Transferencia de conocimiento y nuevas tecnologías elevan la competitividad del campo mexicano

0
579

Hoy más que nunca la agroindustria ha tomado mucha relevancia, porque la pandemia despejó dudas sobre el papel que juega a nivel mundial, al dejar al descubierto lo dependiente que somos del tema agroalimentario, ya que el sector nunca paró y no puede parar bajo ninguna circunstancia porque la población nunca va a dejar de comer. Es por ello que el panorama actual de la agroindustria es de total crecimiento para identificar áreas de oportunidad y agregar valor.

Si bien es cierto que en el sector agroalimentario se ha aplicado tecnología desde hace mucho tiempo, también es verdad que de manera habitual siempre se liga al campo mexicano con un rezago tecnológico. Sin embargo, ya hay muchos productores implementando herramientas con tecnología de punta, aunque desafortunadamente, muchos otros siguen cerrados a la digitalización o a la tecnología 4.0. Lo que es un hecho, es que la pandemia los obligó a usar la tecnología para ciertas cuestiones, como por ejemplo, hacer compras en línea o ingresar a talleres a través de plataformas digital, con lo cual pudieron darse cuenta de su potencial.

“Actualmente estamos viendo que la tecnología permite hacer más con menos para volvernos más eficientes, porque hoy en día los suelos están cada vez más degradados, tenemos menos superficies para sembrar y hay plagas más fuertes. Por ello, tenemos que aplicar tecnologías que no se ven, tal es el caso de híbridos, semillas o insumos que ayuden a la planta a absorber mejores nutrientes o implementar metodologías que ayuden a tener mejores suelos. En general, la importancia de la tecnología en la agroindustria radica en proporcionar herramientas al productor para ser más eficiente y a la vez más rentable”, explicó en entrevista para Global Industries, Víctor Flores, Gerente de Mercadotecnia en Grupo Ceres, un conglomerado de empresas en el noreste de México, que provee soluciones integrales al sector agropecuario, así como servicios logísticos, financieros, tecnológicos, entre otros.

En relación a la industria 4.0, Flores compartió el ejemplo de lo que está realizando actualmente el fabricante de maquinaria agrícola, John Deere, quien está apostando por la interconectividad, con tecnología que conecta a los tractores a un centro de mando que le permite al productor tener un mejor control de sus equipos, es decir, la máquina sabe exactamente dónde está, quién la está manejando, cuál es su eficiencia, cómo se mueve e, incluso, detecta fallas y anticipa reparaciones predictivas, mas no correctivas.

Tecnología y competitividad

Para hacer frente a las necesidades de la agricultura moderna, Grupo Ceres busca siempre ofrecer a sus clientes los mejores productos y servicios, estar a la vanguardia en lo que tiene que ver con mejoras al campo, llevar un acompañamiento técnico para la aplicación de nuevas tecnologías, mediante foros donde se reunan los actores de la cadena productiva para compartir experiencias.

En este sentido, el conglomerado empresarial cuenta con un evento denominado Expo Ceres, en el cual los productores pueden transferir conocimiento, mostrar tecnología y hacer negocios. Dicho foro nació hace 28 años para darle atención a sus clientes, sin embargo, desde hace aproximadamente una década, el evento ha crecido con la intensión de profesionalizar al campo, a tal grado que en la última edición, que se llevó a cabo en marzo de este año, participaron alrededor de 500 empresas.

“El hito que ha marcado un parteaguas en Expo Ceres fue cuando se abrió a la competencia, es decir, cuando el Grupo decidió ya no sólo hacer el evento para sus clientes, sino ahora ya para todas las empresas, tanto internas como externas, y en la actualidad estamos cosechando el fruto de esa decisión porque la competencia nos ha vuelto mejores, ya que nos exige actualizarnos e innovar para demostrar por qué es mejor adquirir nuestros productos”, aseguró el Gerente de Mercadotecnia de la compañía, quien agregó que la última edición de la Expo tuvo un aforo de 60 mil personas.

De acuerdo con el especialista, los principales retos para que los productores mexicanos sigan adoptando innovaciones tecnológicas, es la divulgación de los beneficios que éstas ofrecen, porque regularmente el agricultor mexicano es autodidacta e inicia su negocio con la experiencia de generaciones pasadas, lo que vuelve difícil que un tercero llegue con nuevas soluciones para decirle cómo hacer su trabajo.

“Sin lugar a dudas la pandemia hizo que muchos de ellos estén empezando a cambiar de opinión. Lo que es una realidad, es que la competitividad va a influir para que terminen por adoptar la tecnología, ya que si el agricultor no se vuelve más eficiente, se va a quedar fuera del negocio”, afirmó.

Para concluir, Víctor Flores reveló que la principal contribución de Grupo Ceres para el sector agrícola es su interés por profesionalizar al productor, ya que “a nosotros nos conviene que el agricultor crezca, porque si a él le va bien, a todos los demás nos va bien, y eso se logra identificando cultivos de valor que le permitan ser más rentable”.

Artículo anteriorLanza Schneider Electric solución escalable de IIoT e IA para las industrias de minería y cemento
Artículo siguienteEdición 121 / Mayo 2022