Civil Internacional (ICAO). En este sector se ha decidido, explicó el doctor Brun, que todas las operaciones internacionales participen dentro del mercado de carbono; además, se ha desarrollado un esquema, administrado por la propia ICAO, para que en un futuro cercano el 90% de todas las operaciones internacionales de aviación participen dentro de este mercado.

90% de todas las operaciones internacionales de aviación participaran dentro de un mercado de carbono

“Cada vez que alguien tome un avión a cualquier parte del mundo, las emisiones que estén asociadas a estos vuelos tendrán un costo, y las compañías tendrán que pagar los montos, o reducirlas: hacer algo para que esas emisiones sean menores”, sentenció el funcionario de Semarnat. Las acciones concretas que se han emprendido en el sector, afirmó Brun, están concentradas en identificar todas las emisiones que habrán de liberarse producto de toda la aviación internacional hacia 2020, para ponerles un límite y establecer el costo de las mismas. Esto, en el marco de los límites que estableció el propio Acuerdo de París.

Más allá del pago de los montos por tonelada, el sector aeronáutico está concentrado en modificar tecnológicamente a los aviones para que sus emisiones sean menores. A pesar de lo que se puede hacer en el sector, las emisiones, se calcula, serán mucho mayores: ese margen entre el límite establecido y el crecimiento sostenido de las mismas hacia 2020 será la llamada “demanda por reducciones”, y he ahí el mercado. Los alcances de este podrían modificar por en-tero el trazo y la ejecución de proyectos a lo largo y ancho de las industrias, y habrá de ser un incentivo importante para la transición energética. En Francia, por ejemplo, explicó el funcionario, ya se está construyendo la infraestructura fiscal necesaria para que este mercado opera de forma funcional. El precio por tonelada es de $56 euros.

El resto del Foro siguió los parámetros de los avances que ha mostrado la reforma energética en este sentido; y se destacaron los logros obtenidos por las recientes subastas eléctricas, que han posicionado al país como uno de los más competitivos en materia de producción eléctrica sostenible.

Eduardo Medina

Archivo: Firman alianza estratégica ProMéxico y Siemens rumbo a Hannover Messe 2018

0

La feria industrial más importante del mundo generó en su edición 2017 5.6 millones de oportunidades de negocios; el énfasis será en la industria 4.0

Siemens y ProMéxico firmaron una alianza estratégica para la participación de México como país invitado en la edición 2018 de Hannover Messe, la feria industrial más importante del mundo. Asimismo, ProMéxico dio a conocer que actualmente ya suman 60 pre registros de empresas e instituciones mexicanas a la edición 2018 de esta feria, la cual tendrá lugar del 23 al 27 de abril en Hannover, Alemania.

La alianza entre Siemens y ProMéxico responde al objetivo común de desarrollar la industria nacional, por lo que Hannover Messe 2018 es la plataforma ideal para impulsar la entrada de empresas mexicanas a nuevos mercados. La firma de la alianza estratégica estuvo encabezada por el Embajador de la República Federal de Alemania en México, Viktor Elbling; el vicepresidente de Industria, Energía y Logística de Deutsche Messe, Marc Siemering; el CFO de Siemens Mesoamérica, Julio Serrano; y el director general de ProMéxico, Paulo Carreño King.

7,500 empresas expositoras, acudirán a la cita en Alemania

México, el mayor inversionista latinoamericano en Alemania

El Embajador de la República Federal Alemana en México, Viktor Elbling aseguró que “México es el primer país latinoamericano invitado a Hannover Messe. Además, el país es el mayor inversionista latinoamericano en Alemania. Confiamos mucho en que las 120 empresas que se han anunciado que conformarán a la delegación mexicana representarán al país en todas sus facetas. Más de 5 millones de contactos que se unen durante 5 días confirman que la Hannover Messe será un escaparate importante para las empresas mexicanas”, dijo el diplomático.

Por su parte, el vicepresidente de Industria, Energía y Logística de Deutsche Messe, Marc Siemering, comentó que “los empresarios y políticos visitan la exhibición para mantenerse al tanto respecto a lo último en tendencias y retos tecnológicos en el sector de la fabricación industrial y la energía”. “Además de miles de exposiciones, se realizan numerosos foros empresariales, exhibiciones de distintos países, así como recepciones, en las que las personas de la misma industria se encuentran y establecen nuevos contactos. Un ejemplo es la ceremonia de inauguración oficial en la que la Canciller alemana Angela Merkel junto con su homólogo del país invitado dan la bienvenida a 3 mil asistentes destacados de distintas partes del mundo”, detalló.

80 conferencias y 1,700 ponencias, ofrece la feria industrial

En tanto, Julio Serrano, CFO de Siemens México, señaló: “en Siemens nos sentimos orgullosos de haber sido elegidos por ProMéxico como aliado estratégico para garantizar una participación histórica y exitosa de México en la feria industrial más importante del mundo, Hannover Messe 2018”.

Siemens marca la pauta en digitalización de la industria mexicana

Siemens, con 123 años en México, ha sido pionera en impulsar la adopción de la digitalización en industria mexicana y sumarla a la cuarta revolución industrial o industria 4.0; lo que contribuye a mantener su liderazgo y competitividad con tecnología que está presente en el 60% de las plantas de la industria automotriz y cervecera; el 65% de los proyectos mineros y 76% de las plantas de la industria cementera del país, de acuerdo con cifras de Julio Serrano.

La empresa se instaló en México con una visión de largo plazo, lo que le ha permitido conocer a la perfección el mercado nacional, su confianza en el desarrollo del país lo demostró hace 123 años cuando llegó a operar en México, desde entonces y hasta la fecha marca la pauta en el desarrollo industria. En su oportunidad, el director general de ProMéxico, Paulo Carreño King afirmó que Hannover Messe es la feria industrial más importante del mundo.

65% de los proyectos mineros utilizan tecnología Siemens

Anualmente, las firmas empresariales más prestigiosas del sector se reúnen en dicha ciudad alemana para presentar los avances tecnológicos industriales más sobresalientes, en el cual destacan las novedades en materia de automatización, maquinaria, energía e industria metalmecánica. “Este magno evento desempeña un papel central en la difusión e impulso de la digitalización y la industria 4.0 en México, las cuales forman parte de las tendencias clave que han transformado la industria manufacturera y que fungen un papel vital para preservar y acrecentar la competitividad de las naciones en la actualidad”, dijo.

En la edición 2018 se espera que el evento cuente con 7 mil 500 empresas expositoras provenientes de 70 países; igualmente, se espera recibir a 265 mil visitantes de 80 países. En los momentos relevantes de la agenda, se espera la asistencia del presidente Enrique Peña Nieto, quien buscará difundir las fortalezas del país en materia de industria 4.0, eficiencia energética, capital humano, startups e investigación y desarrollo, entre otras.

En la edición del año 2017 de la Hannover Messe, los expositores generaron aproximadamente 5.6 millones de oportunidades de negocio.

La mayoría de los visitantes pertenece al sector industrial y energético. Se busca que una delegación de 100 instituciones y empresas mexicanas tenga la oportunidad de mostrar el potencial industrial nacional y promover oportunidades de negocio con empresas de todo el mundo.

Antonio Sandoval

Minería global tendrá mejores tiempos, así lo dicen las cifras

0

El ciclo en la minería global empieza a girar hacia zona de crecimiento, aunque todavía existen señales negativas en algunos de los principales países productores

Luego de pasar por los peores cuatro años en mucho tiempo, la industria minera global tuvo una ligera recuperación en la segunda mitad de 2016 y en lo que llevamos de 2017. La recuperación de las economías china y estadounidense son la base para un crecimiento sostenido que, probablemente, se extenderá hacia el 2018. En la primera mitad del año pasado la industria minera internacional tuvo un repunte gracias al incremento en los precios del hierro, cobre, aluminio, níquel y zinc, los cuales vieron un aumento de 79, 17, 14, 13 y 62% con respecto al año anterior.

China y Estados Unidos juegan un papel predominante en este comportamiento, las industrias de ambas naciones consumen una gran cantidad de materiales y, en el caso de China, también es un importante productor de metales, por lo que su nivel de actividad afecta al comportamiento de los precios positiva y negativamente.

USD $6.89 billones, inversiones mineras mundiales en 2016

Caen las inversiones globales en el sector

En lo que se refiere a las empresas mineras, estas redujeron sus inversiones en un 21% para un total de 6.89 billones de dólares, muy lejos del record histórico de 20.5 billones alcanzado en 2012. En Latinoamérica seis países atrajeron la mayoría de las inversiones: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú; la mayor parte se concentró en la búsqueda de oro. En 2016 Canadá fue el destino más popular para invertir, aún y cuando presentó una baja de 3 puntos porcentuales comparado con el 2015. La inversión en Australia se contrajo dos puntos en 2016, más de la mitad dedicado a la exploración de material áureo. África en conjunto capto 13% del total de inversiones, liderado por Burkina Faso, su participación solo se redujo 1% comparado con el año anterior.

Evolución de los principales metales en 2017

El precio de los metales aumento un 10% en el primer cuarto del año, una de las razones es la mayor demanda por parte de China, sin embargo, huelgas e incidentes en minas alrededor del mundo, disputas arancelarias y el saneamiento de los sistemas financieros asiáticos, así como la llegada de nuevas leyes ambientales disminuyeron inventarios contribuyendo al alza en costo. Con miras a 2018 se espera que la desaceleración del capital industrial chino sea un factor que afecte negativamente los precios.

Aluminio. Por orden del gobierno chino las fundidoras deberán reducir su capacidad un 30% para cumplir con las nuevas normas ambientales, lo que indudablemente provocará una baja en la cantidad disponible.

Cobre. La huelga en la mina Grasberg y la Escondida en Chile, dos de las más grandes del mundo, afectaron al precio del metal durante la primera mitad del año. La decisión del gobierno indonesio de limitar las exportaciones de cobre también jugó un papel importante.  La desaceleración de la economía china tiene el potencial para hacer que el precio disminuya.

Estaño. La decisión del gobierno chino de reducir en 10% el impuesto a las exportaciones del material contribuyeron a su abaratamiento en los meses recientes, lo que provocó un mal desempeño en los mercados globales.

Hierro. La sobreoferta proveniente de Australia, Brasil y China provoca que el precio continúe a la baja. La interrupción de labores en la mina más grande del mundo, Monte Whaleback, puede contribuir a una pequeña recuperación, sin embargo, se espera que la sobreoferta se extienda a los próximos cuatro años afectando los precios.

Níquel. Filipinas e Indonesia, quienes sumados representan el 30% de la producción mundial de níquel, han contribuido con una sobreoferta del material, por lo tanto los precios se encuentran presionados y con expectativas de retroceso.

Plomo. Nuevas leyes ambientales y el cierre de minas son dos de las razones por las cuales los inventarios disminuyeron, ocasionando un alza en el precio. Se espera una reducción en los próximos años debido al aumento en la popularidad del litio para fabricar baterías.

Zinc. Los precios se vieron beneficiados gracias a la recuperación parcial de la industria del acero y la clausura de varias minas alrededor del mundo, sin embargo, se pronostica un aumento en la producción para el próximo año, lo que reducirá el precio.

Juan Manuel Ponce

Automatización, potencial en más de 2,000 actividades laborales

0

Sin embargo, muy pocas profesiones y actividades podrían automatizarse completamente con la tecnología actual

La Automatización Industrial es la aplicación de diferentes tecnologías para controlar y monitorear un proceso, maquina, aparato o dispositivo que por lo regular cumple funciones o tareas repetitivas, haciendo que opere automáticamente, reduciendo al mínimo la intervención humana. Lo que se busca con la Automatización industrial es generar la mayor cantidad de producto, en el menor tiempo posible, con el fin de reducir los costos y garantizar una uniformidad en la calidad.

En los tiempos actuales, la automatización ya es una realidad plena, y desde luego tiene un potencial enorme, lo que hoy vemos es solamente “la punta del iceberg” de lo que veremos en algunas décadas. El McKinsey Global Institute publicó a principios de año una investigación que, pese a contar con algunos meses de elaborada, no tiene desperdicio.

De acuerdo con la investigación del Mckinsey Global Institute, se estimó el potencial de automatización de más de 2,000 actividades laborales de más de 800 profesiones de la economía, con base en en los datos del Departamento del Trabajo de los Estados Unidos. Al estimar el lapso dedicado a cada una de estas actividades laborales se pudo estimar el potencial de automatización de las profesiones en sectores de toda la economía, comparándolos con los niveles salariales por hora. En el estudio se recurrió a expertos de la industria para desarrollar escenarios para saber qué tan rápidamente es posible mejorar el desempeño de las tecnologías de automatización en cada una de estas competencias.

El análisis que se realizó fue para el mercado estadounidense y brindó la pauta para estimar el potencial de la automatización y para crear escenarios del tiempo necesario para su adopción en otras 45 economías que representan cerca del 80 por ciento de la fuerza laboral mundial, entre ellas México. Una conclusión importante fue la siguiente: Solo un pequeño porcentaje de las profesiones pueden automatizarse totalmente si se adaptan las tecnologías actuales, aunque sí es posible automatizar algunas de las actividades laborales de casi todas las profesiones.

A diferencia de otros estudios, este análisis se centra en las actividades laborales en lugar de en profesiones completas. Quienes lo realizaron consideraron que las actividades laborales son una medida más relevante y útil dado que las profesiones están conformadas por una gama de actividades con diferente potencial de automatización Por ejemplo, un vendedor al menudeo dedicará cierto tiempo a interactuar con los clientes, a surtir los anaqueles o a las ventas telefónicas.

Cada una de estas actividades es distinta y requiere diferentes competencias para desempeñarlas con éxito. En términos generales, el estudio señala que el 49 por ciento de las actividades que son remuneradas en la economía global tienen el potencial de ser automatizadas si se adaptan las tecnologías probadas en la actualidad. Aunque menos del 5 por ciento de las profesiones pueden ser totalmente automatizadas, cerca del 60 por ciento tienen por lo menos un 30 por ciento de actividades automatizables.

Aunque ciertas categorías de actividad, tales como procesar o compilar datos, realizar actividades físicas y operar maquinaria en un entorno predecible tienen un alto potencial de automatización, la susceptibilidad es considerablemente menor en otras actividades como interactuar con otras personas, tener pericia en la toma de decisiones y planear o para las tareas creativas y el desarrollo y gestión del personal.

El estudio elaborado por el Mckinsey Global Institute es amplio y por demás interesante, dejamos para otras entregas la información de diferentes enfoques que se abordan, la automatización llegó para quedarse, por obligación y, sobre todo, por convicción, abordaremos todo lo relativo.

Antonio Sandoval

Archivo: Confianza empresarial, repunte lento pero constante

0

Sin embargo, estamos en un contexto de altibajos en varias de las industrias que conforman el ecosistema industrial de nuestro país.

La confianza del sector empresarial en la economía registra un repunte lento, colocándose todavía por debajo del umbral de los 50 puntos. Sin embargo, su incremento es constante. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), al cierre de agosto el índice de confianza empresarial se colocó en 49.08 unidades, superando la marca del mismo mes de 2016 cuando quedó en 48.24 unidades.

El octavo mes del año también se caracterizó por ser el segundo periodo consecutivo en el que hubo incrementos generalizados en los índices de confianza, algo que no sucedía desde el año 2014. Además del índice de confianza empresarial con el repunte ya señalado, el índice de confianza en la industria de la construcción subió a 48.18 puntos, y comercio 48.40 puntos, ambos también con mejoras respecto al mes previo y el año pasado.

De acuerdo con cifras originales del INEGI, los empresarios de estas ramas reportan mayor confianza en la situación actual de sus empresas, de la economía del país y del clima de inversiones. Gracias a este contexto, sobre todo los industriales de la construcción y los comerciantes manifestaron mayor optimismo.

Por actividad específica, el valor de la producción manufacturera del país se concentró principalmente en dos regiones: norte y centro-occidente. La región norte se consolida como la de mayor concentración de las industrias pertenecientes a dicha rama, con 32.8 por ciento del total, poco más de la tercera parte. Así, en el primer semestre del año, la región norte además obtuvo un crecimiento de 8.3 por ciento a tasa anual real, el mayor nivel, para un mismo periodo en el último lustro, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

08 puntos, lectura del índice de Confianza Empresarial en agosto (ICE)

Sin embargo, la producción manufacturera del sur-sureste reflejó el mayor dinamismo de todas las regiones en la primera mitad del año, con un crecimiento anual de 13.1 por ciento, en términos reales. Entre las entidades sureñas, la tasa de variación positiva más alta se registró en Tabasco, con 66.8%, como consecuencia del incremento en la industria alimentaria; solamente Quintana Roo disminuyó su producción, aunque este estado en actividades industriales se enfoca, por su vocación en materia de turismo, a la construcción (edificación de vivienda y complejos turísticos).

No obstante, Veracruz ostenta 53.2% del valor manufacturero de la zona, cuyo aumento de 4.2% se originó por igual comportamiento de los subsectores alimentario y metálicas básicas. Por su parte, el valor de la producción manufacturera en el centro del país subió 12.1 por ciento, que significó continuar con una pendiente positiva que comenzó a dibujarse desde el 2014.

Pese a las cifras anteriores, algo pasó en los meses anteriores en la región Norte de nuestro país, si nos atenemos a las cifras. Durante el primer cuatrimestre del año, la actividad industrial en la región norte del país sufrió su primera caída anual en los últimos ocho años, para un mismo periodo, de 0.2%, de acuerdo con datos en términos reales del INEGI.

El anterior comportamiento se debió a las disminuciones de 9.5% en la minería, de 3.7% en la construcción y de 0.9% en generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final; en dinámica distinta, la manufactura creció 3.8%, el mayor nivel del país. El conjunto de industrias manufactureras representa 62.0% del Producto Interno Bruto (PIB) de las actividades secundarias de la región, es decir, 38.0% que concentran los otros tres sectores se contrajo.

Como vemos, los índices de confianza empiezan a registrar desempeños positivos en los meses previos, especialmente julio y agosto. Sin embargo, la lectura de otros indicadores ligados a las diversas industrias, señalan que todavía existen altibajos, lo que indica que la confianza y plena recuperación industrial tiene camino por recorrer para que se consolide.

Antonio Sandoval

Minería, oportunidades por inicio de un nuevo ciclo positivo

0

Los proyectos mineros siguen en marcha, aunque han bajado su ritmo por el descenso de la rentabilidad global

Igual que la economía, los sectores que la conforman tienen ciclos, es así como todo apunta a que en la minería ha iniciado uno más.Para 2017 se tienen considerados varios proyectos nacionales, con los grupos que más participan en el mercado mexicano, la idea es aprovechar las oportunidades de cara a un ciclo favorable en este sector que ha pasado momentos difíciles en los años recientes.

De acuerdo con cifras de la Cámara Minera de México (CAMIMEX), se tienen contemplados al menos 8 proyectos mineros en el país para este año 2017, los que de concretarse consolidarán la expectativa de recuperación en la industria. De los proyectos considerados, al menos cuatro de ellos son para explotación de minas de oro, tres de plata y uno más de cobre, sin considerar los que surjan conforme las necesidades del mercado y la rentabilidad lo permitan.

Durango, Chihuahua y Zacatecas, son los estados en donde destacan las inversiones proyectadas para todo este año en el sector minero; especialmente en cuanto a lo que se refiere al sector dorado.

Volatilidad global, enemigo acérrimo

Para analistas y especialistas de la industria minera en México, la volatilidad de los precios internacionales de los metales, es lo que ha propiciado que la crisis en el sector se extendiera más de lo esperado. Inicialmente hubo un ajuste a la baja de los precios, propiciado por la crisis financiera que afecta a gran parte del planeta prácticamente desde hace ya 9 años, cuando surgió la crisis subprime de las hipotecas en Estados Unidos.

Dicha crisis provocó que en primera instancia se colapsaran los mercados de deuda y de renta variable, pero posteriormente se extendió al de materias primas, con impacto especial en las cotizaciones de los metales, sin que se hayan recuperado hasta la fecha. Hacia 2011 la onza de oro casi alcanzó los 2 mil dólares por onza, y ahora se mantiene lateral entre 1,250 y 1,300 dólares por onza.

Son las expectativas negativas las que provocan que los precios no se puedan recuperar, ante un impulso incierto en la economía del planeta. En la industria minera es esencial el desempeño de los precios, especialmente con trayectoria positiva, de lo contrario se corre el riesgo de disminuir la rentabilidad de los proyectos de inversión, para cualquier metal y/o mineral que se quiera explotar.

8 Proyectos mineros, contemplados para el presente año en diversas partes del país

En el caso específico de nuestro país y de acuerdo con las cifras de CAMIMEX, el año pasado se pospusieron al menos 5 grandes proyectos mineros, con expectativa de que se recuperen para este año conforme se recuperen los precios y se hagan más rentables las inversiones. Recordemos que en la industria minera se requieren fuertes inversiones iniciales para la explotación de los recursos. La constante volatilidad en los mercados de materia primas, es un elemento que no puede desdeñarse como factor de interrupción y atraso en el ciclo positivo que se espera ya desde hace varios meses en la industria minera.

Sin embargo, la crisis no es exclusiva de nuestro país, en todo el mundo la minería pasa por un momento complicado, especialmente la minería tradicional. Existen suficientes proyectos en espera de que se concreten las inversiones, que para México es urgente la recuperación de corporativos icónicos como Grupo México, Peñoles y otras empresas competidoras.

Sin embargo, la minería mexicana es de amplia tradición, con estados que no han cancelado proyectos y empresas que hacen muchos esfuerzos para preservar la actividad, y de manera especial mantener los trabajos en la medida de lo posible.

Antonio Sandoval

Archivo: Central eléctrica sustentable más grande de México cumple 6 meses de operación

0
Central Electrica de Pesquería, Nuevo León.

Ubicada en el municipio de Pesquería en Nuevo León, empezó operaciones en marzo pasado; su construcción costó 1,000 millones de dólares

La Central Eléctrica de Pesquería cumple ya 6 meses de operación y se consolida como una de las grandes obras que trajo consigo la reforma energética, su director general, Alejandro Maluf, habla en retrospectiva sobre los retos, cifras y datos que quedaron ten el proceso de construcción de la planta, sus principales características y la relevancia de una inversión tan cuantiosa. La Central Eléctrica de Pesquería es una planta de generación de energía de tipo ciclo combinado, con una capacidad de 900 megawatts equivalente a abastecer el consumo promedio anual de 1 millón y medio de hogares, también equivalente al 1.4 por ciento de la capacidad instalada en todo México.

“La inversión fue de mil millones de dólares y fue concebida para abastecer de energía a los grandes consumidores del grupo Techint, concretamente a Ternium y Tamsa, cuenta con un excedente que será comercializado en el mercado, dicho excedente varía en función del consumo y de la estacionalidad”, señaló a Global Energy Alejandro Maluf, Director General Región Norte de Techint Ingeniería y Construcción. La inversión, por mil millones de dólares, colocan a esta planta como una de las 10 centrales térmicas más grandes que tiene el país, es un trabajo conjunto de las cuatro empresas que conforman al grupo Techint: Tamsa, Ternium, TecPetrol y desde luego, Techint.

“Para el grupo la planta es clave y estratégica, hemos hecho pocas inversiones más grandes que éstas, en el sentido general es una apuesta del grupo a largo plazo en el país, hacer una inversión de mil millones para asegurar el aprovisionamiento de energía aprovechando las ventajas que ofrece la reforma energética habla claramente de la relevancia que tiene este esfuerzo”, señala el directivo

Central eléctrica sustentable

La Central Eléctrica Pesquería fue diseñada y concebida para generar energía limpia, algunas de las particularidades con las que cuenta son las siguientes:

  • Esta central no tiene descargas líquidas, cuenta con una planta de tratamiento de aguas que permite la reutilización del líquido en todos los procesos internos de la planta.
  • Se implementó un programa de vigilancia ambiental permanente que permitió el rescate y la reubicación de 5 mil ejemplares de flora y fauna.
  • La tecnología empleada es de ciclo combinado, que lo que hace es utilizar el propio calor que genera la planta para producir vapor y mover una turbina adicional, que genera energía eléctrica. Este proceso permite utilizar un 35 por ciento menos de combustible y solo un tercio del agua que requeriría una central convencional para su operación.
  • Es la primera central eléctrica en México que emplea turbinas de gas con emisiones mínimas de óxido de nitrógeno y de monóxido de carbono, son turbinas de última tecnología.
  • Esta planta contará con certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design), certificación que provee el US Green Building Council, y habla de que deben cumplirse condiciones de sustentabilidad para obtener este certificado. Es una certificación que pocas instalaciones tienen en el mundo.

Única en México

En la construcción de la planta se involucraron 3,500 personas, se acumularon 11 millones de horas-hombre trabajadas sin ningún accidente grave y por momentos se trabajó día y noche para realizar algunas tareas críticas, como por ejemplo el montaje de tuberías, se colocaron más de 450 toneladas de tubería por mes, fue en definitiva uno de los grandes desafíos.

Como resultado pudimos construir una planta de este volumen, con esta tecnología en tan solo 28 meses, que también es un récord para este tipo de instalaciones en México,  Alejandro Maluf.

Un punto relevante es la construcción paralela de una escuela para la comunidad, prácticamente al lado de la planta, “lo que tiene que ver con otro de los valores que compartimos en el grupo, que es el desarrollo de las comunidades en donde trabajamos; Pesquería es hoy para el grupo Techint un polo importante porque ahí construimos unos años atrás el centro industrial de Ternium, finalizado en 2013, también con una inversión superior a los mil millones de dólares”.

Maluf reflexiona y señala que el trabajo que ellos hacen consiste en llegar a lugares donde muchas veces o no hay nada o hay muy poquita infraestructura, y cuando se van dejan instalaciones que después atraen más inversiones.

Antonio Sandoval

Firman industriales el Acuerdo para la Construcción, Infraestructura y la Vivienda de México

0

CANACEM, CMIC y CANADEVI logran acuerdo para el impulso de actividades que detonen el crecimiento del país

En el marco de las atribuciones de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN), los representantes de la Cámara Nacional del Cemento (CANACEM), la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) y la Cámara Nacional de la Industria del Desarrollo y Promoción de Vivienda (CANADEVI), se reunieron para impulsar acuerdos de entendimiento entre los diferentes sectores productivos del país.

Como parte de su responsabilidad social, CONCAMIN promueve la competitividad y productividad de los diferentes sectores industriales en beneficio de las familias mexicanas. La cadena productiva de la construcción, de infraestructura y la vivienda integrada dentro de CONCAMIN ha establecido una mesa de diálogo durante los últimos 45 días, donde la decidida participación de las cámaras del cemento, construcción y vivienda se refleja en un importante acuerdo, resultado del trabajo continuo y una visión a largo plazo.

45 días duraron las mesas de diálogo

Es así como la suma de voluntades de los Presidentes de CANACEM, CANADEVI y CMIC, representando a sus agremiados y todos coordinados en CONCAMIN, establecen el Acuerdo para la Construcción, Infraestructura y Vivienda de México. Este acuerdo cumple estrictamente con la Ley Federal de Competencia Económica, y se integra con los siguientes compromisos:

  1. Fortalecer la Estabilidad Macroeconómica: actuar de manera responsable en el establecimiento de precios competitivos a nivel internacional, coadyuvando a la conservación de los niveles de inflación y evitando acciones que fomenten la especulación en el mercado, en detrimento de los consumidores.
  2. Consolidar el Mercado Interno: las tres partes se comprometen a promover el consumo preferente de productos mexicanos de calidad mundial, a precios competitivos en el entorno internacional.
  3. Fomentar las Mejores Prácticas Empresariales: se comprometen a generar alianzas estratégicas, que promuevan la asociación entre empresas y proveedores.
  4. Promover Mejoras en la Movilidad de Mercancías: contribuir a generar mejores plataformas logísticas que impacten positivamente los costos de distribución de los productos finales al consumidor.
  5. Impulsar Procesos y la Utilización de Energías Alternativas: contribuir al abatimiento en el costo de los productos y el mejoramiento de las condiciones del medio ambiente.
  6. Frente Común: las tres partes acuerdan constituir un frente común ante la negociación para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y contribuir a mejorar las condiciones de intercambio comercial entre los países participantes, para que el flujo de bienes y servicios se realice evitando prácticas desleales y fomentando la legalidad.

Este acuerdo significa un paso importante en el compromiso permanente con el Estado Mexicano y la sociedad, para seguir impulsando el desarrollo sostenido del país y la calidad de vida de las familias mexicanas.

También acuerdan cámaras fijar precio del cemento competitivos a nivel internacional

El presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Manuel Herrera Vega, informó que se llegó a un compromiso para actuar de manera responsable en el establecimiento de precios del cemento competitivos a nivel internacional. Con ello, dijo, se coadyuvará a la conservación de los niveles de inflación y se evitan acciones que fomenten la especulación en el mercado, en detrimento de los consumidores.

Lo anterior como parte del “Acuerdo para la Construcción, Infraestructura y Vivienda en México” que firmaron las cámaras Nacional del Cemento (Canacem), Mexicana de la Industria de la Construcción (CEMIC) y Nacional de la Industria del Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), que consiste en seis compromisos para la estabilidad de los precios del cemento. Herrera Vega informó que el Acuerdo cumple con todo lo dispuesto en la Ley Federal de Competencia Económica.

3%, meta de inflación que piden los industriales

También pactaron consolidar el mercado interno, mediante la promoción del consumo preferente de los productos mexicanos de calidad mundial; fomentar las mejores prácticas empresariales, generando alianzas estratégicas que promuevan la asociación entre empresas y proveedores. De igual forma, propiciar mejores prácticas en la movilidad de mercancías con plataformas logísticas que impacten positivamente los costos de distribución de los productos finales al consumidor.

Asimismo, impulsar el proceso y utilización de energías alternativas, con lo que pretenden contribuir al abatimiento en el costo de los productos y el mejoramiento de las condiciones del medio ambiente. El dirigente de la Concamin ponderó el pacto de las tres cámaras involucradas en el acuerdo para formar un frente común ante la negociación para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Antonio Sandoval

Los sectores con oportunidades ante la renegociación del TLCAN

0

Algunas industrias, como la automotriz, han resultado particularmente beneficiadas en México; sin embargo, también se han generado millones de empleos en Estados Unidos

Para los Estados Unidos, nuestro país representa el tercer socio comercial con acceso a un mercado potencial de más de 120 millones de consumidores, el tercer mercado de exportación de productos agrícolas, además de que el 13.2 % del comercio total de Estados Unidos es con México. También, 14 millones de empleos directos en Estados Unidos dependen del comercio con México y Canadá, al tiempo que las empresas mexicanas en Estados Unidos generan más de 10 millones de empleos internos, amén de la fuerte integración productiva con la industria maquiladora en el norte de México. Para México, los Estados Unidos además del principal socio comercial, es el mayor inversionista, el 54 por ciento de la IED recibida desde 1999 proviene de ese país, con un mercado potencial de más de 300 millones de consumidores.

5 millones de empleos se han generado en EU con el TLCAN

La empresa Consultores Internacionales S.C. señala lo siguiente: “En su momento, los promotores en México plantearon que con la firma del TLCAN se alcanzarían los resultados previstos por la teoría tradicional, pues el Acuerdo permitía que cada economía firmante se especializara en los sectores con mayores ventajas comparativas. Sin embargo, si bien se esperaba que con el TLCAN existieran sectores ganadores y perdedores, el común denominador era que las ganancias superarían a las pérdidas, de tal suerte que los ganadores compensaran a los perdedores y mejorara de ese modo la situación en el conjunto. Ahora sabemos que los resultados no han sido contundentes en este sentido, debido a que no se acompañó la apertura con una política industrial clara y orientadora, sino que, por el contrario, se dejó a su suerte a varios sectores productivos.

700 mil puestos de trabajo se han perdido en EU por el TLCAN

“Nunca se incluyeron temas cruciales como migración, inversiones, tecnología, innovación, entre otros capítulos básicos. Las amenazas reales no se encuentran en la estructura e infraestructura que ha construido México para el comercio exterior, sino en los problemas a su interior que impiden transformar las amenazas en oportunidades”. Concluye: “La renegociación deberá ser acompañada de la política industrial, que a su vez sea una política de desarrollo de Estado y de largo plazo. El horizonte de acción es amplio y los objetivos claros: crecimiento sostenido, generador de empleo y bienestar. Sólo así podremos obtener el mejor provecho del Tratado y avanzar hacia instancias más sofisticadas como un TLCAN de cuarta generación”. En este sentido, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que ha iniciado y tendrá en septiembre como sede precisamente a nuestro país, es el motivo principal para determinar cuáles son las áreas y sectores de oportunidad para la industria mexicana.

Por principio de cuentas, México tendrá que revisar inevitablemente reglas de origen, ya que el TLCAN ha permitido a la industria mexicana ingresar al mercado estadunidense con reglas de origen laxas. Las reglas dictan cuánto contenido estadounidense debe tener un producto ensamblado en México para evitar aranceles cuando es exportado a Estados Unidos. Para la industria automotriz es en la actualidad de 62.5%, porcentaje que se podría incrementar. El tema será revisado sin la menor duda. México espera que, con la renegociación y modernización del TLCAN, se fortalezcan las cadenas de valor entre los tres países, pero, además, le interesa afianzar la apertura del sector energético, así como la inclusión de las nuevas tendencias del comercio electrónico. Hay cosas muy interesantes en la mesa de la renegociación, como la apertura de cabotaje para que se vuelvan más eficientes los tres países, así como la construcción conjunta de astilleros y embarcaciones que den servicio generando una nueva industria.

32 plantas ensambladoras tiene México, más de las 13 que tenía al inicio del TLCAN

México ha sido firme, claro y cuidadoso al abogar por la defensa del TLCAN de una manera rápida, eficiente y justa en beneficio de los intereses económicos de los tres países, pero también se sabe que no hay que dar demasiadas concesiones y poner en riesgo a sectores estratégicos de la industria mexicana. Por el contrario, llegó el momento de fortalecer varios de los eslabones industriales más débiles en los años recientes. El sector automotriz, el de la industria energética, el agropecuario, el de bienes raíces, l sector industrial, el de logística y servicios, son algunos de los sectores industriales que podrían resultar beneficiados con un nuevo marco operativo resultante de las renegociaciones del TLCAN. Para el caso del sector energético, reformar el TLCAN volvería más fuerte dicho segmento de nuestro país, ya que cuando se firmó el tratado, hace 23 años, los temas de electricidad y petróleo estaban excluidos para México debido a que era una economía cerrada por completo en dicha industria, hoy llega la renegociación casi tres años después de que fueron aprobadas las leyes secundarias que dieron el punto de partida a la reforma energética.

Actualmente hay inversiones comprometidas en este sector por más de 60 mil millones de dólares, y se espera que sean muchos más los que se detonarán para los próximos años, de manera tal que estamos frente a un marcado apetito por el mercado energético mexicano, lo que será considerado en las renegociaciones del TLCAN.Para el sector agropecuario, México protegería a algunos productos que han sido desplazados por los estadounidenses, como la manzana, la pera o el maíz. Por otro lado, según el Comce, ocho de cada 10 aguacates y uno de cada dos tomates que se venden en Estados Unidos son mexicanos, por lo que, de cancelarse el tratado, el país del norte tendría que pagar impuestos de importación.

USD $60,000 millones en inversiones comprometidas para el sector energético

El sector agropecuario mexicano es una ventana de oportunidades para México, y será uno de los sectores en los que podría obtener ventajas. De acuerdo con el INEGI, el TLCAN permitió que las exportaciones de México pasaran de 60 mil 882 millones de dólares en 1994, a 380 mil 772 millones de dólares en 2015, un aumento del 525%. Además, según el Comce (Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología), el TLCAN es una de las zonas de libre comercio más importantes del mundo, que representa el 15 por ciento del comercio global, el 28 por ciento del PIB mundial y el 14 por ciento de los flujos de inversión extranjera directa.

Si Estados Unidos abandonara el TLCAN, ya no habría libre comercio y tanto las exportaciones mexicanas como las estadounidenses pagarían un arancel. Esto afectaría a prácticamente todas las industrias de ambas naciones porque todas utilizan productos de uno y otro. Hablamos del sector electrónico, automotriz, aeroespacial, químico y agropecuario. De acuerdo con datos de la Secretaría de Economía (SE) el comercio entre Estados Unidos y México creció 506 por ciento en la era del TLCAN, cifra que, sin duda, benefició a la industria automotriz mexicana.

En este sector tan sólo en 2015 nuestro país vendió alrededor del 28 por ciento de las exportaciones de camiones, autobuses, partes automotrices y automóviles que se registraron en el vecino del norte con un valor de 257 mil 261 millones de dólares (mdd). Con ello, México superó a sus tres principales competidores: Canadá (51 mil 331 millones de dólares), Japón (45 mil 151 millones) y Alemania (13 mil 597 millones). Y más aún, el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) ha declarado que “México es un aliado natural de Estados Unidos, porque generalmente entre 40 y 50% del contenido de los vehículos que se construyen en ensambladoras ubicadas en el territorio mexicano corresponde a insumos estadounidenses”.

Hasta 50% del contenido de los vehículos que se construyen en ensambladoras ubicadas en México corresponde a insumos de EU, según la AMIA. En opinión del directivo la industria automotriz ha crecido y seguirá creciendo de forma importante. Sin lugar a dudas, los beneficios que México registró por el TLCAN son palpables, las cifras hablan por sí solas. La industria automotriz mexicana ha sido una de las más beneficiadas pues pasó de 13 plantas armadoras en 1994 a 32 ensambladoras en los últimos años, mismas que generan más de 550 mil empleos directos, según cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

14 millones de empleos directos en EU dependen del TLCAN

Otros subsectores beneficiados fueron los de las autopartes, pintura, llantas, cristales y refacciones en general. Actualmente la Industria Nacional de Autopartes genera cerca de 80 mil millones de dólares (mdd) anuales, de acuerdo con cifras del organismo. Por otra parte, las exportaciones agroalimentarias de México a Estados Unidos aumentaron de 4 mil millones de dólares a 14 mil millones en las más de dos décadas del TLCAN. Pero las importaciones aumentaron dejando a México con un déficit comercial, de acuerdo a números del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

Lo que también es un hecho, es que muchas de las automotrices que operaban en Estados Unidos mudaron sus plantas a México, lo cual representó una pérdida de más de 100 mil empleos, principalmente en Detroit y Michigan. Sin embargo, los beneficiados han sido las automotrices estadounidenses, pues al trasladar sus plantas a México pueden fabricar sus automóviles con insumos y mano de obra más barata que en Estados Unidos, lo cual se refleja en el precio en que venden los vehículos al público de su país.

De acuerdo al Economic Policy Institute al menos 700 mil trabajos se han ido de Estados Unidos a México, desde la implementación del TLCAN. Pero el Tratado ha generado más de 5 millones de nuevos empleos en otros sectores productivos, según la Cámara de Comercio de aquel país. En cuestión agroalimentaria, al convertirse Estados Unidos en el principal proveedor de alimentos de México, su industria alimenticia se fortaleció al vender el 40 por ciento del maíz amarillo, el 30 por ciento del frijol y el 80 por ciento del arroz que consumen los mexicanos. Con la apertura Estados Unidos se convirtió en el principal proveedor de México en tecnología, juguetes, entretenimiento y servicios como bancos, restaurantes y parques de diversiones.

Antonio Sandoval

Archivo: Sector minero está al final del túnel, viene el resurgimiento

0

Hace algunos años también se auguraba el colapso de la industria de la construcción; en la industria minera mexicana las inversiones siguen.

El año pasado la industria minera registró su peor desempeño desde el año 1994, y las expectativas no son positivas para este 2017, aunque se trata de una tendencia generalizada en el sector industrial mexicano. Sin embargo, en las industrias como en la economía en general, los ciclos son algo constante, y suelen reimpulsar actividades que se consideran perdidas y muchas veces hasta en fase de desaparición.

No obstante, las inversiones no se detienen, solo este año se han invertido alrededor de 515 millones de dólares en el estado de Chihuahua, con el objetivo de desarrollar un proyecto muy ambicioso, el mayor de los últimos tiempos. Así, Fresnillo PLC estima una producción de plata de entre 49 y 51 millones de onzas, que haría de esta empresa la mayor productora de ese metal por segundo año consecutivo a escala mundial, mientras que la expectativa en producción de oro es de entre 850 mil y 870 mil onzas.

1994, año del peor desempeño en el sector minero mexicano

Asimismo, en Fresnillo, Zacatecas, iniciaron la construcción de una nueva planta que ayudará a procesar los jales antiguos y los de Saucito, con una inversión de 155 millones de dólares, además está en proyecto otra nueva mina de plata en la entidad, para alcanzar el objetivo de 65 millones de onzas de este metal. Si las cosas se encuentran tan mal, ¿porqué hay inversiones?, y ¿porque no se retiran de una vez los consorcios de un negocio que está en etapa terminal, la respuesta está en los ciclos.

Cuando la luz sale al final del túnel

Hace unos años, incluso en la actualidad debido a la delicada situación de empresas ligadas al sector, se decía que la industria de la construcción estaba por colapsar, no pocos veían la quiebra inminente de ICA como el gran suceso que determinaría dicho final, nada de eso ha sucedido y si bien la industria de la construcción tampoco enfrenta sus mejores momentos, lejos está de convertirse en la gran quiebra económica que muchos auguraban.

Es el mismo caso de la industria minera, estamos frente a un entorno muy complicado, una crisis de grandes proporciones. Además de datos y otras estadísticas que son indispensables para entender la trayectoria sectorial de industrias como la construcción y la minería, existen otros elementos que nos refieren el verdadero pulso económico que vive la industria mexicana. Las inversiones son básicas para el impulso de la economía de cualquier parte del mundo, México no puede ser la excepción.

-0.8%, cayó la industria minera en primer cuatrimestre del año

De acuerdo con los análisis del Centro de Estudios de la Industria, La inversión continúa siendo el componente más afectado de la economía. Durante febrero del presente año tuvo un retroceso de -3.1%, con lo cual el acumulado del año también es negativo: -1.8% en el primer bimestre del año. Lo anterior se dio en un escenario congruente en cuanto a la baja en las expectativas empresariales en relación al indicador del mejor momento para invertir, el cual se ubicó por debajo del umbral de 50 puntos, es decir con una perspectiva negativa en los sectores de análisis de este indicador: construcción, manufacturas y comercio. De igual manera, se encuentra en línea con la menor inversión pública generada en el mismo periodo, con una caída del -31.4% en la erogación en inversión física.

Este resultado profundizó la tendencia a la baja en la formación bruta de capital fijo, debido a que tanto el componente de construcción como el de maquinaria y equipo mostraron retrocesos durante febrero en su tasa de variación anual: -4.4% y -1%, respectivamente. En el caso de México se puede citar que se apostó todo a la apertura económica pero no se fortaleció adecuadamente su base productiva. Dicha estrategia no ha incido favorablemente en incrementar su participación en el mercado global: en 1990 tenía el 1.2% de las exportaciones globales, hoy su participación apenas excede el 2%. China, una economía de Estado Capitalista, elevó su penetración de 2.1% al 13%.

2% porcentaje de participación de las exportaciones globales mexicanas

El beneficio de lo anterior llega en forma de inversiones y empleo, representa el resultado de invertir para crecer, de apostar a exportar más de lo que se compra al exterior, fortaleciendo los encadenamientos productivos internos y creando grandes empresas que pueden competir o integrarse a las trasnacionales que generan las Cadenas Globales de Valor. Todo ello complementado con una creciente proveeduría nacional de empresas de menor tamaño, altamente competitivas, innovadoras y generadoras de alto valor agregado. El resultado en materia de valor agregado es contundente, aun dejando de lado el clásico ejemplo de China.

Entre 1990 y el 2015, la tasa de crecimiento del valor agregado en las manufacturas de Vietnam aumentó a una tasa promedio anual de 10%; la de México al 2.5%, ello a pesar de que abrió su economía y se convirtió en una nación exportadora. ¿Cómo puede explicarse la paradoja de exportar más sin que eso se encuentre respaldado por mayor valor agregado? Muy simple, se denomina maquila: exportar importaciones. La maquila funcionó para generar vínculos en los mercados globales de los años 80´s y 90´s, no funciona para la Industria 4.0 y la Mentefactura, es decir en la era de la innovación.

850 mil onzas de oro, produciría mina en Chihuahua durante este 2017

Ya concretamente en lo referente a la industria minera, los resultados por sectores industriales muestran que continúa la crisis en la minería. Al interior del sector, los servicios relacionados con la minería disminuyeron en -37.3%, también mostró una caída del -8.5% la rama correspondiente al petróleo y gas, mientras que el rubro de la minería de metálicos y no metálicos tuvo un retroceso del -2%. Con estos resultados solo el último componente mantiene un crecimiento acumulado positivo con un 2.7%. Con lo cual la tendencia de su ciclo se mantiene a la baja.

Algunos retos

Algunos de los retos para el sector minero en México van más allá de recuperar el crecimiento, se trata de impulsar un desarrollo renovado y con visión de muy largo plazo. Por ejemplo, el éxito del Tratado de Libre Comercio de América del Norte en materia de intercambio siderúrgico obliga a un trabajo conjunto de México, Canadá y Estados Unidos para impedir que el comercio desleal afecte a una industria que es fundamental para el desarrollo soberano de los tres países, afirmó Alonso Ancira Elizondo, presidente de AHMSA.

Por otra parte, La directora de la Unidad Académica de Ciencias de la Tierra de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), Patricia de Lira Gómez, reconoció que la unidad académica no alcanza a cubrir la bolsa de trabajo de empresas minera instaladas en la entidad. En cuanto a la demanda de profesionistas de la minería en las empresas, la académica comentó “sí (se cubre con egresados de la UAZ), pero se quedan plazas sin poderse ocupar, debido a que a veces nos piden perfiles demasiado elevados en cuanto a años de experiencia y áreas específicas de trabajo, pero en lo general estamos tratando de darle cobertura a esa bolsa de trabajo”.

USD $515 millones, monto estimado de inversión para este año en minas de Chihuahua

De Lira Gómez reconoció que se han tenido complicaciones para cubrir algunos de esos puestos con egresados de la unidad académica a su cargo. “Ha sido complicado el atender a toda la bolsa de trabajo porque apenas tenemos ocho meses en la administración y propiamente la universidad ha sido objeto de diferentes situaciones de conflicto y situaciones complicadas en la operación, pero pues hemos tratado de resolverlo”, sentenció.

Asimismo, se dijo consciente de que “no hemos atendido al 100 por ciento todo lo que se nos ha solicitado, pero estamos, en estos días, planeando tener ese acercamiento que nos ha faltado todavía para dar esa respuesta a la gente que nos están solicitando bolsas”. “Afortunadamente sí tenemos solicitudes, bastantes, de bolsa de trabajo. No tengo conocimiento pleno de la rotación de personal de las empresas, pero sí tengo solicitudes de trabajo para los tres programas de Ciencias de la Tierra”, señaló.

La consolidación de profesionistas en ciencias mineras, es uno de los grandes retos que enfrentan México y el resto del mundo, en una actividad vital para la economía.

Antonio Sandoval

Industria automotriz mexicana baja velocidad, pero no se detiene

0

Industrias automotrices de México, EU y Canadá, coinciden en mantener el libre comercio en la región: Eduardo Solís, presidente de la AMIA

No obstante, lo que no logró Trump sí lo han logrado algunos factores coyunturales, el sector pasa por un periodo de incertidumbre

Cuando inició la “era Trump” en enero pasado las expectativas negativas se multiplicaron, algunos sectores como el de la industria automotriz parecían condenados a vivir un periodo de sobresaltos, en el mejor de los casos. Sin embargo, han pasado ya varios meses y las malas cifras no llegan, solamente algunos indicadores hablan de retrocesos estacionales en un sector tan dinámico e importante como el automotriz, los malos augurios parecen no concretarse por el momento, sino al contrario, seguimos hablando de historias de éxito en este mercado mexicano.

“La industria automotriz de Estados Unidos necesita más trabajos, esos que se han generado injustamente en otros países”. Donald Trump, Presidente de Estados Unidos

Las cifras de producción siguen al alza, solo las afectan factores coyunturales

En agosto del presente año la producción de autos presentó un incremento de 5.7 por ciento, al ensamblar 351 mil 855 vehículos ligeros, lo que representó un incremento de 19 mil 86 unidades respecto al mismo mes del año pasado. Dicha cifra se coloca como la más alta en la historia, para cualquier mes del año. Así, cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), señalan que durante los primeros ocho meses del año se fabricaron dos millones 522 mil 587 unidades, lo que significó 10.1 por ciento más que los manufacturados en igual periodo de 2016.

522 millones de automóviles se han fabricado entre enero y agosto

Las automotrices que incrementaron su producción durante agosto pasado en México fueron: Grupo Fiat Chrysler (FCA) con 65.1 por ciento más, Kia Motors México con 47.1 por ciento y Volkswagen con 3.5 por ciento. Nissan no reportó aumento en su producción para el mes de referencia, mientras que las armadoras que disminuyeron fueron Mazda con 23.7 por ciento; Honda 17.6 por ciento; General Motors 8.0 por ciento; Toyota 4.3 por ciento y Ford Motor con 3.8 por ciento.

Pero las cifras positivas en términos generales no cesan, al cierre del primer semestre del año la industria automotriz registró un superávit de 33 mil 663 millones de dólares, lo que representa un incremento de 12.5 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado. Dicha cifra es la más alta en la historia de México para el sector. De enero a junio del presente año la industria automotriz exportó 60 mil 772 millones de dólares, con un crecimiento de 10.4 por ciento respecto al primer semestre de 2016.

Las exportaciones de vehículos representaron en el mismo periodo 34.6 por ciento de la exportación manufacturera y 30.8 por ciento de las exportaciones nacionales. México ya es el segundo proveedor para Estados Unidos en la industria automotriz, país que acumula un déficit de 41 mil 210 millones de dólares. Pero existen algunos factores que han impactado negativamente en la trayectoria positiva de la industria automotriz mexicana en los meses recientes, lo que no pudo hacer Trump lo han hecho otros fenómenos.

10%, el incremento de producción enero-agosto de 2017 vs 2016

Las exportaciones de autos nuevos de México tuvieron en agosto un desempeño negativo por primera vez en siete meses, afectadas por menores envíos a Estados Unidos por el huracán Harvey, pese a que la producción creció. Los envíos al mercado estadounidense, el principal socio de México en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), cayeron un 6.1 por ciento entre agosto de este año y el mismo periodo de 2016.

A fines de agosto, Harvey tocó tierra en Texas, dejando decenas de muertos, más de un millón de desplazados y daños que podrían alcanzar los 180 mil millones de dólares. Estados Unidos es el principal país al que México envía vehículos ligeros, pues representa el 77 por ciento del total de las exportaciones, seguido por Canadá con el 9.1por ciento y Alemania con el 2.9 por ciento, de acuerdo con datos de la AMIA.

En contraste, ventas de automóviles nuevos meten freno

La venta de automóviles nuevos es un indicador que ha mostrado cierta desaceleración en los meses recientes. Durante agosto pasado y por tercer mes consecutivo se registró una caída superior a 5%, comparado con el mismo periodo del año pasado. Según cifras de la AMDA (Asociación Mexicana de Distribuidores de Autos), se vendieron 125 mil 331 unidades, frente a 134,43 automóviles nuevos vendidos en el mismo mes del año previo, lo que significó una disminución de 6.5 por ciento.

En el año, la cifra acumulada es de 990 mil 492 autos, para un incremento marginal de solamente 0.3 por ciento, ya por debajo de la marca del millón de autos nuevos vendidos. El pronóstico de ventas totales para 2017 se ubica en 1 millón 625 mil unidades, cifra que de concretarse representaría una contracción de 23,000 vehículos respecto al monto pronosticado en el mes de abril, cuando ubicaron el dato en 1 millón 648 mil coches, lo que constituye la segunda revisión a la baja en la predicción de ventas del año. Las contracciones en ventas de automóviles nuevos observadas durante los meses de junio, julio y agosto, tienen que ver mucho con la expectativa negativa.

61% de las ventas totales en México pertenece al segmento de compactos y subcompactos

De acuerdo con la AMDA, la tendencia de desaceleración ha sido más profunda respecto del consenso previsto por la industria, pues el segmento de subcompactos, el de mayor aportación al volumen de ventas, acumula cifras planas respecto a igual periodo del 2016. En días pasados, Guillermo Rosales, director de la AMDA, explicó que, durante los dos años pasados, el crecimiento de las ventas internas “fue inusual, por lo que la variable se enfrenta a una base de comparación muy elevada y fuera de la línea de la tendencia”.

Abundó en que tener la venta promedio de 120,000 unidades mensuales “es evidente que no puede considerarse como resultado desalentador, ni que genere alarma, es un ajuste en las tendencias del mercado. Durante el segundo semestre del 2014 hasta el 2016 influyó una conjunción de factores como el ajuste del mercado de autos importados, incremento en el crédito, mayor competencia, entre otros aspectos que incrementaron la demanda”. La desaceleración en las ventas ha provocado que la comercialización de subcompactos crezca apenas 0.1 por ciento cuando en el 2016 creció 20.2 por ciento, mientras que la venta de compactos reportó un aumento de 0.1 por ciento contra 16 por ciento del año pasado. Estos dos segmentos representan 61 por ciento del total de ventas.

Los factores coyunturales

Pero hay algo más, existen evidencias de que el sector automotriz podría ser uno de los rubros con mayor discusión en las renegociaciones del TLCAN, lo que estaría desdibujando las ventas, al menos en los meses recientes, y reduciendo las expectativas de inversiones para el futuro inmediato. El banco de inversión Merrill Lynch, indicó hace unos meses que el déficit comercial bilateral de Estados Unidos en el sector automotriz representa más que todo el déficit comercial total con México, por lo que las negociaciones del TLCAN podrían centrarse en este rubro industrial.

En 2016 el déficit bilateral de Estados Unidos con México en el sector automotriz fue de 74,000 millones de dólares, lo que superó el déficit total de 63,000 millones que la economía estadunidense mantiene respecto de la mexicana. Merrill Lynch explicó que desde 1994, año en que iniciara el TLCAN, el déficit en el sector automotriz de Estados Unidos con México ha aumentado constantemente, con un alza particularmente notable en esta década.

US 74,000 millones, déficit de Estados Unidos en la industria automotriz, registrado el año pasado

La automotriz es la industria más integrada de América del Norte, al mismo tiempo que, desde una perspectiva contable, es la causa principal del déficit comercial regional de Estados Unidos. Pese a que el desequilibrio en la balanza comercial es una razón por las que el presidente Donald Trump pretende renegociar el TLCAN, Merrill Lynch previó que un nuevo acuerdo tendrá “un impacto menor en los déficits comerciales bilaterales y menos aún en los empleos de la industria manufacturera”.

“México tiene una ventaja comparativa natural en cuanto a fabricación con mano de obra poco calificada. Reducir la diferencia de costos laborales por unos pocos dólares probablemente no tendrá mucho impacto”, de acuerdo con el documento. Alertó además que imponer restricciones a la inversión automotriz en México no se traducirá en más empleos para estadunidenses, sino en el traslado de estos puestos de trabajo a otros países de bajos salarios y a una acelerada adopción de tecnologías que ahorren mano de obra.

10 plantas armadoras de automóviles existen en México

Sin embargo, “si las negociaciones comerciales no reducen el déficit comercial ni devuelven empleos industriales, existe el riesgo de que el gobierno de Trump cumpla sus amenazas e imponga tarifas u otras medidas proteccionistas importantes”, consideró el banco. En general, Merrill Lynch espera que las negociaciones generen períodos de incertidumbre en los mercados, aunque pronosticó que al final darán como resultado un acuerdo actualizado. No obstante, precisó que existe el riesgo de que el proceso de negociación sea suspendido y que Estados Unidos recurra a la imposición de aranceles unilaterales, lo que haría a México “particularmente vulnerable a un choque recesivo”.

Es por eso que “curiosamente” en los meses previos al inicio de las renegociaciones, agosto pasado, y ya en dicho proceso, se ha observado un “freno de mano” en la industria automotriz mexicana, es probable que estemos frente a un periodo de incertidumbre que solamente terminará cuando haya noticias concretas. Existe un tema que igualmente podría generar enfrentamientos entre las partes negociadoras del TLCAN:  el “dumping salarial”.

US 81,000 millones anuales produce México en los llamados clusters automotrices

Mientras que un trabajador mexicano de la industria automotriz necesita tres años para comprar uno de los coches que produce, un trabajador en Estados Unidos necesita trabajar sólo seis meses para adquirir un vehículo. Asimismo, mientras la mano de obra en la industria automotriz nacional compite con las mejores del mundo, llámese Alemania o cualquier otra, los empleados ganan hasta 20 veces menos.

Por eso se espera que una de las presiones que aplique Estados Unidos es que se ligue el salario a la alta productividad de los trabajadores mexicanos del sector, reduciendo la competitividad vía salarios de la industria automotriz mexicana, exponiéndola a otro tipo de competencia, pero ya con una “cobija” menos.

El plan B

En caso de que el TLCAN genere cambios relevantes en la industria automotriz mexicana, o peor aún, que Estados Unidos salga del acuerdo, analistas y expertos en la materia señalan que existen tres alternativas para el país y su industria, una especie de plan B.

  1. Incrementar su competitividad
  2. Diversificar los destinos de sus exportaciones, ya que las importaciones están considerablemente diversificadas.
  3. Vincular la producción nacional con el mercado interno.

Un incremento en la competitividad que permita –aun con un hipotético arancel a la exportación de la manufactura en México– rentabilidad a las compañías, depende de la modernización de la infraestructura portuaria y logística, y del mejoramiento del ambiente regulatorio de negocios, a fin de depender cada vez menos de los niveles salariales y fortalecer al débil mercado interno.

1 millones de empleos directos e indirectos en México estarían en riesgo si cambian las reglas para el sector

Antes de la entrada en vigor del TLCAN, en 1994, México producía un millón de vehículos anuales; para 2015 esta cifra se había triplicado, lo que convirtió a nuestro país en el séptimo productor y cuarto exportador a nivel mundial, sólo por detrás de Corea del Sur, Japón y Alemania.

Por supuesto, vale la pena señalar que este plan B deberá complementarse con las medidas que pudiera dictar la propia autoridad, para disminuir los riesgos de la industria que está convertida hoy día en la principal generadora de divisas para México, y que, todo apunta, será uno de los puntales industriales en todo el mundo, incluso en los procesos de automatización que empiezan a presentarse y que provocan despidos de personal, pero aumentos en la productividad de las empresas.

Antonio Sandoval

Archivo: Sector automotriz mexicano, riesgos y oportunidades ante nuevo escenario

0

El crecimiento de la industria en los años recientes debe aprovecharse para reorientar al mercado hacia nuevos horizontes y dejar la dependencia de un solo mercado.

(Éste artículo fue publicado en la edición de Febrero de Global Industries)

El sector automotriz es en primera instancia el más golpeado por el nuevo escenario que se vislumbra con el naciente gobierno estadounidense de Donald Trump. México de hecho vivió en la última década un “sueño automotriz”, aunque en realidad el proceso empezó antes, la llegada de prácticamente todas las armadoras globales más importantes del mundo a instalar su infraestructura, impulsó el crecimiento del mercado y también catapultó la presencia exportadora del país en este sector.

USD 22,000 mdd, inversiones en el sector automotriz mexicano entre 2010 y 2015

La mano de obra calificada y con menor costo, fue una de las más claras ventajas competitivas que ofreció México a la industria automotriz mundial, el boom se hizo evidente en los últimos 10 años, con un crecimiento inusitado. Pero las condiciones cambiaron, a reserva de explicar el porqué la política económica del nuevo presidente de Estados Unidos toma como estandarte a la industria automotriz, es un hecho que nuestro país resentirá en los años siguientes condiciones menos propicias para el crecimiento en este sector.

Sin embargo, es importante revisar las oportunidades que se pueden presentar, en medio de los riesgos que significan los cambios. En la industria automotriz mexicana existe la infraestructura necesaria para mantener el ritmo de avance y el impulso de las ventas externas. Una cosa es cierta, las fábricas no se desmantelan de la noche a la mañana, se cancelaron nuevas inversiones pero no se puede eliminar intempestivamente la infraestructura creada en los años anteriores, la industria automotriz mexicana está consolidada, ahora la pregunta es: ¿qué hacer ante el nuevo panorama?

Cifras envidiables

De acuerdo con un documento elaborado recientemente por ProMéxico, se espera que la industria automotriz mexicana produzca hacia el año 2020 cerca de 5 millones de vehículos ligeros al año de 13 marcas diferentes. Para entonces se esperan 30 plantas de manufactura a lo largo y ancho del país.

Posiblemente las cifras tendrían que revisarse en vista del cambio en las reglas del juego, pero no así el optimismo ya que las estrategias de inversión de muchas empresas en el sector se mantendrán a pesar de todo, y México debe mantenerse como un importante productor de automóviles a nivel global, por sus ventajas competitivas. La consolidación de la industria en nuestro país nos ha llevado a que México sea actualmente el séptimo productor de automóviles a nivel global, y el segundo exportador a Estados Unidos, aunque también destaca ya en otros mercado como el europeo y asiático.

En la última décadas las inversiones de diferentes armadoras en nuestro país totalizan la cantidad de 27 mil millones de dólares, tan solo entre 2010 y 2015 las inversiones en el sector fueron de 22 mil millones de dólares. En 2015 el país fabricó 3.4 millones de vehículos, prácticamente 40 por ciento más que Brasil, otro de los grandes mercados del continente.

3% del PIB nacional representa la industria automotriz mexicana

Sin embargo, es un hecho que la industria automotriz mexicana debe diversificarse más, sobre todo en este nuevo contexto de presiones económicas y cambios de directrices que se resienten entre nuestros principales socios comerciales. De acuerdo con las cifras oficiales, actualmente el 80 por ciento de la producción automotriz de México está destinada al mercado de exportación, mientras que 86 por ciento de las exportaciones totales tienen como destino los mercados de Canadá y Estados Unidos.

Es un hecho que el mayor crecimiento porcentual del mercado exportador se registra en la zona ajena al Tratado de Libre Comercio, pero todavía es insuficiente. En términos generales, la industria automotriz mexicana representa 3 por ciento del PIB nacional y 18 por ciento del PIB manufacturero, amén de general alrededor de 880 mil empleos directos y aportar 20 por ciento de la de la producción automotriz de América del Norte. Se calcula que en nuestro país se gradúan año con año alrededor de 100 mil ingenieros automotrices de clase mundial.

Éstas son en resumen algunas cifras relevantes de la industria automotriz mexicana:

  • Séptimo productor mundial de vehículos en general, 3.6 millones
  • Séptimo productos mundial de vehículos ligeros, 3.4 millones
  • Cuarto exportador de vehículos ligeros, 2.8 millones
  • Quinto productor mundial de vehículos pesados, 191,000
  • Cuarto exportador de vehículos pesados, 156,900
  • 21 de las principales armadoras globales tienen presencia en nuestro país
  • Más de 300 proveedores de primer nivel de la industria terminal
  • Generación de 81,927 empleos en la industria terminal
  • Participación de 3% en el PIB nacional
  • Participación de 18% en el PIB manufacturero
  • 20% de la inversión Extranjera directa
  • 27% de las exportaciones totales

Cadena de proveeduría nacional, el primer gran reto

Con todo y las importantes cifras de crecimiento que ha observado la industria automotriz mexicana en los años recientes, existen muchas oportunidades para desarrollarla todavía más y consolidarla. Un problema en la industria mexicana es el elevado porcentaje de proveedores de partes y tecnología de origen extranjero, debido a que en ese sentido todavía es necesario explotar el potencial de desarrollo.

Es un hecho que las cadenas de proveeduría , materia prima, diseño y producción, así como tecnología, son oportunidades que se ofrecen en la industria nacional, también como diferentes proyectos que juntos podrían impulsar la competitividad del sector automotriz mexicano. El año pasado se registraron apoyos a más de 4,000 pequeños proveedores de la industria automotriz, para impulsar en un porcentaje determinado la denominación nacional de la cadena de proveeduría.

82% de las exportaciones automotrices están dirigidas a Norteamérica

Uno de los éxitos de otros mercados descansa precisamente en el hecho de que impulsaron sus propias cadenas de proveedores, fortaleciendo a su industria, disminuyendo sus costos de producción y generando una industria absolutamente fortalecida. Algo así debería suceder en nuestro país. Con el impulso y la generación de cadenas de proveeduría nacionales, se generan condiciones para el desarrollo regional y sectorial, algunos estados tienen un peso de hasta 35 por ciento en su PIB proveniente de la industria automotriz, algo que puede incluso profundizarse.

Consolidar una cadena de proveeduría nacional es un gran reto no solamente para la industria automotriz sino para la industria en general. Está comprobado que muchos de los casos de éxito global obedece al porcentaje en el que los insumos se consiguen dentro del país, lo que contribuye, entre otras cosas, a bajar los costos. En el caso específico de la proveeduría nacional, hay una gran ventana de oportunidad ya que actualmente se calcula que un promedio del 70% de los insumos en la industria automotriz provienen del exterior.

Las marcas llegaron para quedarse, no se irán

Las marcas que han establecido en los años recientes plantas de ensamblaje en México no se alejarán del país, incluso en este contexto diferente que se ha configurado con la administración Trump al frente de Estados Unidos. Como señalamos líneas arriba, las marcas arribaron a México en años recientes con cuantiosos inversiones, mismas que no pueden desmantelar de la noche a la mañana por tratarse de activos físicos, es decir, planta y equipo, no inversiones financieras que sí pueden retirar en cualquier momento.

Solamente en 2015 los sectores automotriz terminal y de autopartes representaron 20 por ciento de la inversión Extranjera Directa (IED) con un total de 5 mil 5757 millones de dólares. En forma acumulada, entre los años 2011 a 2015 la IED sumó una cifra de 19 mil 783 millones de dólares. Las inversiones en planta y equipo llegaron acompañadas de un boom en el mercado y la generación de miles de nuevas plazas laborales; adicionalmente prosperaron negocios como los de financiamiento automotriz; de hecho, casi todas las marcas abrieron a la par de nuevas plantas, áreas de financiamiento que les hicieron prosperar el negocio como pocas veces, México es un caso rotundo de éxito.

20% de la Inversión Extranjera Directa proviene del sector automotriz

Al cierre del año pasado entre plantas automotrices y de autopartes, la industria mexicana estaba compuesta por 39 conglomerados, que daban trabajo directo a miles de nacionales y muchos miles más en forma indirecta. Por lo general, un proceso de inversión tan cuantioso como el establecimiento de una planta armadora dura entre 3 y 4 años, tiempo en el que se maduran las inversiones y se genera el mercado suficiente.

La instalación de plantas automotrices en nuestro país es estratégica, México es la nación que cuenta con la mayor cantidad de tratados comerciales, eso es un plus para cualquier empresa global en el sector. También, la ubicación geográfica del país le permite tener acceso a mercados relevantes en mucho menor tiempo, como el asiático. Y no se trata solamente del mercado de vehículos ligeros en el que México participa con singular eficiencia, es también el segmento de vehículos de carga y/o pesados uno de los rubros que han impulsado la presencia de nuestro país en los mercados internacionales.

En armadoras de vehículos pesados destaca la presencia de empresas como Volvo Trucks y Mercedes Benz Trucks. Pareciera que las empresas más comerciales son las que mayor número de empleo generan en el país, lo que es cierto relativamente, en realidad existen empresas menos conocidas pero de gran importancia para el mercado nacional.

Por ejemplo, General Motors genera 15,092 empleos, Volkswagen 16,509, Johnson Controls México 26,197, Nemak 21,600, Magna International 25,000 y Lear Corporation 46,600 trabajos generados en nuestro país. El sector automotriz mexicano genera actualmente 875 mil 382 empleos directos, de los cuales 81,927 corresponde a trabajadores empleados en la fabricación de automóviles y camiones, mientras que 793,456 está concentrado en el sector de autopartes.

El motor exportador seguirá en marcha, hace falta meterle quinta

La gran oportunidad para la industria automotriz mexicana es el sector exportador, desafortunadamente México es un país cuyo consumo todavía no es lo suficientemente maduro para impulsar por sí mismo y mantener a un mercado como este. Sin embargo es una oportunidad importante, un mercado muy grande y una posición ideal que tienen México con respecto a otras naciones, entre ellas la ventaja de sus costos competitivos.

México puede exportar no solamente automóviles y camiones pesados, sino también autopartes, es uno de los mercados en los que ha empezado a competir con fuerza en los años recientes. La industria automotriz mexicana se ha centrado los años recientes en satisfacer la demanda del mercado estadounidense, algo que hasta ahora había funcionado pero que claramente está a punto de cambiar, o ya empezó.

875,382 empleos directos existen en la industria automotriz mexicana

En este sentido es urgente darle un giro a la dependencia del mercado estadounidense por parte del sector automotriz mexicano, solamente así nuestro país mantendrá lo que ha logrado hasta ahora, y tendrá posibilidades de extender el desarrollo de la industria. Por ejemplo, en 2015 se exportaron un total de 2 millones 758 mil 896 automóviles, de los cuales un amplio porcentaje se destinó a Norteamérica, con Estados Unidos como el país de mayor consumo al acaparar 72.2 por ciento de la demanda con un millón 993 mil 162 unidades.

Canadá participó con 10.5 por ciento de las exportaciones mexicanas de automóviles ligeros, equivalente a 290,340 unidades. Pero más allá, el mercado mexicano todavía tiene mucho por explorar, los mercados latinoamericanos, asiático, europeo y hasta africanos, son  oportunidades claras para la industria nacional.

En el segmento de autopartes nos sucede lo mismo, un amplio porcentaje se dirige al mercado estadounidense, descuidando otras oportunidades. Las exportaciones de vehículos ligeros a otros sitios del mundo son todavía modestas; por ejemplo, en 2015 se vendieron en Europa solamente 145,263 unidades hechas en México; es decir, 13.7 veces menos de lo que se vendió en Estados Unidos.

En Latinoamérica también hay oportunidades, durante 2015 las ventas de vehículos de manufactura mexicana en la región totalizaron la cantidad de 225,538 unidades. En Asia la presencia del sector automotriz mexicano es todavía más escasa, generadno nichos de mercado que pueden explorarse; en 2015 se vendieron solamente 79,902 vehículos hechos en México. África es una región prácticamente inexplorada, solamente 2,319 automóviles hechos en nuestro país fueron vendidos en aquellas lejanas tierras.

39 plantas automotrices y de autopartes existen en México actualmente

México está en una posición envidiable en el mercado automotriz global, pero pude escalar lugares porque son varias las ventajas competitivas que se lo pueden facilitar. Por ejemplo, al inicio de la década México ocupaba la quinta posición global en exportaciones automotrices, superado por Japón, Alemania, corea del Sur y España.

Las cifras del año 2015 señalan que nuestro país ya ocupa la cuarta posición como país exportador de automóviles ligeros. Estamos de entrada en el top five de los países exportadores de automóviles ligeros, y nos acercamos a los tres primeros sitios, ese debe ser el objetivo. ¿Qué necesita México?, afortunadamente en el caso del sector automotriz nuestro país requiere poco para ser todavía más competitivo, cuentas con muchas ventajas logradas a lo largo de lustros de trabajo en el sector.

En materia de costos es el mercado más barato respecto a los tres primeros lugares, Japón, Alemania y Corea del Sur, quizás en lo que debe mejorar es en la calidad de los productos finales. Estamos frente a a un periodo de retos, pero también de oportunidades, es un hecho que desde Estados Unidos llegan vientos hostiles dirigidos específicamente a la industria automotriz mexicana.

Sin embargo, lo que se ha construido a lo largo de muchos años no puede destruirse, hay mucho en juego, miles de millones de dólares en inversiones y miles de puestos de trabajo, amén de una economía que tiene en la industria automotriz uno de sus pilares.

Las oportunidades ahí están, ahora llegó el tiempo de saber de qué está hecha la industria nacional en general y el sector automotor en particular.

Antonio Sandoval

Síguenos en Redes

287FansLike
33FollowersFollow

Últimas Noticias