martes, octubre 23, 2018

Anuario 2016

0

Zonas Económicas Especiales, una oportunidad más para traer progreso al sur del país

0

El retraso económico y social de la región sureste mexicana ha sido la norma durante décadas. Las Zonas Económicas Especiales (ZEE), declaradas por el presidente Peña Nieto, buscan darle facilidades a la iniciativa privada para realizar negocios en esa zona, aunque, para atraer inversiones el estado mexicano deberá superar retos en materia educativa, de infraestructura y jurídica.

Aunque cuenta con una gran cantidad de recursos naturales y potencial turístico la región sur del país, compuesta por los estados de Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán, presenta un atraso económico en comparación con las regiones centro y norte. De acuerdo al “Programa Regional de Desarrollo Sur Sureste 2014-2018” de la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) la zona tiene una baja participación en el PIB nacional con 22%, mientras que los empleos formales solo representan el 16% de una plantilla laboral que se encuentra entre las más jóvenes del país, pero al mismo tiempo, se localiza en los últimos lugares en cuanto a educación.

En los últimos 6 años, se perdieron 23,047 empleos manufactureros en la región sur, mientras que a nivel nacional se generaron 360,600

En lo que se refiere a infraestructura, el 48% de la población se encuentra dispersa en comunidades rurales de menos de 2,500 habitantes, mientras que en el resto del país este porcentaje es de solo 28%. Solo el 32% de la red carretera está pavimentada, mientras que la infraestructura portuaria solo representa el 26% del total nacional.
De acuerdo a SEDATU algunos de los factores que inhiben la productividad en la región son:
• Bajo nivel educativo y falta de capacitación
• Elevado número de días para realizar trámites
• Incertidumbre jurídica
• Dispersión geográfica y baja conectividad con los centros urbanos
• Conexiones poco favorables hacia el centro del país y frontera norte

¿El detonante detrás de “revolución económica” china?

El concepto no es nada nuevo, la primer ZEE fue establecida en el año 1950 en Irlanda, sin embargo, el ejemplo más significativo y el que todo mundo utiliza para mostrar las ventajas de las zonas económicas especiales, incluido el gobierno mexicano, es China. En 1980 y por iniciativa del líder del partido comunista chino, Deng Xiaoping, la ciudad de Shenzhen se convirtió en la primera de cuatro en introducir una serie de reglas que buscaban fomentar la inversión, y de paso, reducir la influencia de Hong Kong la cual concentraba gran parte del capital extranjero de la región mientras aún se encontraba bajo control británico. Irónicamente la mayor parte de las inversiones procedieron de compañías localizadas en Hong Kong, después de una serie de modificaciones en las leyes laborales y una reducción al impuesto a las empresas a 15%, comparado con el 33% en el resto del país, Shenzhen se convirtió en una de las capitales industriales chinas, tan solo en 1993 ya captaba el 13% del total de las inversiones.

Tabasco y Veracruz son los estados que más crecieron en la región, pero lo hicieron a tasa del 1%, comparado con el 5% del norte 

Actualmente el país asiático cuenta con más de 750 zonas especiales, distribuidas alrededor de sus fronteras y un puñado se localizan en el interior; aunque no todas son iguales, algunas se establecieron para desarrollar industrias específicas, como el de la tecnología y la investigación. En 2013 se introdujo la primera zona de “Libre Comercio” en Shanghai, además de estímulos fiscales el gobierno chino introdujo nuevas disposiciones, como facilitar el acceso a Twitter y Facebook las cuales están restringidas en el resto del territorio, así como permitirles a particulares establecer una empresa sin necesariamente estar asociados con un similar de origen chino. A mediados de este año sectores como el aeronáutico, automotriz y naviero se abrieron al capital extranjero, por lo que se espera que la participación de las ZEE en el PIB sobrepase el 22% alcanzado durante 2016.

El modelo mexicano

El 29 de septiembre del 2015, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, presentó el proyecto de las Zonas Económicas especiales, mismo que entraría en vigor exactamente dos años después. Al igual que las ZEE establecidas en varias partes del orbe su objetivo es fomentar la llegada de capital a través de varios beneficios, de los cuales destacan:
• Descuento de 100% en los primeros diez ejercicios fiscales del ISR, mientras que en los siguientes cinco ejercicios el descuento será de 50%.
• Tasa 0 correspondiente al valor del IVA, en adquisiciones realizadas entre empresas localizadas en una ZEE y cuando realicen compras con el resto del país.
• La capacitación a empleados se puede deducir en un 25%
• Créditos a las aportaciones patronales al IMSS
• Eliminación del pago de derechos en la compra de un inmueble
• Ventanilla única en la cual se consolidan 6,165 trámites a nivel federal, 850 estatales y 350 municipales

Algunas de las industrias a beneficiarse: aeroespacial, agroindustria, automotriz, construcción, forestal, metálica y metal mecánica, minería, química, textil y sector eléctrico 

Por decreto se establecen como Zonas Económicas Especiales a Puerto Chiapas, Chiapas; Coatzacoalcos, Veracruz; y Lázaro Cárdenas-La Unión compartido por los estados de Michoacán y Guerrero. Más adelante Salina Cruz, Oaxaca; y Puerto Progreso, Yucatán, serán incluidas a la lista. El trabajo detrás de la regulación, promoción y supervisión de las ZEE queda a cargo de la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales o AFDZEE, la cual es precedida por Gerardo Gutiérrez Candiani, ex-presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana.

Durante su comparecencia ante la Cámara de Diputados señalo que se requieren alrededor de 7,300 millones de pesos en 2018 para realizar obras de infraestructura, energía y logística, entre ellas ampliar la capacidad de los puertos de Coatzacoalcos, Puerto Chiapas y Salina Cruz a un costo de alrededor de 600mdp; el mantenimiento de las Vías Férreas Chiapas-Mayab por alrededor de 1,200mdp y 400mdp para modernizar la carretera Acayucan-La Ventosa. En total se estima en 127mmdp el total de inversión que se requerirá en las ZEE, aunque, de acuerdo a la Secretaria de Hacienda el 70% provendrá del sector privado. De acuerdo a Gutiérrez Candiani el objetivo es que en el 2018 cada zona tenga una empresa ancla, en ese sentido la AFDZEE ha hecho un reconocimiento de algunas de las industrias potenciales en la región: la petroquímica, química y agroindustrial en Coatzacoalcos; la automotriz, forestal, minera y siderúrgica en Salina Cruz; la textil, la del papel y eléctrica en Puerto Chiapas.

El reto

Tal vez el desafío más importante no tenga que ver con los incentivos fiscales o la construcción de infraestructura, la seguridad sigue siendo la mayor asignación pendientes, el motivo histórico por la falta de desarrollo en la región y el termómetro por el cual los capitales evaluaran las oportunidades de inversión. En ese sentido el estado mexicano no solo debe de realizar tareas de cooperación sino debe de hacer valer el estado de derecho, algo que honestamente no se ha logrado en más de una ocasión. El sur del país se ha mantenido rezagado aun y con décadas de asistencia gubernamental, la iniciativa privada no será tan paciente por lo que es vital que a nivel federal, estatal y municipal se cumplan los compromisos o corremos el riesgo de seguir en el México de las dos realidades.

Juan Manuel Ponce

Acciones de Grupo México se disparan a máximos históricos

0

Las expectativas de que Donald Trump active
inmediatamente un programa de infraestructura, con
una inversión de USD $550,000 millones, han mejorado
las expectativas de ganancias del cuarto mayor
productor de cobre del mundo.

Trabajará Siemens junto a Airbus Safran Launchers

0

La compañía transformará la totalidad de
su proceso de vida de ciclos de productos.

Industria automotriz mexicana baja velocidad, pero no se detiene

0

Industrias automotrices de México, EU y Canadá, coinciden en mantener el libre comercio en la región: Eduardo Solís, presidente de la AMIA

No obstante, lo que no logró Trump sí lo han logrado algunos factores coyunturales, el sector pasa por un periodo de incertidumbre

Cuando inició la “era Trump” en enero pasado las expectativas negativas se multiplicaron, algunos sectores como el de la industria automotriz parecían condenados a vivir un periodo de sobresaltos, en el mejor de los casos. Sin embargo, han pasado ya varios meses y las malas cifras no llegan, solamente algunos indicadores hablan de retrocesos estacionales en un sector tan dinámico e importante como el automotriz, los malos augurios parecen no concretarse por el momento, sino al contrario, seguimos hablando de historias de éxito en este mercado mexicano.

“La industria automotriz de Estados Unidos necesita más trabajos, esos que se han generado injustamente en otros países”. Donald Trump, Presidente de Estados Unidos

Las cifras de producción siguen al alza, solo las afectan factores coyunturales

En agosto del presente año la producción de autos presentó un incremento de 5.7 por ciento, al ensamblar 351 mil 855 vehículos ligeros, lo que representó un incremento de 19 mil 86 unidades respecto al mismo mes del año pasado. Dicha cifra se coloca como la más alta en la historia, para cualquier mes del año. Así, cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), señalan que durante los primeros ocho meses del año se fabricaron dos millones 522 mil 587 unidades, lo que significó 10.1 por ciento más que los manufacturados en igual periodo de 2016.

522 millones de automóviles se han fabricado entre enero y agosto

Las automotrices que incrementaron su producción durante agosto pasado en México fueron: Grupo Fiat Chrysler (FCA) con 65.1 por ciento más, Kia Motors México con 47.1 por ciento y Volkswagen con 3.5 por ciento. Nissan no reportó aumento en su producción para el mes de referencia, mientras que las armadoras que disminuyeron fueron Mazda con 23.7 por ciento; Honda 17.6 por ciento; General Motors 8.0 por ciento; Toyota 4.3 por ciento y Ford Motor con 3.8 por ciento.

Pero las cifras positivas en términos generales no cesan, al cierre del primer semestre del año la industria automotriz registró un superávit de 33 mil 663 millones de dólares, lo que representa un incremento de 12.5 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado. Dicha cifra es la más alta en la historia de México para el sector. De enero a junio del presente año la industria automotriz exportó 60 mil 772 millones de dólares, con un crecimiento de 10.4 por ciento respecto al primer semestre de 2016.

Las exportaciones de vehículos representaron en el mismo periodo 34.6 por ciento de la exportación manufacturera y 30.8 por ciento de las exportaciones nacionales. México ya es el segundo proveedor para Estados Unidos en la industria automotriz, país que acumula un déficit de 41 mil 210 millones de dólares. Pero existen algunos factores que han impactado negativamente en la trayectoria positiva de la industria automotriz mexicana en los meses recientes, lo que no pudo hacer Trump lo han hecho otros fenómenos.

10%, el incremento de producción enero-agosto de 2017 vs 2016

Las exportaciones de autos nuevos de México tuvieron en agosto un desempeño negativo por primera vez en siete meses, afectadas por menores envíos a Estados Unidos por el huracán Harvey, pese a que la producción creció. Los envíos al mercado estadounidense, el principal socio de México en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), cayeron un 6.1 por ciento entre agosto de este año y el mismo periodo de 2016.

A fines de agosto, Harvey tocó tierra en Texas, dejando decenas de muertos, más de un millón de desplazados y daños que podrían alcanzar los 180 mil millones de dólares. Estados Unidos es el principal país al que México envía vehículos ligeros, pues representa el 77 por ciento del total de las exportaciones, seguido por Canadá con el 9.1por ciento y Alemania con el 2.9 por ciento, de acuerdo con datos de la AMIA.

En contraste, ventas de automóviles nuevos meten freno

La venta de automóviles nuevos es un indicador que ha mostrado cierta desaceleración en los meses recientes. Durante agosto pasado y por tercer mes consecutivo se registró una caída superior a 5%, comparado con el mismo periodo del año pasado. Según cifras de la AMDA (Asociación Mexicana de Distribuidores de Autos), se vendieron 125 mil 331 unidades, frente a 134,43 automóviles nuevos vendidos en el mismo mes del año previo, lo que significó una disminución de 6.5 por ciento.

En el año, la cifra acumulada es de 990 mil 492 autos, para un incremento marginal de solamente 0.3 por ciento, ya por debajo de la marca del millón de autos nuevos vendidos. El pronóstico de ventas totales para 2017 se ubica en 1 millón 625 mil unidades, cifra que de concretarse representaría una contracción de 23,000 vehículos respecto al monto pronosticado en el mes de abril, cuando ubicaron el dato en 1 millón 648 mil coches, lo que constituye la segunda revisión a la baja en la predicción de ventas del año. Las contracciones en ventas de automóviles nuevos observadas durante los meses de junio, julio y agosto, tienen que ver mucho con la expectativa negativa.

61% de las ventas totales en México pertenece al segmento de compactos y subcompactos

De acuerdo con la AMDA, la tendencia de desaceleración ha sido más profunda respecto del consenso previsto por la industria, pues el segmento de subcompactos, el de mayor aportación al volumen de ventas, acumula cifras planas respecto a igual periodo del 2016. En días pasados, Guillermo Rosales, director de la AMDA, explicó que, durante los dos años pasados, el crecimiento de las ventas internas “fue inusual, por lo que la variable se enfrenta a una base de comparación muy elevada y fuera de la línea de la tendencia”.

Abundó en que tener la venta promedio de 120,000 unidades mensuales “es evidente que no puede considerarse como resultado desalentador, ni que genere alarma, es un ajuste en las tendencias del mercado. Durante el segundo semestre del 2014 hasta el 2016 influyó una conjunción de factores como el ajuste del mercado de autos importados, incremento en el crédito, mayor competencia, entre otros aspectos que incrementaron la demanda”. La desaceleración en las ventas ha provocado que la comercialización de subcompactos crezca apenas 0.1 por ciento cuando en el 2016 creció 20.2 por ciento, mientras que la venta de compactos reportó un aumento de 0.1 por ciento contra 16 por ciento del año pasado. Estos dos segmentos representan 61 por ciento del total de ventas.

Los factores coyunturales

Pero hay algo más, existen evidencias de que el sector automotriz podría ser uno de los rubros con mayor discusión en las renegociaciones del TLCAN, lo que estaría desdibujando las ventas, al menos en los meses recientes, y reduciendo las expectativas de inversiones para el futuro inmediato. El banco de inversión Merrill Lynch, indicó hace unos meses que el déficit comercial bilateral de Estados Unidos en el sector automotriz representa más que todo el déficit comercial total con México, por lo que las negociaciones del TLCAN podrían centrarse en este rubro industrial.

En 2016 el déficit bilateral de Estados Unidos con México en el sector automotriz fue de 74,000 millones de dólares, lo que superó el déficit total de 63,000 millones que la economía estadunidense mantiene respecto de la mexicana. Merrill Lynch explicó que desde 1994, año en que iniciara el TLCAN, el déficit en el sector automotriz de Estados Unidos con México ha aumentado constantemente, con un alza particularmente notable en esta década.

US 74,000 millones, déficit de Estados Unidos en la industria automotriz, registrado el año pasado

La automotriz es la industria más integrada de América del Norte, al mismo tiempo que, desde una perspectiva contable, es la causa principal del déficit comercial regional de Estados Unidos. Pese a que el desequilibrio en la balanza comercial es una razón por las que el presidente Donald Trump pretende renegociar el TLCAN, Merrill Lynch previó que un nuevo acuerdo tendrá “un impacto menor en los déficits comerciales bilaterales y menos aún en los empleos de la industria manufacturera”.

“México tiene una ventaja comparativa natural en cuanto a fabricación con mano de obra poco calificada. Reducir la diferencia de costos laborales por unos pocos dólares probablemente no tendrá mucho impacto”, de acuerdo con el documento. Alertó además que imponer restricciones a la inversión automotriz en México no se traducirá en más empleos para estadunidenses, sino en el traslado de estos puestos de trabajo a otros países de bajos salarios y a una acelerada adopción de tecnologías que ahorren mano de obra.

10 plantas armadoras de automóviles existen en México

Sin embargo, “si las negociaciones comerciales no reducen el déficit comercial ni devuelven empleos industriales, existe el riesgo de que el gobierno de Trump cumpla sus amenazas e imponga tarifas u otras medidas proteccionistas importantes”, consideró el banco. En general, Merrill Lynch espera que las negociaciones generen períodos de incertidumbre en los mercados, aunque pronosticó que al final darán como resultado un acuerdo actualizado. No obstante, precisó que existe el riesgo de que el proceso de negociación sea suspendido y que Estados Unidos recurra a la imposición de aranceles unilaterales, lo que haría a México “particularmente vulnerable a un choque recesivo”.

Es por eso que “curiosamente” en los meses previos al inicio de las renegociaciones, agosto pasado, y ya en dicho proceso, se ha observado un “freno de mano” en la industria automotriz mexicana, es probable que estemos frente a un periodo de incertidumbre que solamente terminará cuando haya noticias concretas. Existe un tema que igualmente podría generar enfrentamientos entre las partes negociadoras del TLCAN:  el “dumping salarial”.

US 81,000 millones anuales produce México en los llamados clusters automotrices

Mientras que un trabajador mexicano de la industria automotriz necesita tres años para comprar uno de los coches que produce, un trabajador en Estados Unidos necesita trabajar sólo seis meses para adquirir un vehículo. Asimismo, mientras la mano de obra en la industria automotriz nacional compite con las mejores del mundo, llámese Alemania o cualquier otra, los empleados ganan hasta 20 veces menos.

Por eso se espera que una de las presiones que aplique Estados Unidos es que se ligue el salario a la alta productividad de los trabajadores mexicanos del sector, reduciendo la competitividad vía salarios de la industria automotriz mexicana, exponiéndola a otro tipo de competencia, pero ya con una “cobija” menos.

El plan B

En caso de que el TLCAN genere cambios relevantes en la industria automotriz mexicana, o peor aún, que Estados Unidos salga del acuerdo, analistas y expertos en la materia señalan que existen tres alternativas para el país y su industria, una especie de plan B.

  1. Incrementar su competitividad
  2. Diversificar los destinos de sus exportaciones, ya que las importaciones están considerablemente diversificadas.
  3. Vincular la producción nacional con el mercado interno.

Un incremento en la competitividad que permita –aun con un hipotético arancel a la exportación de la manufactura en México– rentabilidad a las compañías, depende de la modernización de la infraestructura portuaria y logística, y del mejoramiento del ambiente regulatorio de negocios, a fin de depender cada vez menos de los niveles salariales y fortalecer al débil mercado interno.

1 millones de empleos directos e indirectos en México estarían en riesgo si cambian las reglas para el sector

Antes de la entrada en vigor del TLCAN, en 1994, México producía un millón de vehículos anuales; para 2015 esta cifra se había triplicado, lo que convirtió a nuestro país en el séptimo productor y cuarto exportador a nivel mundial, sólo por detrás de Corea del Sur, Japón y Alemania.

Por supuesto, vale la pena señalar que este plan B deberá complementarse con las medidas que pudiera dictar la propia autoridad, para disminuir los riesgos de la industria que está convertida hoy día en la principal generadora de divisas para México, y que, todo apunta, será uno de los puntales industriales en todo el mundo, incluso en los procesos de automatización que empiezan a presentarse y que provocan despidos de personal, pero aumentos en la productividad de las empresas.

Antonio Sandoval

Minería, oportunidades por inicio de un nuevo ciclo positivo

0

Los proyectos mineros siguen en marcha, aunque han bajado su ritmo por el descenso de la rentabilidad global

Igual que la economía, los sectores que la conforman tienen ciclos, es así como todo apunta a que en la minería ha iniciado uno más.Para 2017 se tienen considerados varios proyectos nacionales, con los grupos que más participan en el mercado mexicano, la idea es aprovechar las oportunidades de cara a un ciclo favorable en este sector que ha pasado momentos difíciles en los años recientes.

De acuerdo con cifras de la Cámara Minera de México (CAMIMEX), se tienen contemplados al menos 8 proyectos mineros en el país para este año 2017, los que de concretarse consolidarán la expectativa de recuperación en la industria. De los proyectos considerados, al menos cuatro de ellos son para explotación de minas de oro, tres de plata y uno más de cobre, sin considerar los que surjan conforme las necesidades del mercado y la rentabilidad lo permitan.

Durango, Chihuahua y Zacatecas, son los estados en donde destacan las inversiones proyectadas para todo este año en el sector minero; especialmente en cuanto a lo que se refiere al sector dorado.

Volatilidad global, enemigo acérrimo

Para analistas y especialistas de la industria minera en México, la volatilidad de los precios internacionales de los metales, es lo que ha propiciado que la crisis en el sector se extendiera más de lo esperado. Inicialmente hubo un ajuste a la baja de los precios, propiciado por la crisis financiera que afecta a gran parte del planeta prácticamente desde hace ya 9 años, cuando surgió la crisis subprime de las hipotecas en Estados Unidos.

Dicha crisis provocó que en primera instancia se colapsaran los mercados de deuda y de renta variable, pero posteriormente se extendió al de materias primas, con impacto especial en las cotizaciones de los metales, sin que se hayan recuperado hasta la fecha. Hacia 2011 la onza de oro casi alcanzó los 2 mil dólares por onza, y ahora se mantiene lateral entre 1,250 y 1,300 dólares por onza.

Son las expectativas negativas las que provocan que los precios no se puedan recuperar, ante un impulso incierto en la economía del planeta. En la industria minera es esencial el desempeño de los precios, especialmente con trayectoria positiva, de lo contrario se corre el riesgo de disminuir la rentabilidad de los proyectos de inversión, para cualquier metal y/o mineral que se quiera explotar.

8 Proyectos mineros, contemplados para el presente año en diversas partes del país

En el caso específico de nuestro país y de acuerdo con las cifras de CAMIMEX, el año pasado se pospusieron al menos 5 grandes proyectos mineros, con expectativa de que se recuperen para este año conforme se recuperen los precios y se hagan más rentables las inversiones. Recordemos que en la industria minera se requieren fuertes inversiones iniciales para la explotación de los recursos. La constante volatilidad en los mercados de materia primas, es un elemento que no puede desdeñarse como factor de interrupción y atraso en el ciclo positivo que se espera ya desde hace varios meses en la industria minera.

Sin embargo, la crisis no es exclusiva de nuestro país, en todo el mundo la minería pasa por un momento complicado, especialmente la minería tradicional. Existen suficientes proyectos en espera de que se concreten las inversiones, que para México es urgente la recuperación de corporativos icónicos como Grupo México, Peñoles y otras empresas competidoras.

Sin embargo, la minería mexicana es de amplia tradición, con estados que no han cancelado proyectos y empresas que hacen muchos esfuerzos para preservar la actividad, y de manera especial mantener los trabajos en la medida de lo posible.

Antonio Sandoval

Resumen 2017: Industria nacional sufre retroceso

0

Urge programa emergente de reactivación económica: Centro de Estudios de la Industria

La peor noticia es que nos encontramos frente a un sector industrial deprimido en toda la región, según el análisis publicado.

En su reporte mensual, el Centro de Estudios de la Industria, perteneciente a la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), señala la urgencia de reactivar a la industria mexicana, sustentándolo en un análisis. Enseguida consignamos los puntos más relevantes. El sector industrial requiere de un programa emergente de reactivación productiva, durante el primer cuatrimestre del 2017 retrocedió (-) 0.8% a tasa anual, una cifra que sintetiza el entorno negativo que enfrenta la mayor parte de la industria mexicana.

Durante abril se profundizó su bajo desempeño: el sector de las actividades industriales presentó retroceso del -4.4% de variación anual y con lo cual su ciclo se mantiene a la baja. Este resultado se presenta a partir de que tres de sus cuatro componentes presentan un desempeño acumulado negativo en los primeros cuatro meses del año, donde solo el sector de manufacturas mantiene un acumulado positivo del 3.1%. En tanto que la variación anual durante abril fue negativa para todos los componentes industriales: el sector de la minería continúa en crisis con 35 tasas consecutivas negativas, con una reducción del -9.6%; así como el debilitamiento del sector de la construcción que tuvo una caída del -6.5%, electricidad, agua y gas con -3% y manufacturas con -1.7%.

0.08% anual retrocedió el sector industrial durante el primer cuatrimestre de 2017

En este entorno, plantea un escenario delicado para los siguientes meses, ya que el retroceso acumulado de la industria del -0.8% en los primeros cuatro meses del año, se dio frente al avance marginal del 0.4% en el mismo periodo de 2016. Sin embargo, el mejor desempeño de Estados Unidos puede aportar elementos positivos para la industria mexicana, como se ha dado para las manufacturas que presentaron el mejor resultado, mientras que la minería continúa siendo un desafío estructural. Por lo que la industria manufacturera representa un elemento fundamental para aportar a la recuperación industrial, en particular a partir de los resultados más favorables manufactureros de Estados Unidos.

Los resultados por sectores industriales muestran que continúa la crisis en la minería. Al interior del sector, los servicios relacionados con la minería disminuyeron en -37.3%, también mostró una caída del -8.5% la rama correspondiente al petróleo y gas, mientras que el rubro de la minería de metálicos y no metálicos tuvo un retroceso del -2%. Con estos resultados solo el último componente mantiene un crecimiento acumulado positivo con un 2.7%. Con lo cual la tendencia de su ciclo se mantiene a la baja. Por su parte, la industria de electricidad, agua y gas mostró una disminución anual en energía eléctrica del -3.7% durante abril, mientras que la industria de agua y gas creció en 1.4%.

Con estos resultados el ciclo del sector se encuentra estancado. La industria de la construcción comienza a revertir la tendencia de su ciclo ubicándose al alza, no obstante, el resultado de la variación anual de abril fue negativo con un -6.5%, por los retrocesos registrados en edificación del -7.1% y obras de ingeniería civil del -11.3%, este último con trece caídas consecutivas, mientras que únicamente el componente de trabajos especializados tuvo un avance del 7.8%.

El escenario del sector es delicado, ya que se da en un entorno de menor gasto de gobierno, limitando las condiciones de inversión en infraestructura para el resto del año. La industria manufacturera se desacelera. Aun cuando corresponde al único sector industrial que mantiene un ritmo de avance acumulado positivo en los primeros cuatro meses del año con un 3.1%, su tasa de variación anual durante abril fue negativa: con un -1.7%, debido a que 16 de sus 21 sectores presentaron un retroceso, mientras que en el acumulado anual 6 sectores mantienen una variación anual negativa hasta abril.

Debilitamiento productivo generalizado en Latinoamérica: Brasil -4.5%, Chile -4.2%, Argentina -2.5%, Perú -3.1%, México -4.8%

Este escenario se da aun frente a la mejora en la actividad industrial de Estados Unidos, lo cual se evidencia a través de los ciclos económicos, mientras que la manufactura nacional presenta un ciclo a la baja desde finales del año anterior, la correspondiente americana muestra una marcada tendencia positiva en su ciclo. Los mejores resultados fueron mostrados por Metálicas básicas con 6.6% y Equipo de cómputo y electrónico con 5.5%. En sentido contrario, las manufacturas que mostraron el desempeño más bajo corresponden a los sectores de Muebles con -6.3%, Química con -6.8%, Insumos textiles con -7.5%, Impresión con -10.5%, Prendas de vestir con -13.0%, Derivados de petróleo y carbón con -13.0%, Cuero y piel con -14.6% y Productos textiles con -15.9%. En términos generales, la industria global ha presentado señales de recuperación, en relación a las tasas registradas durante 2016.

Sin embargo, en América Latina persiste el debilitamiento productivo, como lo evidencian Brasil (-4.5%), Chile (-4.2%), Argentina (-2.5%), Perú (-3.1%) y, como ya se indicó, México (-4.4); únicamente Colombia mostró un resultado positivo en el último mes reportado con 4.8% de crecimiento anual. En este sentido, es factible retomar el curso y buscar alternativas que devuelvan el liderazgo productivo en América Latina a México. La industria requiere de programas estratégicos de fondo que le permitan revertir su tendencia negativa, de otra manera el segundo semestre del 2017 reportará un crecimiento inferior al 2.5% que en promedio se ha contabilizado en las últimas décadas y al cual parece nos hemos acostumbrado.

Antonio Sandoval

Publicado en la edicion 63 de Global Industries:

Se expande el nuevo puerto de Veracruz con visión ambiental

0

Con una visión ambientalista que obligó a la reubicación de dos arrecifes coralinos, el gobierno federal y el sector privado impulsan la construcción del nuevo puerto de Veracruz, el proyecto de infraestructura portuaria más importante de los últimos 50 años.

La inversión de 70 mil millones de pesos permite avanzar en la edificación de la nueva terminal que contará con uno de los rompeolas más grandes de Latinoamérica, con 35 posiciones de atraque para barcos de última generación y una Zona de Actividades Logísticas (ZAL) que operará como Recinto Fiscalizado Estratégico.

Como parte del ambicioso plan y de manera conjunta con tres universidades, se reubicaron 48 mil colonias coralinas y 409 mil organismos marinos (pepinos, erizos y anémonas) dentro del Parque Nacional Arrecifal Veracruzano. Además, se lleva a cabo un programa de retención de sedimentos generados por la construcción del rompeolas y un monitoreo en tiempo real de 50 sitios de flora y fauna marinas y parámetros físico-químicos del sistema arrecifal que abarca 65 mil hectáreas de lagunas, arrecifes, playas, bajos, islas y cayos.

En una superficie de 300 hectáreas se edificó la Zona de Actividades Logística s, donde empresas privadas podrán construir su propia infraestructura.

El director de la Administración Portuaria Integral de Veracruz (Apiver), Juan Ignacio Fernández Carvajal, informó que la obra se efectúa en dos fases; la primera (con 80% de avance) contempla el rompeolas y la culminación de cinco terminales de atraque para junio del presente año y nueve terminales en enero de 2019, así como el canal de navegación.

Se busca aumentar de 28 millones de toneladas anuales de movimiento de carga a 95 millones al concluir el proyecto en 2030 y crecer de 2 mil 200 barcos recibidos al año a 3 mil 200.

La gran diferencia, explicó, será que una gran mayoría de esas embarcaciones son clase E y Triple E de dimensiones de 400 metros de largo por 58 de ancho, es decir, de última generación.

Rompeolas

Una de las obras más imponentes dentro del proyecto es el rompeolas, un muro en cuya parte más alta alcanza los 16 metros y tiene una longitud de 4.2 kilómetros que lo coloca en la primera posición en Latinoamérica por su extensión. Para su construcción se necesitaron 8 millones de toneladas de roca basáltica extraída de la zona montañosa central de Veracruz y más de 27 mil piezas de elementos de concreto, conocidos como core locs de 20, 12, 9 y tres toneladas de peso.

Con una profundidad de tres metros, el rompeolas fue diseñado para soportar olas de ocho metros de altura y vientos de más de 200 kilómetros por hora que regularmente vienen acompañados por un huracán.

Fernández Carvajal detalló que actualmente el puerto opera con 11 muelles, brinda 10 mil empleos directos y 40 mil indirectos; al concluir las obras habrá 35 nuevas posiciones de atraque, con 40 mil empleos de manera directa y 100 mil indirectos.

“La meta a 2020 es tener operando las dos fases de la primera etapa del nuevo puerto, incluyendo una segunda terminal de contenedores y para 2024 siete posiciones más y para 2030 se deberá tener el puerto concluido en su totalidad”, dijo.

El subgerente de Desarrollo y Ejecución de Proyectos de Apiver, Jorge Bolaños Illana, declaró que a la par, en 300 hectáreas se edificó la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), donde empresas privadas podrán construir su propia infraestructura.

El lugar operará como un Recinto Fiscalizador Estratégico con vialidades y patio de servicio intermodal que tendrá como plus que los productos almacenados podrán permanecer hasta cinco años sin causar abandono sin pagar impuestos, contribuciones y cuotas compensatorias.

Salvar arrecifes

El nuevo puerto se construye cerca y dentro del Parque Nacional Arrecifal Veracruzano, integrado a la Red Mundial del Programa del Hombre y la Biosfera, con una superficie de 65 mil 516 hectáreas.

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) decidió autorizar la obra bajo la condición de cumplir con 91 medidas y 12 condicionantes de prevención, mitigación y compensación, entre ellas salvar los arrecifes Punta Gorda Sur y Bahía de Vergara.

Para ello, la Administración Portuaria Integral creó el Acreditado Ambiental, un organismo de supervisión ambiental externo, donde participan la Semarnat, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Comisión Nacional de Protección de Áreas Naturales Protegidas (Conaanp), así como especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN)  y la Universidad Veracruzana (UV).

Fue ahí donde se planeó la estrategia para reubicar a 25 kilómetros de distancia los arrecifes y los organismos marinos, detalló el coordinador y superintendente del proyecto del acreditado ambiental Francisco Javier Matos Hernández.

El investigador de la UV dijo que para la reubicación se integró a los pescadores de la zona conurbada de Veracruz-Boca del Río, como una forma de convertir el proyecto en un asunto social. De tal forma que 120 pescadores fueron entrenados como buzos  y recibieron capacitación de expertos para “sembrar” corales bajo el mar, lo que resultó todo un éxito social y gubernamental.

En un periodo de seis meses, los pescadores ribereños realizaron 3 mil viajes de la zona de extracción al destino final de los nuevos corales y trasplantaron 48 mil colonias y reubicaron 409 mil organismos marinos (pepinos, erizos y anémonas).

Las dos etapas, realizadas entre octubre de 2014 y noviembre de 2016, incluyó un censo de los arrecifes que vivían en una extensión de 1.5 kilómetros por 300 metros; la revisión del nuevo hogar, el traslado y revisión del nivel de éxito.

El resultado arroja que “el porcentaje de supervivencia es de 85%, cuando las autoridades exigían 70%”, dice Matos Hernández. Asegura que el éxito se debe principalmente a los pescadores que tuvieron la paciencia para aprender y plantar. Además, crearon un mecanismo “tipo pastelero” para colocar el cemento bajo el mar.

México y Alemania estrecharán lazos comerciales en la Hannover Messe

0

Alemania se consolida como uno de los principales socios comerciales de nuestro país en el mundo; México es el invitado especial a la Hannover Messe.

Este año, México y Alemania estrecharán más sus lazos comerciales, ya que el país latinoamericano será el primero de la región en participar como país invitado en la Hannover Messe, la feria industrial más importante del mundo que se realizará del 23 al 27 de abril en Alemania. En este encuentro internacional, Siemens, como aliado estratégico de ProMéxico, está garantizando una participación histórica y exitosa de nuestro país, informó Iván Pelayo, Vicepresidente de Digital Factory, Process Industries and Drives de Siemens México y Centroamérica. Incluso, se espera que este año el intercambio comercial entre México y Alemania pueda superar los 18 mil millones de dólares, con lo cual el país europeo se consolida como uno de los principales socios comerciales de México en el mundo.

Bajo este escenario, la Hannover Messe será un escaparate sin igual para la industria nacional y puede significar la entrada de más empresas mexicanas al mercado alemán y europeo. Al respecto, Iván Pelayo destacó la oportunidad que representa esta feria donde Siemens llevará 120 empresas y clientes que formaran parte de la delegación mexicana. “La relación de ambos países se puede ampliar y fortalecer con la introducción de tecnología de punta, digitalización e industria 4.0”, expresó Pelayo. En este mismo sentido, el directivo de Siemens destacó que “Siemens es pionera en impulsar la adopción de nuevas tecnologías de clase mundial como la digitalización, la nube y el internet de las cosas (IoT), sumando a la industria nacional a la Cuarta Revolución Industrial o Industria 4.0 Incluso, la adopción de la digitalización podría posicionar a México como la quinta economía más fuerte del mundo”.

Hannover Messe 2018 será la plataforma ideal para impulsar la entrada de empresas mexicanas a nuevos mercados”, Paulo Carreño, Director General de ProMéxico

Por otro lado, el director general de ProMéxico, Paulo Carreño King, destacó la alianza firmada hace unos meses con la alemana Siemens, para desarrollar la industria nacional, por lo que Hannover Messe 2018 será la plataforma ideal para impulsar la entrada de empresas mexicanas a nuevos mercados. Hoy en día, Alemania es el cuarto mayor inversionista de México y las inversiones alemanas han generado 130 mil empleos directos en el país latinoamericano. De las mil 900 empresas alemanas que hay en México, el 65 por ciento se dedica al tema de importación y distribución de maquinaria e insumos y 35 restante a la manufactura de los sectores automotriz, farmacéutico, químico y electrónico. “Para Siemens, compañía alemana con presencia en cerca de 200 países en el mundo, México representa uno de los principales mercados con mayores oportunidades de crecimiento e inversiones”, resaltó Pelayo. Asimismo, recordó que Siemens ha estado presente desde hace 123 años en México y ha sido testigo y agente activo en la transformación digital de la industria mexicana. “Nuestra tecnología apuesta por la integración de la digitalización como hito en la evolución industrial de México”.

Qué es la Hannover Messe
La Feria de Hannover (en alemán: Hannover Messe) es la feria industrial más grande del mundo. Se realiza cada año en Hannover, Alemania, atrae a cerca de 6,000 expositores y 200, 000 visitantes. La Feria de Hannover comenzó en 1947 en un edificio de una fábrica en Laatzen, al sur de Hannover, mediante un arreglo con el gobierno militar británico con el objetivo de impulsar el avance económico durante la posguerra. Debido a su éxito, la feria se repitió de ahí en adelante cada año, contribuyendo grandemente al éxito de la plaza de Ferias y remplazando a la ciudad de Leipzig en Alemania Oriental como la principal ciudad de ferias. En 1980, el crecimiento de la industria de la información y las telecomunicaciones obligó a los organizadores, Deutsche Messe AG, a dividirla dando como resultado la CeBIT.

Antonio Sandoval

ACCIONA despliega más de 1.000 motos eléctricas en Madrid

0

Madrid en su apuesta por la movilidad sostenible, llevará a cabo avances a través del lanzamiento a partir de mañana de un servicio de motos compartidas. ACCIONA Movility asume el reto y pone en servicio una flota de más de 1.000 motos eléctricas, que se pueden alimentar con baterías recargables con energía 100 por ciento renovable.

Además, este servicio se podrá facturar por segundos reales de utilización con el objetivo de que los usuarios puedan optimizar al máximo las ventajas económicas de utilizar un vehículo compartido.

Como elemento adicional de valor para los usuarios comprometidos con un consumo responsable, la aplicación informará de las emisiones de CO2 que se han evitado al optar por un scooter eléctrico 100% renovable compartido, frente al uso de un transporte privado convencional.

Síguenos en Redes

311FansMe gusta
33SeguidoresSeguir